Skip to content

Aquellos arrestados por la muerte del niño en una picadura de Laferrere podrían recibir hasta 28 años de prisión.

Los responsables están en custodia por la muerte de Tahiel Contreras, de seis años, el 13 de septiembre, cuando dos vehículos iban a toda velocidad.

Aquellos arrestados por la muerte del niño en una picadura de Laferrere podrían recibir hasta 28 años de prisión.

Aquellos arrestados por la muerte del niño en una picadura de Laferrere podrían recibir hasta 28 años de prisión.

Los dos hombres arrestados por el asesinato de Tahiel Contreras, de 6 años de edad, cuando corrían una “picada” en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, quedaron en el caso más complicado, lo que les permitió recibir hasta 28 años de prisión por homicidio simple grave por haber hecho una prueba de velocidad ilegal en la vía pública.

El jefe de la UFI 1 de La Matanza, Gastón Duplaa, ha programado para el lunes 5 de octubre una audiencia en la que participarán los acusados Nahuel Agustín Olivera y Alexis Leonel Escribanti. Según la cita, se ha afirmado que “en el momento en que cumplen su propósito criminal, es decir, circular a una velocidad antirreglamentaria, excesiva y superlativa, lo que lleva a la pérdida de control de los vehículos, para luego chocar con un tercer coche más tarde, sin importar las consecuencias del acto delictivo”.

“Desarrollaron esta actitud con pleno conocimiento de la alta densidad de población por la que conducían, el horario, la existencia de otros ciudadanos y vehículos en la vía pública y el contexto en el que previamente habían realizado una prueba de velocidad ilegal y habían hecho todo lo necesario para matar y herir”, dice la declaración.

Se acusaría a los dos acusados, en virtud de los artículos 45, 54, 55, 79, 89 y 193 bis del Código Penal, de haber “realizado una prueba de velocidad ilegal en una competición real con asesinato simple como posible malicia, en una competición ideal con lesiones menores repetidas en dos ocasiones”. Si se certifica su responsabilidad en un juicio oral, podría ser condenado a una pena de entre 8 y 28 años de prisión, con un máximo de 25 años por el delito de homicidio y 3 años por fraude, como ocurre en un concurso abierto.

El incidente del que se le acusa ocurrió el 13 de septiembre cuando dos vehículos circulaban a gran velocidad y, por razones que se están investigando actualmente, el Corsa embistió un Volkswagen Fox en el que circulaban dos personas. Como resultado del impacto, el Zorro se desvió y atropelló a Tahiel Contreras, quien murió, y a sus padres mientras los tres esperaban para cruzar la carretera en Soldado Sosa y la Ruta 21. El conductor del Corsa fue arrestado, pero el conductor del Vento huyó, y la policía pudo encontrarlo después de identificar el vehículo en las cámaras de seguridad de la zona.