Skip to content

Con la super pinza, en septiembre el dólar blue subió 14 pesos y la brecha del tipo de cambio subió al 95%.

Durante el mes, los dólares financieros también repuntaron, mientras que las acciones argentinas cayeron un 10% en Buenos Aires y un 25% en el extranjero.

Con la super pinza, en septiembre el dólar blue subió 14 pesos y la brecha del tipo de cambio subió al 95%.

Con la super pinza, en septiembre el dólar blue subió 14 pesos y la brecha del tipo de cambio subió al 95%.

El mes que acaba de terminar es uno de los más ocupados en la historia reciente del intercambio. Con el ajuste de la clavija, el dólar de venta al público subió 30 pesos, tirando del dólar blue y de los dólares financieros hacia abajo, que subieron entre 15 y 20 pesos.

Este miércoles el dólar blue subió un peso con respecto al precio de cierre de ayer y cerró a 147 pesos, el precio más alto que el dólar informal ha alcanzado. Había empezado el mes con 132 pesos.

El efectivo con el Liqui no se debilitó ni un momento, subió 20 pesos en el mes, con un salto significativo desde el 15 de septiembre cuando se anunció el fortalecimiento de las acciones. Sin embargo, este miércoles cayó un 1,9% desde el máximo de ayer de 148 pesos, superándolo en dos pesos.

El dólar del MEP subió 21 pesos este mes, cerrando septiembre en 138 pesos.

El mayor salto fue en el dólar oficial debido al 35% de recargo en el impuesto sobre la renta. Subió de 103 a 132 pesos en el mes. No todo el aumento es el resultado del impacto de la horquilla, ya que el banco central bajó el dólar en un 2,6% en el mes, al mismo ritmo que el mayorista, que terminó en 76,18 pesos. Así que la brecha entre el azul y el mayoreo ya es del 95%.

A pesar del superapriete y del hecho de que debido a los retrasos en la adaptación de los sistemas a las nuevas restricciones, el home banking no funcionó durante 8 días hábiles, Central perdió 1.500 millones de pesos de reservas al mes. Desde la imposición de la súper abrazadera, 680 millones de dólares han desaparecido, incluyendo los 50 millones que tenía que vender el miércoles.

El riesgo país cerró en septiembre a 1300 puntos básicos. El indicador de JP Morgan, que mide la tasa de superávit que Argentina pagaría si pudiera colocar la deuda, cayó bruscamente a 1104 puntos a principios del mes en que se hizo oficialmente el canje de deuda. Sin embargo, con el Superfondo, volvió a subir hasta casi 1400 puntos. Esto refleja el desempeño de los nuevos bonos, cuyo precio también sufrió los efectos de las nuevas restricciones.

En el mercado de valores, los resultados de septiembre también fueron negativos. Merval perdió un 10% este mes, mientras que en Nueva York, las acciones argentinas cayeron alrededor de un 25%. Las únicas existencias que tuvieron éxito fueron Ternium, con un aumento mensual del 5,3%, y Globant, con un aumento del 0,9%. Las otras acciones cerraron este mes en rojo, lideradas por YPF, que perdió un 36%.

AQ