Skip to content

¿A dónde van los dólares del superávit comercial?

Además de las compras de los ahorradores, había más pagos de deudas e importaciones y menos liquidación de divisas.

¿A dónde van los dólares del superávit comercial?

¿A dónde van los dólares del superávit comercial?

Sobre la base de las liquidaciones de divisas de los exportadores y las compras de los importadores, el Banco Central informó de un superávit comercial de 7.064 millones de dólares para los primeros ocho meses de este año. En el mismo período de enero a agosto, el INDEC informó de un saldo positivo de 10.984 millones de dólares de los EE.UU., sobre la base de las cantidades facturadas o acumuladas, lo que representa una diferencia de 3.920 millones de dólares. Sin embargo, hubo una disminución de las reservas de la unidad monetaria.

Parte de esta diferencia se debe a que, según el informe de agosto del Banco Central (BCRA), “el principal sector exportador, en términos de ventas netas históricas, ‘semillas oleaginosas y cereales’, registró una ganancia neta de 1.503 millones de dólares, un 31% menos que en el mismo período de 2019.

El informe deja claro que “este nivel de ingresos fue inferior a las estimaciones de las exportaciones netas de bienes, lo que significaría que el sector habría reanudado el alivio de la deuda como resultado de los pagos anticipados y la prefinanciación de las exportaciones observados en los cinco primeros meses del año”.

Guido Lorenzo, economista jefe de la consultora LCGT, dijo a nuestras fuentes que las cifras de comercio exterior relevantes para el lado real de la economía eran las reportadas por el INDEC. En cuanto a la pérdida de reservas, es importante hacer un seguimiento del pago de las importaciones en el mercado de divisas.

Lorenzo calcula que “las importaciones en el mercado de divisas (datos del BCRA) han aumentado acumulativamente un 24% interanual, mientras que las de los registros aduaneros (INDEC) han disminuido un 24% interanual, debido al apetito de los importadores de ‘pagar’ para comprar mercancías del extranjero al tipo de cambio oficial, porque esperan un salto en el valor del dólar oficial.

“Algo similar ocurre con las exportaciones, las diferencias entre ambas medidas se explican por el registro aduanero (-11,8%) y el momento en que los exportadores reciben realmente las divisas (-9,3%).

“El argumento del gobierno de que creemos que el tipo de cambio oficial está a un nivel competitivo debe ser revertido. No sólo porque el paso del tiempo dificulta las comparaciones, como la presión fiscal y otros factores que afectan a la competitividad. Y “la existencia de una brecha tan amplia crea estas discrepancias, que, a pesar de un superávit comercial, no se reflejan en un aumento de los dólares”.

Para el economista Claudio Lozano, director del Banco Nación, la disminución de las reservas se explica porque los exportadores pagaron menos, las empresas cancelaron sus deudas y el banco central permitió que esto sucediera. “El problema no son los pequeños ahorradores, son los grandes exportadores que no están pagando y las grandes empresas que se apresuran a cancelar las deudas porque esperan una devaluación”.

Juan Pablo Di Iorio, economista de la consultora ACM, explica que “la diferencia entre el resultado de la balanza comercial y la balanza cambiaria se debe a que con el impago de la deuda pública se ha recortado la financiación comercial de los importadores y a la demanda de dólares para cancelar la deuda comercial. Y debido a esta reducción de la financiación, los importadores comenzaron a tener que pagar por adelantado, por lo que en estos meses se unieron la cancelación de la deuda comercial y un mayor pago por adelantado de las importaciones”.

Lorenzo Sigaut Gravia, economista jefe de Ecolatina, afirma que la diferencia “se explica principalmente por el tipo de cambio y el contexto monetario que estamos viviendo. En el contexto de una elevada brecha cambiaria y de tasas de interés en pesos que no superan la devaluación del tipo de cambio oficial, es conveniente pagar o adelantar las importaciones en efectivo y aplazar el cobro pero también el envío de las exportaciones”.