Skip to content

En julio, 4 millones de argentinos compraron dólares por unos 875 millones de dólares.

El efecto del aguinaldo, los "coleros digitales" y la ampliación de la brecha con el dólar blue impulsaron las ventas de divisas el mes pasado.

En julio, 4 millones de argentinos compraron dólares por unos 875 millones de dólares.

En julio, 4 millones de argentinos compraron dólares por unos 875 millones de dólares.

El informe de la AFIP sobre la recaudación mostró que en julio, los ingresos por el impuesto PAIS, el recargo del 30% por la compra de dólares y los gastos en esta moneda aumentaron un 41% en comparación con junio. En julio este impuesto ascendió a 20.017 millones de pesos y acumuló 67.723 millones de pesos en el año.

El aumento del 41% del impuesto PAIS refleja el aumento del número de personas que utilizan la cuota mensual de 200 pesos. En junio había 3,3 millones de personas, según el banco central. En julio el número habría sido de 4 millones según las cifras del mercado, un aumento del 21%.

Pero según la hoja de cálculo de la AFIP, el salto podría ser aún mayor, alrededor del 40%. Con un promedio mensual de 75,50 pesos, los 20.017 millones de pesos de este impuesto del 30% resulta en compras de casi 875 millones de dólares.

Las compras en dólares de julio fueron impulsadas por tres razones. La primera razón es que el bono de Navidad permitió a la gente que no había comprado antes acceder al dólar porque no les quedaba dinero para gastar.

La segunda razón que aceleró la venta de dólares fue la difusión de los “choleros digitales”. El mes pasado, el banco central descubrió que personas que no habían estado activas anteriormente en el mercado oficial comenzaron a hacerlo. Estos coleros digitales compran para terceros y luego les transfieren los dólares. Para detener esta operación, el banco central ordenó el bloqueo de las cuentas sospechosas y estableció protocolos para detener este tipo de operación cuando la segunda transferencia se realice en el mismo mes. También estipulaba que aquellos que abrieran nuevas cuentas digitales no podrían comprar dólares en los primeros seis meses.

La tercera razón que impulsa el dólar es la brecha del tipo de cambio. En julio, el dólar blue se mantuvo estable en torno a las 130 pesos durante las dos primeras semanas, pero en la segunda semana llegó a las 140 pesos. Esta brecha es un incentivo para la mezcla: Compra el oficial y vende las 200 pesos del azul, lo que lo llevó a 135 pesos al final de la compra. En el pico de la brecha de julio, el rodillo dejó un beneficio de 7.000 pesos al mes.

En agosto, todo indica que el apetito por el dólar permanece intacto. El lunes, cuando se renovaron las 200 pesos, los bancos de las casas colapsaron por varias horas. Según los datos del mercado, ese día se negoció un promedio del 20% más que el primer día hábil de julio.

En el extranjero, el diferencial de tipo de cambio seguirá siendo un factor determinante para las compras. El martes, cuando se hizo oficial el acuerdo de reprogramación de la deuda, el dólar blue se desinfló de 136 pesos a 128 pesos, mientras que el pico de compras cayó de 131 pesos a 124 pesos.

Para los analistas, el acuerdo de la deuda trae tranquilidad, pero no garantiza que los dólares alternativos – los azules y los financieros, como el MEP o el efectivo – seguirán cayendo. “Lo que el mercado mostró el martes va en una buena dirección. Pero creo que el dólar volverá pronto a una trayectoria ascendente, aunque quizás con una menor pendiente”, dijo José Bano, director de investigación de Invertironline.