Skip to content

La investigación sobre si el agua en la ciudad de Buenos Aires es potable

Se presentó una queja por problemas con la provisión de AySA, ya que muchos ciudadanos se quejaron del sabor.

La investigación sobre si el agua en la ciudad de Buenos Aires es potable

La investigación sobre si el agua en la ciudad de Buenos Aires es potable

El Ministerio de Justicia de Buenos Aires está investigando si el agua de la ciudad de Buenos Aires está contaminada de alguna manera después de varias quejas sobre el mal olor, el sabor diferente y el color que el agua ha estado mostrando durante varias semanas en diferentes distritos de la capital federal.

Tan pronto como aparecieron las quejas en las redes sociales, AySA informó que “esta situación no supone ningún peligro para la salud” y que “garantizamos la potabilidad del agua que distribuimos”.

La investigación comenzó de oficio con la unidad especial de la Fiscalía del Medio Ambiente (Ufema) después de repetidas denuncias tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales, informó NA.

“La medida se ordenó en todos los municipios con la intervención de la Dirección General de Control Ambiental (DGCONTA). Ahora estamos en el proceso de llevar a cabo estas tareas antes de cualquier medición de progreso, y con DGONTA ya tendríamos una primera muestra para su análisis. Estamos en la posición más complicada para determinar caso por caso y ver si corresponde a la misma planta de AySA o si el problema es generalizado”, informaron.

Mientras tanto, la empresa presentó una denuncia ante Ufema, alegando ser una víctima. “Desde la madrugada del viernes 4 de septiembre de 2020, se ha detectado un fuerte olor y sabor en el agua cruda que entra en la planta de San Martín, que, aunque es apta para el consumo humano, puede tener un olor y sabor particular identificado con un descriptor de tipo de oliva o aceite de oliva”, argumentaron.

La empresa también plantea una hipótesis sobre lo sucedido: “En cuanto a su origen, aunque aún no se ha determinado, teniendo en cuenta las muestras tomadas por el Laboratorio Barco y por tierra en los distintos arroyos, se podría concluir que procedía del río Reconquista, a través del río Luján, hasta la planta del Río de la Plata”.