Skip to content

Más de 600 familias presentaron una petición para la devolución de las clases presenciales

Sucedió en San Isidro. "La situación es muy grave y la brecha educativa se está ampliando", advierten.

Más de 600 familias presentaron una petición para la devolución de las clases presenciales

Más de 600 familias presentaron una petición para la devolución de las clases presenciales

En medio de ideas y vueltas para el regreso a clases, un grupo de padres de la comunidad de San Isidro presentó una acción de protección para pedir al poder judicial que intervenga y ordene el regreso a las aulas bajo los protocolos de saneamiento apropiados.

Anteriormente, el mismo grupo había presentado una carta abierta que reunía a más de 4.000 partidarios al consejo asesor local y se reunió con el intendente del municipio, Gustavo Posse.

Sin embargo, a falta de una solución concreta, decidieron ir a los tribunales.

La protección colectiva, que lleva las firmas de 629 padres, fue presentada ante el Juzgado Federal de lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo Nº 1 de San Martín, que está a cargo del juez Oscar Alberto Papavero.

“La educación debe ser devuelta a todos en el menor tiempo posible para remediar el daño causado a los menores. La virtualidad es una situación excepcional que no puede mantenerse a lo largo del tiempo. Especialmente cuando un gran número de niños se han saltado debido a la falta de conectividad. Es necesario volver a una presencia cuidadosa mediante la aplicación de protocolos que también tengan en cuenta las diferentes situaciones que cada familia puede encontrar”, explica Nuria Fortunato, portavoz de Familias Activas por la Educación San Isidro.

“Estamos preocupados por nuestros hijos. Aquí en el barrio hay muchos niños que no han tenido contacto con sus maestros durante todo el año. Sólo recibieron el cuaderno para hacer los deberes, pero no todos los padres lo saben y pueden ayudarlos. Han perdido su lugar para jugar y estudiar con los amigos, y no todos tienen una conexión a Internet para tomar lecciones”, dice Elsa Espinoza del Barrio La Cava, quien afirma: “Somos seres humanos y necesitamos que nos miren, que vean cómo están los niños de nuestro barrio”.

Con esta iniciativa también quieren advertir sobre la desigualdad que resulta de que los niños no asistan a las clases presenciales y exigen que las clases presenciales sean declaradas indispensables. “Aquí, incluso los casinos han abierto y todavía no tenemos un plan claro y seguro para que los niños vuelvan a clase. La situación es muy grave y la brecha educativa se está ampliando”, advierten.

Mientras esperan una resolución, confían en que el sistema judicial actuará rápidamente y aseguran que la protección será “en beneficio de nuestros hijos” y no “contra nadie”.