Skip to content

Axion, Shell y Puma también aumentaron su gasolina: en dos semanas los combustibles subieron un 15%

Aplicaron ajustes del 3,5 al 3,9% y siguieron los pasos de YPF. Esto se debe al aumento de un impuesto que afecta a los precios al consumidor.

Axion, Shell y Puma también aumentaron su gasolina: en dos semanas los combustibles subieron un 15%

Axion, Shell y Puma también aumentaron su gasolina: en dos semanas los combustibles subieron un 15%

El aumento de los combustibles iniciado por YPF continuó hoy en las otras compañías petroleras. Axion y Raizen (que vende la marca Shell) ya han aumentado, y Puma hará lo mismo en las próximas horas.

El Axión subió un 3,9%, ligeramente por encima del 3,5% promedio que YPF ha estado corriendo. El nuevo precio de su supernafta es de 62,11 pesos, mientras que la prima (llamada el quantum) es de 72,33 pesos. El gasóleo es de 58,98 pesos y el gasóleo cuantitativo es de 58,98 pesos.

Shell, cuyo precio suele ser ligeramente superior al de sus competidores, señaló un 3,5% en línea con YPF. En las próximas horas, Puma, el cuarto jugador del mercado, lo hará.

En los últimos 60 días, el consumo de combustible ha aumentado más del 15%. El gobierno mantuvo los precios congelados hasta mediados de agosto. La asfixia financiera de YPF, con pérdidas récord, cambió la opinión del ejecutivo.

Este es el tercer aumento en casi dos meses. El anterior, el 18 de septiembre, había sido también del 3,5% a nivel nacional, con valores ligeramente superiores en la ciudad y los suburbios. El Ministro de Energía decidió un aumento de impuestos que estaba pendiente desde el semestre pasado y que estaba previsto a partir de hoy.

El gobierno había pedido a las compañías petroleras que no transfirieran el aumento. Sin embargo, las empresas descartaron esta posibilidad, ya que están en un nivel de facturación más bajo.

YPF aplicará otro aumento en diciembre, dijo Sergio Affronti, CEO de la compañía petrolera, en una presentación. También se está considerando la posibilidad de un retoque en noviembre.

El aumento también se debe a un incremento de los biocombustibles, que las compañías petroleras deben incluir en su mezcla.

Sergio Affronti, CEO de YPF, dijo que tenía “un objetivo de precios a alcanzar en diciembre de este año”, aunque no especificó la cifra. La industria estima que habrá dos aumentos más, hasta el 10%. De esta manera, la segunda mitad del año terminará con un aumento del 25% en los precios del combustible.

La nafta y el gasóleo pagan impuestos sobre los combustibles líquidos (ICL) y el dióxido de carbono (IDC). Estos impuestos se actualizan trimestralmente. Por decreto, el ejecutivo pospuso la aplicación de los aumentos que tenía que hacer para el primer y segundo trimestres.

YPF proviene del descubrimiento de una pérdida récord en el segundo trimestre y debe seguir subiendo los precios.

Los montos de los impuestos (ICL e IDC) se actualizan trimestralmente sobre la base de las fluctuaciones del índice de precios al consumidor (IPC) del INDEC.

La idea detrás del cambio de las tasas de impuestos era mitigar los posibles aumentos (o disminuciones) de los precios del petróleo crudo y el impacto que esto podría tener en los precios del combustible. En el contexto actual (de un barril a menos de 45 dólares de los EE.UU.), es poco probable que se utilicen estos poderes.

Los aumentos descritos anteriormente mejorarían los ingresos en 2.500 millones de pesos al mes. Consilium (la empresa consultora dirigida por el ex Ministro de Energía Juan José Aranguren) calculó esta cifra utilizando los volúmenes de ventas de diesel y nafta estimados para el tercer trimestre. Sin embargo, el trimestre de aplicación (octubre-diciembre) podría incluir más envíos debido a las menores restricciones sanitarias.

GB

beneficiaría a