Skip to content

40 años después del Premio Nobel de la Paz, el Gobierno reconoció a Pérez Esquivel

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, encabezó un acto desde la Casa Rosada en el que consideró al homenajeado como "un militante de la vida, la paz y la no violencia".

40 años después del Premio Nobel de la Paz, el Gobierno reconoció a Pérez Esquivel

40 años después del Premio Nobel de la Paz, el Gobierno reconoció a Pérez Esquivel

El Presidente de la Nación, Alberto Fernández, destacó hace unos momentos que Adolfo Pérez Esquivel era “un luchador por la vida, la paz y la no violencia”. Sus palabras tuvieron lugar en la ceremonia de su homenaje desde la Casa Rosada con motivo del 40 aniversario de la concesión del Premio Nobel de la Paz.

“Deberías ser un ejemplo para todos los argentinos. Todos los argentinos están orgullosos de ti. Usted nos honra de la mejor manera posible”, dijo el presidente nacional a Pérez Esquivel, quien estuvo presente en la ceremonia en cuestión.

Teniendo esto en cuenta, Fernández describió la referencia a los derechos humanos como “la mejor expresión del cristianismo, dice alguien que te admira mucho”. Debes ser un ejemplo para todos los argentinos, has seguido tu lucha inalterable con humildad, como siempre”.

Durante la reunión, que tuvo lugar al mediodía de hoy en la Sala Blanca de la Casa Rosada, se mostraron videos con mensajes del Papa Francisco, del ex presidente de la República Federativa del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y del teólogo Leonardo Boff, entre otros.

En su mensaje grabado, el Papa Francisco agradeció al “testigo” de Pérez Esquivel “en los momentos bellos, pero también en los momentos dolorosos de la Patria”.

Asimismo, el Papa destacó “la palabra, el coraje y la sencillez” de Pérez Esquivel, subrayando que “nunca creyó en ello” y que es “un Premio Nobel que sigue haciendo lo suyo con humildad, lo cual es bueno para todos nosotros”.

Lula da Silva, por su parte y a partir de una carta leída en voz alta, destacó que Pérez Esquivel “sufrió persecución, encarcelamiento y tortura, pero nunca dejó de defender a los más pobres y abandonados”.

El evento en cuestión contó con la presencia de funcionarios nacionales, líderes de organizaciones de derechos humanos como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y el jefe de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Monseñor Oscar Ojea, entre otros.

En la reunión, durante la cual el Presidente Pérez Esquivel entregó una placa conmemorativa, se recordó la concesión del premio que recibió del Comité Noruego en 1980, después de que la última dictadura cívico-militar lo encarcelara durante 14 meses y lo pusiera en libertad condicional durante otros 14 meses.