Skip to content

Coche dólar: debido a la brecha, se venderán más unidades en junio que hace un año

Casi 60.000 unidades han sido patentadas desde mayo. Y este mes podría romper una racha perdedora de dos años.

Coche dólar: debido a la brecha, se venderán más unidades en junio que hace un año

Coche dólar: debido a la brecha, se venderán más unidades en junio que hace un año

Las ventas de vehículos de cero kilometraje podrían superar las 36.000 unidades este mes, cifra que podría haber sido aún mayor si hubiera habido más unidades disponibles, según los concesionarios y las terminales de automóviles. Algunas marcas están cerrando puntos de venta aunque sus distribuidores ya han dicho a los clientes que la entrega se retrasará entre 60 y 90 días.

“Lo que pasa es que tenemos un stock muy reducido de camionetas, ya que Toyota Argentina acaba de reanudar la producción en Zárate, y en Brasil, de donde provienen el Corolla, el Yaris y el Etios, la producción sólo se reanudará esta semana, por lo que la entrega se retrasará”, dijo off, uno de los principales distribuidores de la marca japonesa en la zona de Buenos Aires.

Han pasado dos meses desde que las ventas de vehículos han aumentado más de lo esperado, estimulados principalmente por la persistente brecha entre la cotización oficial del dólar y el precio “azul” de la moneda. Las listas de precios de los vehículos se fijan según la cotización oficial, que apenas supera los 70 pesos, mientras que los compradores con dólares en la mano pueden vender sus billetes en el mercado informal a 120 libras esterlinas o comprar los vehículos con instrumentos financieros poco habituales: algunas marcas ofrecen préstamos a un tipo de interés fijo con un plazo de hasta 10 años. Todo esto en medio de la cuarentena.

“No se trata de que la gente tenga dinero para comprar coches, se trata de que el comprador justifique su compra con supuestas ventajas como el diferencial de tipo de cambio y ofertas y descuentos”, dijo el gerente general de un concesionario de Fiat Capital. “Para junio tendremos 35.000 o 36.000 unidades vendidas, que podrían haber sido aún más sin las restricciones de importación. Para julio, se espera que la superficie de venta sea también de unas 32.000 unidades. Esto significa que se ha mantenido una cierta demanda, concentrándose en unas pocas marcas”.

En junio de 2019, los registros ascendieron a 35.954 unidades, cifra que podría superarse este mes: Según la Asociación de Concesionarios de Automóviles (ACARA), la previsión para este mes es de alrededor de 36.500 unidades e interrumpiría la serie de dos años consecutivos más con un descenso interanual de las ventas desde mayo de 2018. Pero aparte de las estadísticas, el hecho concreto es que en los últimos dos meses se han vendido casi 60.000 coches nuevos en Argentina, lo que era inimaginable al principio de la cuarentena.

Después de que las fábricas cerraron durante más de dos meses y se vendieron 60.000 unidades, el stock de unidades disponibles también se redujo rápidamente, y los distribuidores ya están sufriendo una escasez de suministro, especialmente para las camionetas y los modelos de gama alta. Los vendedores, con años de experiencia en un mercado tan cambiante, quieren cerrar la venta mientras dure el “verano” de los tipos de cambio.

“La fábrica nos ha asignado una cuota de ciertas unidades para ventas anticipadas en junio, con los precios actuales congelados y entregas realizadas en un plazo de 60/90 días, por lo que estas operaciones no se verán reflejadas en las patentes de hoy”, añadió otro distribuidor de una de las muchas marcas asiáticas que se venden en el país. Para una marca europea que importa sus pick-ups de Brasil, uno de sus principales distribuidores dijo que las ventas de su pick-up se habían cuadruplicado. “Estos son modelos que están a la par con el alto margen, y además, no pagan impuestos internos, como lo hacían hasta diciembre de 2015”, dijo.

La mayoría de las ventas, si no se cuentan los planes de ahorro, son en efectivo, aunque las marcas ofrecen planes de financiación agresivos que cubren hasta el 70% del valor del vehículo y en algunos casos la tasa cero. Este mes, dos marcas francesas, Renault y PSA Peugeot Citröen, presentaron planes de financiación a diez años.

“Existe un mercado mixto con marcas y modelos de gran demanda, como las camionetas y los modelos de gama alta, y otros modelos más difíciles de vender y para los que se ofrece financiación”, dijo el propietario de un grupo que tiene distribuidores de tres marcas diferentes repartidas en cuatro provincias.

Los concesionarios también están retomando una reclamación que comenzó en algunas terminales de la Asociación de Fabricantes de Automóviles (ADEFA): afirman que el gobierno está retrasando la autorización para importar unidades. Desde diciembre, las importaciones de vehículos se realizan bajo el Sistema Integrado de Monitoreo de Importaciones (SIMI, un procedimiento que reemplazó al famoso DJAI de Guillermo Moreno), y los permisos son gestionados por el Ministerio de Industria.

En la oficina responsable de Ariel Schale, afirman que más del 90% de los SIMI solicitados desde el principio del año han sido aprobados. Pero en las terminales y concesionarios, aseguran que hay más de 10.000 vehículos ya descargados en los depósitos fiscales que no han sido “nacionalizados”, es decir, el procedimiento aduanero a partir del cual un importador (las terminales de automóviles son los principales importadores del país) puede facturar esta unidad al concesionario.