Skip to content

¿Cuál es el significado de las palabras “madre” y “mamá”?

Este domingo en Argentina es el Día de la Madre, así que analizamos el origen de estas palabras.

¿Cuál es el significado de las palabras

¿Cuál es el significado de las palabras "madre" y "mamá"?

Este domingo es el Día de la Madre en Argentina. La palabra “madre” viene del latín “mater” (materia, útero) y la palabra “mama” del latín “mamma” (teta) y también de AMMA (amor).

Pero “los niños no siempre vienen a ‘actos de amor'”, analiza Natalia Barrera, la creadora del método de Alquimia Femenina, que se dirige a las mujeres que quieren un cambio profundo en sus vidas, para liberarse del pasado con el fin de desactivar todos los síntomas, limitaciones o conflictos y renacer como un ser humano completamente nuevo.

“Hay madres que no aman a sus hijos, y hay niños que se sienten no queridos por sus madres, y hay niños que sienten que su madre no los ama”, continúa.

Entonces, ¿qué amor se llama “amor de madre”?

“El amor ‘creativo’, el amor de nutrir, crecer y dar vida, no tiene nada que ver con el concepto de amor (afecto subjetivo que cada uno tiene basado en sus creencias y experiencias con lo que llaman amor)”, explica el director de la Escuela Nefer.

“Así que, para descubrir el significado del ‘amor maternal’, tenemos que mirar el significado de la alimentación (que es el acto de alimentarse y sobrevivir), pero la palabra alimentación también nos lleva al concepto del estudiante – el ‘ex-alumno’ – alimentado: y aquí está la clave del papel maternal, ese amor maternal nacido de la alimentación. Una madre guía, nutre y enseña a su hijo desde el lugar del ‘maestro’, una madre da a luz a su hijo no sólo en el momento del nacimiento sino en cada paso de su vida, ‘por lo que es tarea de la madre asegurarse de que su hijo crezca desde la luz y no desde sus sombras'”, desarrolló Barrera.

“Una madre es un ser humano como cualquier otro: tiene su historia, sus carencias, necesidades y proyecciones, y dará lo que no tiene, lo que QUIERE, su deseo es dar amor a su hijo (se trata de tener su propio concepto del amor: asocia el AMOR, por ejemplo, con las necesidades básicas (vivienda, alimentación, escuela, etc.). Ciertamente no tuvo esto en su infancia y proyectará en su hijo las necesidades que ella cree que no tiene, pero que en realidad carece de ella misma en su infancia. Hará todo lo que quiera de sus padres con ella (llenar sus propios vacíos emocionales en su hijo). Esto sucede automáticamente e inconscientemente”, dijo Natalia en un diálogo con Filo.News.

“El niño asume que la relación es así hasta que pueda ver y comparar a otras madres. El hijo crece, va a la escuela y comienza a observar que otros niños tienen una relación diferente con su madre, tal vez esta relación es demostrativa, y a partir de esta observación comenzará a comparar y a cuestionarse “si su madre lo ama o no”, cómo reacciona la madre a sus defectos en la infancia (y le da al hijo lo que le falta), la semilla no perdurará en la edad adulta y aparecerá la protección de la sombra (el hijo le dirá lo que le falta): abrazo, contención, signos de afecto, exactamente lo que la madre no tuvo o no aprendió) porque puede creer que puede convertirse en homosexual si es muy cariñosa con su hijo. O tal vez percibe el contacto como una especie de abuso (y así podemos encontrar infinitas convicciones de por qué la madre no muestra su amor a través de este acto, sino desde otro lugar)”, añadió el especialista.

“La madre puede darnos lo que tiene, y lo que tiene es lo que ha aprendido. El niño le reprochará lo que se ha perdido (porque el niño lo quiere todo)… así que siempre habrá algo que se pierda. Ese algo es el amor subjetivo que cada uno de nosotros tiene y que proyectamos en base a lo que hemos visto en los demás (colegas, amigos, medios de comunicación, etc.)”, continuó Barrera.

El verdadero amor maternal, entonces, viene de la necesidad de salir y encontrar el “amor” que mi madre no me dio… “Sí, el amor está en lo que ella no te ha dado, porque gracias a lo que no te ha dado, has aprendido a elegir la vida que quieres vivir y a no conformarte con la vida que ella te ha dado”, concluyó el creador del método de la Alquimia Femenina.