Skip to content

Día del Circo en Argentina: un homenaje a Pepe Podestá

Cada 6 de octubre se celebra el Día Nacional del Circo en honor a un personaje central en la historia del circo y el teatro nacional.

Día del Circo en Argentina: un homenaje a Pepe Podestá

Día del Circo en Argentina: un homenaje a Pepe Podestá

Cada 6 de octubre, Argentina celebra el Día Nacional del Circo. Se celebra en honor a José “Pepe” Podestá, un artista nacido en 1858 en Montevideo, Uruguay, aunque es una figura central en la historia del circo y el teatro nacional.

Pepe Podestá fue en muchos sentidos un acróbata y pionero de la actuación. Por un lado, creó su personaje “Pepino el 88”, un modelo de payaso de la historieta rioplatense, que fusionó la figura del payaso con la del payador cantando canciones rimadas sobre temas nacionales de actualidad e incorporando la crítica social desde una perspectiva humorística. Por otro lado, fue el creador de lo que ahora llamamos “Circo Criollo”: un modelo del espectáculo circense original que surgió en el país a finales del siglo XIX.

El Circo Criollo se basa en la unión de diferentes técnicas circenses – malabares, acrobacias, equitación, parodias – presentadas en la primera parte, junto con una segunda parte, que incluye obras del género gaucho, en una misma actuación. El nacimiento de esta innovadora modalidad de actuación se atribuye a la representación, primero como pantomima (1884) y luego como drama hablado (1886), de Juan Moreira de Eduardo Gutiérrez en la versión de José Podestá. Juan Moreira, novela publicada en serie entre 1879 y 1880, fue una de las obras centrales de la literatura popular criolla argentina, que captó la imagen del gaucho rebelde y justo.

Si la literatura fue el lugar de nacimiento de la figura del gaucho, entonces el circo fue la arena en la que se difundió su éxito. Y el éxito se debió no sólo a la fuerte identificación del público con el héroe de la justicia, sino también a las particularidades de la modalidad de representación teatral iniciada en el Circo Criollo. La mezcla de comedia circense y drama popular con una fuerte presencia del cuerpo en el escenario marca el nacimiento del Circo Criollo como núcleo del “Teatro Nacional”.

Esta modalidad de actuación de la primera y segunda parte tuvo tanto éxito que fue adoptada por la mayoría de los circos que fueron a los lugares más remotos de nuestro país con diversas obras de los géneros gauchos. Así, el circo experimentó su apogeo y desarrolló artistas y espectáculos únicos.

Aunque la primera y segunda parte del circo no se representaron hace unas décadas por varias razones, incluyendo sus costosas estructuras – circos para uno o dos mil espectadores, compañías con hasta 50 artistas en el escenario, etc. – la peculiaridad del circo argentino vivió y formó nuevas generaciones de artistas: artistas callejeros, artistas itinerantes, comediantes, teatro popular, actores.

Muchos de estos artistas se nutrieron de las modalidades iniciadas por Podestá y continuadas por generaciones de artistas circenses, entre los que destacan los hermanos Jorge y Oscar Videla, figuras destacadas de la cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2018, por sus más de 30 años de trabajo al frente de la Escuela de Circo Criollo, la primera escuela de circo del país y pionera en América Latina.

Nuestro circo y nuestras artes escénicas en general deben mucho a su historia, y por eso lo celebramos una y otra vez.