Skip to content

Deuda: Se insta a los bancos a “ayudar” a Guzmán con las colocaciones de pesos

Pueden aumentar sus tenencias de valores públicos sin ser contabilizados en el máximo permitido. Tienen 1.600 millones de pesos en Leliq.

Deuda: Se insta a los bancos a

Deuda: Se insta a los bancos a "ayudar" a Guzmán con las colocaciones de pesos

La idea ha existido por mucho tiempo, pero parece haber llegado a su tiempo. Aunque las ácidas negociaciones con los acreedores se prolongan, la misión es clara: la famosa “reconstrucción de la curva del peso argentino” de Argentina. Y para ello, Miguel Pesce (BCRA) y Martín Guzmán (Economía) tienen un objetivo en mente: los bancos.

Esta es una sutil distorsión de las reglas, que en cualquier caso no podría evitar que se levantaran votos en contra. El hecho es que el sistema tiene una larga tradición de exposición excesiva a los valores públicos.

Las carteras inundadas de riesgo soberano estuvieron detrás del abismo en 2001, y siempre que va más allá del principio de prudencia, tiende a hacer más vulnerables a las instituciones al afectar su solvencia.

Sin modificar el límite máximo de financiación del sector público, la nueva norma propone que la deuda contraída no se considere en relación con este umbral siempre que los fondos procedan de vencimientos de otros títulos que se hayan producido no más de tres días hábiles antes.

En cualquier caso, se dice en la ciudad que los bancos están ahora lejos de este techo y tienen un margen para aumentar sus tenencias sin excederlo.

“Además de la alta dolarización de los préstamos y depósitos bancarios, una de las principales debilidades del sistema bancario argentino durante la última gran crisis bancaria de 2001-02 fue la alta exposición del sistema bancario argentino al sector público, tanto en lo que respecta a la tenencia de bonos del Estado como a los préstamos al gobierno”, recordó recientemente Moody’s.

Sin embargo, la nueva apuesta no elimina la necesidad de continuar con el tema. Agotados por los 312.000 millones de pesos aprobados por la carta del banco central en forma de préstamos conocidos como “adelantos transitorios”, ya se han transferido beneficios de casi 1.000 millones de pesos desde marzo, cuando comenzó la pandemia.

Y se estima que queda la misma cantidad para apoyar el cierre de las cuentas públicas. Pero aún así, la ayuda de los ahora hiperlíquidos bancos es bienvenida.

Los analistas más suspicaces ven este movimiento como el reconocimiento tácito de un déficit aún más grande de lo esperado y la necesidad urgente de más fondos. Y esto requiere demanda.

Hoy en día, sólo los bancos de Leliq tienen 1.600 millones de pesos a su disposición. Además de fijar el tipo de referencia ( 38% ), son un instrumento de esterilización que permite neutralizar la emisión de pesos retirándolos de la circulación.

Por lo tanto, los analistas vuelven a advertir que no es una buena idea, no sólo por la forma en que los activos del sistema financiero y la liquidez detrás de los depósitos pueden estar en peligro.

Hay un argumento estrictamente monetario: es una estrategia que “desesterifica”. Esto significa que es expansivo. Toman la liquidez disponible en los bancos y la prestan al Tesoro para su emisión. Los pesos terminan en la calle.

Economía celebrará hoy una nueva subasta de bonos, esta vez a tasa fija, por hasta 45.000 millones de pesos. Dependiendo del precio mínimo establecido para cada serie de billetes, las tasas máximas que está dispuesto a validar van del 33,4% al 35,5%

La operación comprende dos reaperturas con vencimientos el 11 de septiembre y el 29 de octubre y dos nuevas emisiones que vencen el 30 de diciembre y el 21 de enero de 2021.