Skip to content

Mica Suárez: “No me arrepiento de nada, pero hoy no volvería a colaborar con algunas personas”

Youtuber es el nuevo invitado de Caja Negra, la serie de entrevistas de Filo.News dirigida por Julio Leiva.

Mica Suárez:

Mica Suárez: "No me arrepiento de nada, pero hoy no volvería a colaborar con algunas personas"

Su nombre completo es Micaela Solange Suárez: tiene más de 3,37 millones de suscriptores en YouTube y más de 2.800.000 seguidores en Instagram. En este número de Caja Negra nos cuenta el acoso al que fue sometida en su juventud, el acoso que llevó a su familia a mudarse, y la actualidad en las redes sociales.

Mica Suárez admite ser muy sensible y lo atribuye un poco a la astrología: “Vengo del cáncer, no sé si crees en la astrología, pero creo que tiene algo que ver. Es como una intensidad de todas partes: cuando me enamoro, me caigo muy fuerte, cuando amo, amo muy fuerte, si hay algo malo en mí, entonces hay algo malo en mí, lo manejo con una alta intensidad. Trabajo en ello en la terapia. Tengo dificultades con el tema de la exposición.

“Hubo un tiempo en que yo era una tendencia casi todos los días en Twitter y toda la gente me encerraba por algo que decía o un comentario o algo así. En ese momento, te lo tomas un poco personal, pero tienes que pasar por eso para fortalecerte un poco y entender que tal vez no estás haciendo nada malo, pero a la gente le gusta esconderse en el anonimato y cercarte para sentirse mejor”, dijo sobre esa época, recordando que se les enseñó en los viajes de YouTube cómo lidiar con el odio en las redes para que no les afecte.

“Hace dos años, un grupo de niños eligió a los famosos para molestarlos: me enviaron pizzas sin pagar, recordatorios a las tres de la mañana, llamaron a mi casa y nadie respondió. Todo estaba jodido hasta que lo filtré y leí en el grupo de Facebook: “Hasta que no lo veamos en una bolsa de consorcio, no vamos a parar”. Una vez mi hermana me llamó llorando y dijo que dos hombres estaban peleando con la puerta para entrar en mi casa. Cuando llegué, la policía estaba allí y habían atrapado a los hombres, pero se fueron de nuevo porque cuando les preguntaron qué estaban haciendo, dijeron que habían visto un anuncio en Facebook que decía que mi casa era un burdel. Allí ya se metieron con mi familia, mi seguridad. Pude concretar la queja porque la mina que recibió mi queja fue al teatro con mi hija y me dijo qué hacer. Tuvimos que mudarnos. Querían que hablara de lo que hacían en las cadenas, querían que quedara mal, pero nadie se enteró nunca”, dijo el joven en una conversación con Julio Leiva.

Pero la exposición también tiene aspectos positivos: “Una vez una madre vino a ‘El Círculo’ y me dijo que su hija estaba muy deprimida y no sabía cómo acercarse a ella, pero que había encontrado una manera de acercarse a ella a través de mis videos. Saber que a veces en un momento feo puedes darle a una persona un respiro, o una sonrisa en un momento en que puedes sacarlo, es lo mejor que el trabajo puede darte”.

Acerca de su infancia y sus mudanzas por el país dijo: “Crecí en Laferrere hasta los 9 años. Nos mudamos a Río Gallegos, Santa Cruz, porque mis padres querían que creciéramos en un ambiente diferente, se volvió peligroso. Me acosaron mucho porque era de Buenos Aires. Pero en Río Gallegos descubrimos que el mayor comercio de esclavos del país tuvo lugar allí, así que volvimos después de dos años.

“Los creadores de contenido tienen en común que todos hemos sido acosados. Puede ayudarte a ser más fuerte, o puede traerte mucha inseguridad. Para mí, fue un poco de ambos. Hasta el día de hoy, digo que tenía inseguridades, y creo que un poco de eso vino de tanto rechazo que tuve en mi período pre-puberal”, recuerda. Pero la soledad venía de antes: “Cuando era pequeña, no tenía amigos, estaba muy sola, muy sola: en los descansos, en los grupos, me costaba hacer contactos. Cuando recibes tanto rechazo, te quedas con las consecuencias”.

“Cuando empecé en Youtube, recibí muchos comentarios de ‘Mica Suárez se hizo conocida como una cara bonita’. Conozco a mucha gente hegemónica que quería entrar ahí y no pudo.  Tienes que entretener a la gente, tienes que ser innovador, tienes que llamar la atención, no es estético”, dijo sobre sus comienzos, añadiendo: “Creo que fui la primera chica del barrio que fue más fácil. Los jóvenes se disfrazaron y hablaron frente a la cámara. Estaba sentada allí, con el maquillaje puesto… Dicen que