Skip to content

Agresión violenta a una mujer de 92 años en su casa: “Estoy entrando en pánico”

Los criminales se hicieron pasar por trabajadores de Edenor y le robaron su casa

Agresión violenta a una mujer de 92 años en su casa:

Agresión violenta a una mujer de 92 años en su casa: "Estoy entrando en pánico"

Los criminales atacaron a una mujer de 92 años en su casa de la calle Berón de Astrada 300 en Ramos Mejía, que se hacía pasar por trabajadora de Edenor. La ataron y se llevaron todo el dinero que tenía.

Según la estación de radio Todo Noticias, Elena estaba bebiendo calabazas en su casa cuando se dio vuelta y vio a un hombre que le advirtió: “Soy un jet, mantén la calma.

Los ladrones, haciéndose pasar por empleados de Edenor, dijeron que había una tensión excesiva y que tenían que entrar en la casa, pero Elena no les abrió la puerta.

Al día siguiente volvieron con la misma excusa. La mujer miró por la ventana y el ladrón le dijo que “había mucha sobrecorriente” y le pidió de nuevo que bajara la calefacción. “Salí para bajarlo y la puerta se dejó abierta, se puede ver que subió por el techo y bajó las escaleras”, continuó la mujer.

“Me dijo: ‘Dame todo el dinero que tengas’, y tuve que dárselo”, dijo Elena. También dijo que él la había amenazado con matarla y le advirtió que la encerraría en el baño. Antes de eso, pidió la llave de la puerta de la calle para abrirla para su cómplice.

Los criminales se llevaron 17.000 pesos que Elena había cobrado de su jubilación a principios de mes, y todo lo que tenía en su cartera. “Me quedé sin un peso, incluso tenía 100 pesos en mi cartera, y ella también los tomó”, dijo.

En ese momento, le ataron las manos e intentaron amordazarla, pero a petición de la mujer, decidieron dejarle la boca libre de grilletes.

Para que dejara de gritar, la amenazó: “Cállate, no hables, porque tengo coronavirus y puede infectarte. La mujer permaneció ansiosamente en silencio hasta que no oyó más ruido y se atrevió a salir del baño.

Desde el robo, Elena ha dicho que está muy asustada. “Estoy entrando en pánico. Realmente no puedo olvidarlo”, admitió.