Skip to content

Dólares y soja: a pesar de la reducción de las retenciones, la liquidación de divisas de octubre fue igual a la de septiembre

Las compañías de granos habrían descargado 1.750 millones de dólares, frente a los 1.787 millones del mes pasado. En el sector dicen que si no se bajan las retenciones la liquidación habría sido de 1.500 millones de dólares

Dólares y soja: a pesar de la reducción de las retenciones, la liquidación de divisas de octubre fue igual a la de septiembre

Dólares y soja: a pesar de la reducción de las retenciones, la liquidación de divisas de octubre fue igual a la de septiembre

Esta tarde a las 5.30 p.m. el banco central tendrá el número exacto de dólares que las compañías de granos liquidaron en octubre. Se trata de una cifra importante, porque reflejará el efecto de la reducción temporal de las reservas de soja y sus derivados, que el gobierno ha concedido a cambio de la recuperación de los ingresos en dólares por la disminución de las reservas gestionadas por el organismo monetario.

Según la información que circula en el mercado, la liquidación de octubre ascenderá aproximadamente a 1.750 millones de dólares -83 millones de dólares diarios- casi idénticos a los 1.787 millones de dólares liquidados en septiembre. Es probable que esta cantidad sea considerada insatisfactoria por el gobierno. De hecho, el propio presidente Alberto Fernández admitió hace días que la reducción temporal de las retenciones no ha dado los resultados esperados.

En el sector de la exportación agrícola, responden a esta queja de que sin la reducción temporal de las retenciones, las liquidaciones de divisas apenas habrían alcanzado los 1.500 millones de dólares.

La serie de datos históricos de las empresas de cereales agrupadas en CIARA-CEC muestran que en el último trimestre del año se liquidan entre el 15 y el 20% de los dólares de todo un año. Esto va más allá del volumen de la cosecha y de los precios de los granos que se observan cada año. Si se sigue esta regla, se estima que para el período octubre-diciembre los acuerdos podrían alcanzar los 3.000 millones de dólares, tal vez un poco más debido al impacto de la reducción de las retenciones. En septiembre, se habían liquidado 15.133 millones de dólares.

La excepción a la regla fue lo que pasó el año pasado. Los productores se apresuraron a liquidar su grano en previsión de un aumento de las reservas, una de las primeras medidas tomadas por el gobierno de Alberto Fernández. En 2019, el 25% del total de un año se liquidó en el último trimestre: 5.770 millones de dólares.

El gobierno cuenta con los dólares del país para ayudar a aliviar las tensiones cambiarias, que alcanzaron su punto máximo la semana pasada – hasta ahora – cuando el dólar saltó a 181 pesos con la liquidación y el azul se acercó a 200 pesos.

El escenario es desafiante. Las reservas del banco central ya están por debajo de los 40.000 millones de dólares y en estos días las intervenciones oficiales en los mercados han aumentado para reducir el diferencial cambiario.

La brecha del tipo de cambio es un gran incentivo para retrasar la liquidación de los cereales, ya que el productor – propietario de los cereales, en definitiva, no quiere vender, especulando que tarde o temprano habrá una depreciación acelerada del tipo de cambio oficial. Para el dueño de los granos de soja no es nada agradable vender su producción a un tipo de cambio oficial de 80 pesos, por lo que después de descontar las retenciones, recibirá 56 pesos, mientras que el dólar turístico se venderá a 135 pesos y el efectivo con licor a 151 pesos.

Los funcionarios quieren esperar hasta marzo para comenzar la nueva cosecha de soja. Es un largo viaje de cuatro meses, interrumpido por las tensiones financieras, el aumento de la inflación y, como se ha experimentado en estas horas, una preocupante y creciente tensión social.