Skip to content

Flor Jazmín Peña: “Es importante moldear las creencias para que jueguen a favor”

Sí, la bailarina y campeona de Bailando es la nueva invitada del segmento de entrevistas de Filo.News y se anima a hablar de todo frente a Julio Leiva: el amor, sus sueños, el paso por la realidad, y a descubrir lo que hay en su Caja Negra.

Flor Jazmín Peña:

Flor Jazmín Peña: "Es importante moldear las creencias para que jueguen a favor"

“Me salva, por más cliché que suene. Soy muy intenso, y tengo que canalizar esa intensidad de alguna manera. Carismático y con talento. Reunió a más de un millón de fans en Instagram y se estableció en la pequeña pantalla después de ganar el último número de Dancing.

Flor Jazmín Peña es la nueva invitada en la serie de entrevistas exclusivas de Filo.News Cara a cara con el periodista Julio Leiva, la bailarina se anima a escribir un artículo en profundidad sobre sus sueños y el comienzo de su carrera, y se le anima a descubrir lo que hay dentro de su caja negra.

“En la cuarentena me pasa que no me deprimo cuando dejo de bailar, pero lo paso mal, lo necesito. Es genial cuando empiezo a bailar hasta que bostezo, cambio mucho mi energía cuando hago eso”, dice. La bailarina recuerda sus inicios en una pasión que ahora es su sustento, y llena su aislamiento, pero con la devoción a su arte.

“Miro hacia atrás y hay cosas que no puedo creer que las haya hecho. Terminé la escuela y me dio mucha vergüenza darme cuenta de que quería bailar y que quería hacer algo artístico porque sentía que valía menos que el resto. Pensé en estudiar psicología, trabajo social y relaciones laborales. Finalmente, me inscribí con los profesores de educación física para ver si podía conseguir el papel físico también, con el deseo de traer un poco de baile a las clases de educación física que daría en un futuro hipotético. Tengo una carrera desde hace dos años, he hecho amigos, pero cuando algo no me convence y no me gusta, no tarda mucho”, dice.

“En algunos grupos es difícil para ti cuando eres medio ‘el extraño’. Incluso en la escuela mis amigos miraban a los chicos, y yo me divertía más jugando al escondite porque siempre era más infantil en algunas cosas. Si me preguntan cuál era mi mayor temor de niño al crecer, era como asumir la responsabilidad y tomar mis propias decisiones. Dar ese paso y tomar una decisión que es lo contrario de lo que todos los demás quieren porque mi familia, me apoyaron y viví con ellos pero no me gustaron. Querían que tuviera una carrera diferente y eso fue un gran paso. La mayoría de las decisiones que tomé después fueron opuestas a las de los demás”, añade.

“No había tantas oportunidades de trabajo porque era difícil imaginarte trabajando como bailarín, no había tantos cantantes locales que te dieran la oportunidad de subir al escenario con él. El bailarín tiene mucho, desde el momento del acompañamiento, pero bueno, había algo en mí que me pidió, me pidió… Pasé muchas horas fuera de mi casa, enseñé por la mañana, muchas horas como profesor, fui a la capital por la tarde para entrenar, esperé solo al bondi a las 11 de la noche en Pompeya, busqué una pizzería con luces, recé por la salud de mi culo y volví a mi casa. Era una cuestión de vacilación que quería hacer hasta que lo blanqueara. Pero cuando tienes algo que te convence, tienes que poner toda tu energía en ello, porque si no es difícil hacer que las cosas funcionen, al menos en mi experiencia, y porque también sé que cuando voy con algo, voy con todo”, recuerda.

Pasó por varios trabajos. De repartir folletos, servir como camarera y en los bolos. “Trabajé en todo. Un día trabajé 22 horas seguidas. Incluso participé con mi grupo en una competición de baile con 36 horas sin dormir, porque trabajé de camarera en salones de 15 personas por la noche y tuve que estar de pie durante 12 horas, sólo para volver más tarde, maquillarme, tomar el autobús para las competiciones, para Lanús todo está muy lejos. Le echaré un vistazo y diré ‘bien'”, dice.

“Empecé a dar clases y me di cuenta de que me encantaba. Me gustaba mucho enseñar. Fui a un casting entre mucha gente para hacer una gira por Europa como bailarina durante 3 meses, lo cual era impensable. Al final sólo quedaban 6 personas y dije que no sería yo quien se quedara fuera y me quedé fuera. Fue un momento desgarrador. Me dije a mí mismo que pusiera toda esa energía y dolor en algo productivo, y empecé a ponerlo en las redes, porque si no soy el mejor bailarín, al menos seré un bailarín, d