Skip to content

Proponen declarar una emergencia educativa en todo el país

El proyecto de ley fue presentado por la Diputada Nacional por Córdoba Brenda Austin y está firmado por 21 legisladores.

Proponen declarar una emergencia educativa en todo el país

Proponen declarar una emergencia educativa en todo el país

La iniciativa presentada por la Diputada Nacional de Córdoba Brenda Austin (UCR) tiene por objeto explicar la “génesis del sistema educativo nacional” en todos los niveles y modalidades para el año escolar 2020 y 2021. También tiene por objeto considerar la educación como una actividad esencial.

El proyecto propone la creación de un marco normativo amplio para garantizar la igualdad de acceso a la educación y la conectividad, prestando especial atención a los alumnos que corren el riesgo de abandonar la escuela, el cuidado y la educación de la primera infancia, el nombramiento de maestros suplentes y el transporte escolar.

La iniciativa fue acompañada por los miembros del Interbloque de Juntos por el Cambio Albor Cantard, Marcela Campagnoli, Silvia Lospennato, Maximiliano Ferraro, Jose Luis Riccardo Emiliano Yacobitti, Federico Zamarbide, Alejandro Cacace, Lorena Matzen, Fabio Quetglas, Gonzalo del Cerro, Camila Crescimbeni, Gustavo Menna, Claudia Najul, Pablo Torello, Gerardo Cipolini, Héctor Stefani,… Jorge Enríquez, Carlos Fernández, Diego Mestre y Adriana Cáceres.

“Los rasgos distintivos de la educación en Argentina son la desigualdad y la injusticia. La pandemia sólo los ha exacerbado”, dijo Austin, y añadió: “El hecho de que no pongamos lo que está sucediendo con la educación en el centro de la escena muestra claramente nuestra incapacidad para pensar en el futuro inmediato”.

Uno de los principales objetivos del proyecto es abordar las tasas de abandono escolar y establecer criterios de equidad para reducir las desigualdades, disminuir la brecha digital y garantizar la accesibilidad. “El sistema educativo argentino se enfrenta a uno de los mayores retos de su historia para mantener y sostener la continuidad pedagógica en un contexto de profunda inseguridad”, dijo el eurodiputado.

“Proponemos la creación de un programa para identificar y acompañar a los estudiantes en riesgo de deserción escolar, así como la creación de becas de conectividad”, dijo. Según el Informe preliminar de la Encuesta de Hogares – Continuidad Pedagógica en el contexto del Aislamiento, realizada por el Ministerio de Educación, el 10% de los 10.360.700 estudiantes que cursaban estudios primarios, primarios y secundarios en nuestro país a principios de 2020 no volverán a la escuela o se mostrarán reacios a hacerlo. Esto corresponde a más de un millón de jóvenes.

“Uno de cada cinco alumnos de primaria no tiene acceso a Internet. En el norte de Argentina la cifra es de casi dos de cada cinco. Y en las familias pobres es una de cada dos. El otro extremo, la realidad de las familias en las que sólo hay un dispositivo para todos los miembros: leer eslóganes, abrir un vídeo, descargar un archivo PDF, a veces se convierte en una misión imposible. A mediados de mes, cuando se agotan los datos, se establece el silencio”, explicó Austin.

El proyecto propone “Acceso equitativo a la conectividad y los recursos tecnológicos” mediante acciones como la liberación de paquetes de datos para Internet y los teléfonos móviles y la creación de un programa de subvenciones para la conectividad consistente en la concesión de dispositivos que garanticen el suministro de Internet (chips, módems u otros) y/o dispositivos tecnológicos (tabletas, netbooks o similares).

En cuanto a las escuelas de párvulos, el proyecto propone declarar una emergencia educativa para las escuelas de párvulos y todas las instituciones que realizan tareas educativas y de cuidado de niños en la primera infancia. Entre otras cosas, el texto propone la creación de un “ingreso de emergencia no reembolsable” para los jardines de infancia, subsidios de compensación salarial y exención de las contribuciones del empleador.

“Debido a la drástica reducción de las tasas de matrícula, están cerrando a tiempo para la pandemia y se consideran una especie de híbrido que el Estado ignora: no reciben ayudas para las instituciones educativas, ni tampoco las PYMES”, según el legislador.

La iniciativa dedica una sección especial a los maestros suplentes que no reciben un salario o acceso a la seguridad social. El proyecto prevé la creación de un “ingreso de emergencia no reembolsable”, equivalente al IFE, destinado a los maestros que no pudieron recibirlo por problemas de carga y transferencia de datos.

Al mismo tiempo, la iniciativa garantiza el acceso a los medios tecnológicos necesarios para el desarrollo de actividades académicas virtuales y estipula que, en los casos en que el Ministerio de Educación participe en la designación de profesores (para llevar a cabo tareas de apoyo o asistencia i