Skip to content

Cepo al dólar: lejos de calmar la economía, es urgente regular

Para este economista, "el gobierno sigue echando leña al fuego y poniendo a la Argentina en un callejón complicado" con los anuncios sobre el cambio de divisas

Cepo al dólar: lejos de calmar la economía, es urgente regular

Cepo al dólar: lejos de calmar la economía, es urgente regular

Lejos de “calmar la economía” -el pequeño caballo de batalla utilizado por el ministro Martín Guzmán para definir los objetivos del programa- el gobierno sigue avivando las llamas, poniendo a la Argentina en un complicado callejón. No digamos que no hay salida, porque todavía hay espacio: la liquidez mundial sigue estando ahí, la deuda ha sido finalmente reprogramada y los vencimientos del dólar han sido saldados para 2024, y el FMI ha recibido la solicitud de Argentina para reanudar las negociaciones.

Pero también es cierto que las señales fiscales a muy corto plazo están enmascaradas por un presupuesto que comenzó con un déficit primario del 4,5% del PIB y se basó en previsiones de inflación (28% en 2021) que no son coherentes con la dinámica del tipo de cambio desencadenada.

De los 1,7 billones de pesos de déficit primario incluidos en el documento presentado al Congreso, 1,2 billones de pesos serán financiados por un cheque del BCRA (Anticipos Temporales + Ganancias Contables). Y aun considerando estos supuestos optimistas, la masa de pesos gastados, montada sobre un excedente de moneda que tiene la economía hoy en día, requiere un aumento de la demanda de dinero que no es viable, mucho menos si las políticas siguen aumentando y se toman medidas cada vez más perturbadoras y el tipo de cambio del dólar no se debilita.

Pero esta dinámica fiscal, que podría eventualmente evitar un aumento de las tasas de interés nominal en el contexto actual de una pandemia con algún financiamiento adicional del FMI y/o indirectamente a través de la venta de bonos en dólares del BCRA para cobrar pesos, se aleja cada día más después del canje, sin períodos de espera y ante un mundo muy líquido, y la economía se dirige hacia un fuerte aumento de las tasas de interés nominal.

Si el tipo de cambio del dólar no se reduce, el BCRA no tiene margen para intervenir en la brecha del tipo de cambio vendiendo bonos en dólares a cambio de pesos, y si la brecha del tipo de cambio no se reduce, será imposible para el BCRA estabilizar el dólar.

Esta dinámica financiera puso en riesgo las reservas del BCRA y alimentó los rumores de una división formal. En los primeros 15 días de septiembre, las ventas en dólares superaron los 1.000 millones de dólares, casi el doble que en agosto, en comparación con las reservas netas (del intercambio con China, de Basilea, de encajes y repos con los bancos y de Sedesa), que sólo alcanzaron los 6.000 millones de dólares.

Las medidas adoptadas por el BCRA el lunes por la noche restringen y aumentan la cuota de 200 pesos y el gasto con tarjetas en el extranjero, “inducen” a las empresas con deudas en dólares a refinanciar el 60% de sus vencimientos (les dan dólares sólo por el 40%), prohíben el dinero en contado con liquidación a los no residentes y aumentan el estacionamiento para el resto. Al hacerlo, el BCRA está tratando de frenar la salida de las reservas, mantener el arrastre del 2,7% mensual (dólares de 82 a fin de año) y (por un tiempo) aclarar los rumores de una división formal.

Pero la estrategia tiene un costo inmediato, que se refleja en una disminución de entre el 4,5% y el 5,5% en los bonos del Estado y el 9% en los bonos corporativos. Y también en un tiro en la oscuridad a $145 y el dólar mep y el dinero en efectivo con la liquidación. Y estamos empezando de nuevo: Si el rendimiento de los bonos en dólares sube al 13%, no hay manera de llenar la brecha, y si la brecha no se amplía, no hay manera de estabilizar el valor nominal a corto plazo, y aumenta el riesgo de una escalada de la inflación que detenga la recuperación el próximo año.

Existe una necesidad urgente de un orden político que busque el consenso y ayude a construir una historia financiera frente a un mercado líquido que buscó el intercambio después del intercambio Cada día más y más.