Skip to content

El endeudamiento del sector privado en pesos aumentó un 50,1% en el último año

En el área de las tarjetas de crédito, las operaciones crecieron un 3,5% en comparación con el mes pasado, con un aumento interanual del 64,7%, muy por encima de la inflación.

El endeudamiento del sector privado en pesos aumentó un 50,1% en el último año

El endeudamiento del sector privado en pesos aumentó un 50,1% en el último año

La deuda en pesos de empresas y familias a través del sistema financiero aumentó un 50,1% el año pasado, superando la inflación de los últimos 12 meses. Esto fue impulsado por un aumento del 94,5% en los préstamos comerciales y un aumento del 64,7% en las transacciones de tarjetas de crédito, según un informe publicado el lunes.

Septiembre cerró con un saldo total de 2.512.154 millones de pesos en préstamos al sector privado, un aumento de 839.208 millones de pesos con respecto al mismo mes de 2019 (50,1%) y 54.065 millones de pesos con respecto a agosto (2,2%), según el informe de First Capital Group, que se basa en datos del Banco Central (BCRA).

Mientras que el total de préstamos aumentó un 9,8% en los últimos tres meses -el nivel más bajo desde que comenzó la pandemia de Covid 19 a finales de marzo- los préstamos personales aumentaron un 2,2% en septiembre, marcando su tercer aumento consecutivo, invirtiendo la tendencia durante casi dos años.

“Estamos ante un cambio de la tendencia descendente que caracterizó todo el año pasado, y los balances empiezan a recuperarse gracias a las ofertas de vencimientos más largos y tasas de interés más bajas que los bancos están haciendo a sus clientes más calificados”, analizó Guillermo Barbero, socio de First.

El negocio de las tarjetas de crédito creció un 3,5% desde el precio de cierre del mes pasado (25.274 millones de pesos) hasta un saldo de 748.521 millones de pesos, un aumento del 64,7% con respecto al año pasado y muy por encima de la tasa de inflación del período. “La reapertura gradual de las actividades en las que tradicionalmente se han utilizado la mayoría de las tarjetas como medio de pago marca un crecimiento continuo de los balances, aunque a un nivel inferior al de los meses anteriores. La imposición de ciertas restricciones al uso del programa Ahora 12 para artículos importados también juega un papel en esta desaceleración”, continuó Barbero.

En el crédito a las empresas, el ritmo de la deuda sigue disminuyendo con respecto a los meses anteriores, aumentando un 1,7% desde septiembre, aunque ha aumentado un 94,5% en los últimos 12 meses, más del doble de la tasa de inflación en ese período. Otra línea que ha aumentado fuertemente en los últimos meses ha sido la de los préstamos hipotecarios, que acumularon cuatro incrementos mensuales por encima de la tasa de inflación y un aumento del 20,5% en el último trimestre.

“Dadas las restricciones en la compra de moneda extranjera, muchos consumidores están eligiendo “invertir” en productos semiacabados cuyo precio está tradicionalmente ligado al dólar. Este movimiento también reactiva la demanda de préstamos con garantía para el saldo del precio no pagado”, dijo Barbero.

Por último, están las líneas de crédito hipotecario, incluyendo las ajustables a la inflación/UVA, que se mantuvieron estables en septiembre y mostraron una disminución interanual del 0,2%, la misma disminución que en el trimestre. “En estas condiciones de alta volatilidad financiera, no hay alternativa a la reanudación de los préstamos hipotecarios, con la excepción de los préstamos del plan Procrear, que se otorgan con fondos fuera del sistema bancario”, dijo Barbero.