Skip to content

El gobierno apoyará el informe de la ONU sobre los derechos humanos en Venezuela

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Comercio Internacional y Culto informó de ello en un comunicado de prensa.

El gobierno apoyará el informe de la ONU sobre los derechos humanos en Venezuela

El gobierno apoyará el informe de la ONU sobre los derechos humanos en Venezuela

El gobierno argentino “apreciará y apoyará firmemente” el trabajo de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela en la reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra hoy.

“El país mantendrá su papel protagónico en la defensa global de los derechos humanos y apoyará los principios de paz y solución política de la crisis venezolana”, al mismo tiempo que pide a las autoridades del país que lleven a cabo investigaciones “rápidas, exhaustivas, independientes e imparciales” sobre las denuncias de violaciones de los derechos humanos.

“El Presidente Alberto Fernández ha dado instrucciones al Ministerio de Relaciones Exteriores respecto a la posición de la Misión Argentina en Ginebra sobre los proyectos de resolución sobre la situación en Venezuela que se discutirán en la sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en una declaración esta mañana.

“La República Argentina, a través de sus representantes en el Consejo, insistirá en la necesidad de fortalecer el establecimiento de una misión permanente del Alto Comisionado en Caracas, dotada de los recursos humanos y elementos que le permitan tomar medidas correctivas ante tales circunstancias”, reza el texto difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Según el comunicado de prensa, la Argentina “contribuirá así a la implementación de la hoja de ruta acordada en la Carta de Entendimiento firmada por la Alta Comisionada y el Gobierno venezolano, rindiendo homenaje a este espacio de trabajo concreto recientemente abierto tras la presentación de las recomendaciones y solicitudes de la Alta Comisionada”.

En un estudio de 21 páginas, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas anuló los estudios de una misión de investigación independiente a Venezuela, que debía “investigar las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas, las detenciones arbitrarias y la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes cometidos desde 2014, a fin de garantizar la plena rendición de cuentas de los autores y la justicia para las víctimas”.

Utilizando entrevistas, declaraciones públicas e información digital como métodos de recopilación de datos, se investigaron 223 casos individuales, mientras que la Misión investigó otras 2891 violaciones de los derechos humanos denunciadas en las cuatro esferas de su mandato.

Entre los muchos factores estructurales que el informe entiende que han conformado estas prácticas, destaca que “las violaciones documentadas en este informe se han producido en medio de una ruptura gradual de las instituciones democráticas y del estado de derecho en Venezuela desde 2014″. El debilitamiento de los mecanismos democráticos, judiciales e institucionales de rendición de cuentas condujo a una creciente impunidad, que exacerbó las violaciones”.