Skip to content

Venezuela: después de la solicitud de aplazamiento, el gobierno ratificó las elecciones

En una declaración emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores, se descartó aceptar la prórroga propuesta por la Unión Europea, mientras que se informó de que la legislación prevista para el 6 de diciembre se llevará a cabo "de manera libre y soberana".

Venezuela: después de la solicitud de aplazamiento, el gobierno ratificó las elecciones

Venezuela: después de la solicitud de aplazamiento, el gobierno ratificó las elecciones

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela consideró “desafortunada” la solicitud de la misión de la Unión Europea de aplazar las elecciones parlamentarias para renovar la autoridad de la Asamblea Nacional y ratificó que las elecciones se celebrarían el 6 de diciembre “libre y soberanamente”.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores descartó aceptar la prórroga solicitada por el Servicio Europeo de Acción Exterior dirigido por el Alto Representante Josep Borrell, a quien acusó de mantener una “posición sesgada” sobre la situación política en Venezuela y de “ignorar los esfuerzos realizados por las autoridades”.

Cabe recordar que alrededor de la semana pasada el bloque envió dos diplomáticos al país caribeño para tratar de mejorar las condiciones para las elecciones, una medida que fue cuestionada por parte de la administración pública y también alentada por los gobiernos de países que no están familiarizados con la presidencia de Nicolás Maduro.

Los delegados europeos plantearon la necesidad de posponer las elecciones para aceptar la invitación de participar como observadores de las elecciones de la UE. Sin embargo, desde Europa se sugirió que para aceptar el papel ofrecido por el gobierno de Maduro, éste debería poder observar todo el proceso electoral ya en marcha.

Maduro invitó a este bloque y a la ONU, que aún no se ha pronunciado oficialmente, a observar las elecciones parlamentarias con el fin de minimizar la abstención anunciada por la mayoría de la oposición y, según recientes encuestas, por alrededor del 40% de los ciudadanos.

En la declaración publicada hoy, Caracas considera “lamentable” que la UE responda a la oferta de Maduro “con una serie de condiciones”.

El departamento que dirige el ministro Jorge Arreaza considera “un acto inaceptable que no se corresponde con el espíritu de la invitación cursada ni con el buen ambiente que se ha desarrollado en las relaciones con el gobierno venezolano en los últimos meses”.

El ejecutivo venezolano afirmó que la disposición mostrada al inicio de la misión europea, que pudo “llevar a cabo una agenda al más alto nivel”, era una prueba de la “posición irreductible” de Caracas de entablar un “diálogo productivo y sincero” con otras partes.

“Venezuela espera que la UE mantenga una actitud compatible con los principios del derecho internacional y se limite a desempeñar un papel positivo y respetuoso como mediador”, concluyó la Cancillería.