Skip to content

Hallazgo en Italia: se descubrieron los restos de dos víctimas de la erupción del Vesubio

Los arqueólogos creen que se trata de un hombre y su esclavo, que fueron atrapados tratando de escapar de la erupción en el 79 d.C.

Hallazgo en Italia: se descubrieron los restos de dos víctimas de la erupción del Vesubio

Hallazgo en Italia: se descubrieron los restos de dos víctimas de la erupción del Vesubio

Los cuerpos de dos hombres, un noble y su joven esclavo, víctimas de la erupción volcánica de Pompeya en el 79 d.C., han sido descubiertos y reconstruidos en su totalidad, como anunció el Ministerio de Patrimonio Cultural italiano.

Durante las excavaciones realizadas a unos 700 metros al noroeste de la ciudad romana, los restos fueron encontrados en un pasillo que conducía al piso superior de una granja donde los arqueólogos habían descubierto cavidades en las capas de ceniza endurecida. Al verter yeso en estas grietas, pudieron restaurar los cuerpos a su posición original.

El hallazgo indica que ambas personas fueron sorprendidas por la erupción durante un intento de fuga.

Se estima que uno de los esqueletos es el de un joven de entre 18 y 25 años, de 1,56 metros de altura y vestido con una túnica corta. Además, los especialistas sospechan que fue un esclavo, ya que tiene varias vértebras comprimidas, lo que podría ser el resultado de un duro trabajo físico. Además, su cabeza está inclinada hacia atrás y sus dientes y cráneo son visibles.

El otro cuerpo es el de un hombre de 1,62 metros de altura, de entre 30 y 40 años, cuyos brazos están doblados sobre la parte superior de su cuerpo -en una posición similar a la de otras víctimas encontradas en Pompeya- y que está vestido con una túnica y un abrigo. Probablemente es el dueño del joven esclavo que fue encontrado a su lado.

“Murieron de un choque térmico, lo que también se puede ver por el hecho de que sus manos y pies fueron unidos”, dijo Massimo Ossana, el director general de la investigación. Dijo que los hallazgos eran “un increíble y extraordinario testimonio” de lo que ocurrió en la mañana del brote.