Skip to content

En un año, los salarios cayeron casi un 7% en relación con la inflación

Viene de los datos de julio del INDEC. En los últimos 3 años, la pérdida salarial alcanzó el 20,3%. El hecho es que desde 2017, el empleo se ha reducido, el desempleo ha aumentado, y el número de empleos precarios ha aumentado.

En un año, los salarios cayeron casi un 7% en relación con la inflación

En un año, los salarios cayeron casi un 7% en relación con la inflación

Menos trabajadores formales, más trabajadores informales y más autónomos también informales y todos con salarios e ingresos reales más bajos es el balance de los últimos 3 años, según los datos del Ministerio de Trabajo y del INDEC. Y explican la caída del consumo, la penetración del trabajo y la inseguridad social, el aumento del desempleo y el fuerte incremento de la pobreza y la miseria.

Si no se tiene en cuenta la inflación, los sueldos y salarios se acumulan durante tres años con descensos sucesivos.

En julio, los últimos datos del INDEC publicados la semana pasada mostraron una caída del 20,3% en los salarios reales de los trabajadores en comparación con el mismo mes de 2017. De esta pérdida de salarios en los últimos 12 meses, la disminución real es del 6,9%. Durante este período, el índice total de salarios creció un 32,6% mientras que los precios aumentaron un 42,4%.

Mientras tanto, el desempleo aumentó del 7,2% a finales de 2017 al 10,4% a principios de 2020 y luego saltó al 13,1% en los primeros tres meses de la pandemia (segundo trimestre de 2020).

En comparación con julio de 2017, los empleados formales del sector privado perdieron un 18,8%, los del sector público un 21,4% y los no registrados un 25,3%.

Según el Ministerio de Trabajo, el salario nominal medio de los empleados del sector privado antes de las contribuciones a la pensión y la salud alcanzó las 61.221 pesos. Y de los 5,8 millones de empleados del sector privado, la mitad tenía un salario bruto inferior a 47.722 pesos o menos de 39.609 pesos.

En julio, el total de la canasta básica que marca el umbral de pobreza para una familia típica (matrimonio y 2 hijos) era de 44.521,25 pesos. Como resultado, una gran proporción de los trabajadores empleados formalmente también están por debajo del umbral de pobreza.

Los documentos de trabajo muestran que entre julio de 2017 y el mismo mes de 2020, el número de empleados privados formales se redujo en 424.816: de 6.202.014 a 5.777.198. De estas cifras, los meses de la pandemia hasta julio son responsables de 250.358 empleados privados menos.

Se estima que en los años anteriores al brote de la pandemia hubo un aumento de un millón de asalariados y trabajadores autónomos informales. La pandemia y la cuarentena han golpeado muy duro a estos grupos de trabajadores. De los 3,6 millones de empleos perdidos, alrededor de 2 millones eran trabajadores informales y otros 1,1 millones eran autónomos, la mayoría de los cuales también eran empleados informales, según datos de la EPH del INDEC para el segundo trimestre.

La disminución fue proporcionalmente mayor en la construcción, los hoteles y restaurantes y los servicios domésticos, actividades con una mayor tasa de informalidad y precariedad en el lugar de trabajo.

Según la consultora Ecolatina, “a la precariedad del empleo observada durante la recesión de 2018-19, hay que añadir la grave destrucción de empleo principalmente precario como resultado de la cuarentena y la pandemia. Este choque negativo sobre los ingresos laborales golpeó más duramente a los hogares más pobres, lo que explica el drástico deterioro de la pobreza y la indigencia. Lamentablemente, esperamos una lenta recuperación de los puestos de trabajo perdidos en el segundo trimestre de 2020, lo que dificultará la inversión del brusco deterioro de los indicadores socioeconómicos.