Skip to content

Con 10 puntos de consenso, lanzan el Acuerdo Económico y Social

En la reunión se fijó un calendario de trabajo en mesas sectoriales que comenzarán el 22 de octubre con representantes de las industrias metalmecánica y automotriz.

Con 10 puntos de consenso, lanzan el Acuerdo Económico y Social

Con 10 puntos de consenso, lanzan el Acuerdo Económico y Social

El gobierno nacional, junto con más de un centenar de empresarios y sindicalistas, definió este martes diez puntos de consenso y una agenda de trabajo en mesas sectoriales, que marcaron el inicio formal del Acuerdo Económico y Social (AEE).

La reunión fue presidida por los ministros de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Trabajo, Claudio Moroni, y se definieron diez puntos principales de consenso y una agenda de trabajo en mesas sectoriales, que se iniciarán el 22 de octubre con representantes de las industrias metalmecánica y automotriz. La Mesa de la Construcción se reunirá el lunes 26, el Sector Textil, Confección, Calzado y Cuero el 29 y la Mesa de la Industria Alimentaria el 30. En los próximos días se anunciará un calendario para los sectores restantes, según la cartera productiva en un comunicado.

Kulfas explicó que los diez puntos principales del consenso serán “la hoja de ruta que permitirá el retorno del crecimiento” y aseguró que el ajuste de este ente tripartito entre el Estado, los empresarios y los trabajadores es un “llamado a construir una política pública para volver a poner a la Argentina en pie”.

Moroni, por su parte, subrayó que “la única salida de la crisis es un proyecto de desarrollo” y que “este mecanismo de diálogo social es el único método” que tienen.

Los ejes de consenso son: exportar más; no queda ningún sector productivo, todos son importantes; el mercado interno frente al mercado externo es una falsa antinomia; no hay futuro sin políticas productivas; ninguna política productiva será sostenible sin una dimensión ambiental; y una macroeconomía estable contribuye al desarrollo productivo.

Los parámetros de trabajo están completos: Sin mejorar la productividad no se reducirá la pobreza y la desigualdad; una buena política productiva debe reducir las brechas de género; la apertura comercial no es un fin en sí misma sino un instrumento que debe ser utilizado inteligentemente; y toda política de desarrollo productivo debe ser una política de desarrollo regional.

De esta manera, la aplicación del acuerdo se encamina hacia el objetivo de crear un Consejo Económico y Social, uno de los principales ejes de gestión propuestos por Alberto Fernández durante la campaña electoral y en los primeros días de su mandato. La renegociación de la deuda externa pública en virtud del derecho extranjero y las emergencias provocadas por la pandemia de coronavirus han suspendido la demanda de la SEA, según fuentes oficiales.

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, el representante del Consejo Agroindustrial (CAA), José Martins, el titular de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Iván Szczech, y el presidente de la Confederación General de Empresarios (Cgera), Marcelo Férnandez, asistieron al lanzamiento.

También estuvieron presentes, entre otros, el Jefe de Coordinación de la Industria Alimenticia (Copal), Daniel Funes de Rioja, el Secretario General de la Confederación General de Sindicatos (CGT), Héctor Daer, y el Secretario General de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Hugo Yasky.

En su presentación, Acevedo estuvo de acuerdo con “cada uno de los puntos planteados, especialmente al tratar de terminar con la antinomia entre el campo y la industria o al trabajar tanto para las PYMES como para las grandes (empresas). Hay espacio para el crecimiento, y aquí debemos buscar el consenso y avanzar.

Funes de Rioja, por su parte, declaró que “es muy importante dejar de tratar las antinomias del pasado y abordar las cuestiones que conforman el desarrollo económico y la integración social. La industria alimentaria está dispuesta a asumir la responsabilidad de este Consejo, al que doy la bienvenida y felicito”.

Por su parte, el representante de la agroindustria, José Martins, opinó que “este es un programa que promueve el diálogo, el consenso sin dogmas, la creación de riqueza y la inversión privada; si somos capaces de poner en práctica estos postulados, tendremos una oportunidad muy importante”.

Por último, desde el punto de vista sindical, Héctor Daer dijo estar “encantado de que no se vuelva a la teoría de la competitividad, que implica flexibilidad y pérdida de derechos de los trabajadores” y confió en que todo el movimiento sindical contribuya a “construir esa Argentina que debe acabar con la pobreza”.