Skip to content

Impuestos: 10 claves para la nueva moratoria que acaba de ser regulada por la AFIP

Lo que necesita saber sobre el nuevo perdón fiscal que el gobierno está promoviendo.

Impuestos: 10 claves para la nueva moratoria que acaba de ser regulada por la AFIP

Impuestos: 10 claves para la nueva moratoria que acaba de ser regulada por la AFIP

Esta semana se publicó en el Boletín Oficial la Resolución General 4816/2020 de la AFIP, que reglamenta la Ley 27.562 que amplía el alcance de la moratoria de 2020. Se está considerando ahora el acceso de personas humanas y jurídicas, que no se había considerado hasta finales de 2019. Por lo tanto, los contribuyentes tienen hasta el 31 de octubre para registrarse a través de la página web de la AFIP.

Los miembros de

pueden pagar sus deudas de impuestos, aduanas y seguridad social en hasta 120 cuotas.

Hay diez puntos importantes que hay que señalar a continuación:

1. Recuerde que las deudas que vencen el 31 de julio de 2020 pueden regularizarse y que la aceptación debe hacerse antes del 31 de octubre de 2020.

2. Aclarar todos los términos excluidos que se encuentran entre los más importantes:

– Contribuciones a las compañías de seguros de riesgos laborales; contribuciones al Sistema Nacional de Trabajo Social.

– Contribuciones al régimen especial de seguridad social para los empleados domésticos y los trabajadores de casas particulares.

– Contribuciones correspondientes al seguro de vida obligatorio.

– Aportaciones al Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrícolas (RENATRE) o al Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrícolas (RENATEA), según corresponda.

Aportaciones fijas correspondientes a los intereses de los empleados – residuales y/o penalizaciones -, multas y otros accesorios relacionados con los conceptos anteriores.

3. Los ganadores son las microempresas, las pequeñas y medianas empresas (Sección I), las empresas medianas (Sección II), las instituciones exentas de impuestos y las personas consideradas como pequeños contribuyentes. Para el resto de los contribuyentes, y especialmente para los afectados por la pandemia, el gobierno perdió la oportunidad de llegar a ellos.

4. Se definen las personas que se consideran pequeños contribuyentes, y se adoptan dos parámetros para este fin i) Ingresos anuales en 2019 inferiores a 1.726.000 pesos. Se establecen disposiciones específicas para los contribuyentes individuales que se adhirieron al plan en 2020; ii) la cantidad de activos que se gravarán con arreglo a las normas del impuesto sobre el patrimonio personal, sin tener en cuenta las cantidades mínimas no imponibles, las exenciones, etc. – no debe exceder los 20 millones de pesos.

5. En cuanto a la repatriación, las normas no son claras y parecen haber ignorado todas las dudas planteadas por el mercado en sus diversos sectores. Recordemos que los que están obligados a volver son los sujetos que “no” se consideran: i) PYMES; ii) personas clasificadas como pequeños contribuyentes; y iii) entidades exentas.

En primer lugar, parece confirmar que las empresas, así como los socios y/o accionistas, con una participación del 30% o más deben regresar. Se requiere una declaración jurada y una certificación de un auditor.

Aclara el destino final de los fondos repatriados y la obligación de mantenerlos inactivos durante 24 meses a menos que hayan sido pagados y contabilizados por el MULC.

Tampoco se ha aclarado en qué medida la repatriación es suficiente en el caso de la participación indirecta, ni se excluyen explícitamente los accionistas y/o socios del extranjero.

Una buena: La participación en empresas que operan en el extranjero se elimina del concepto de activos financieros repatriables, a menos que la participación sea del 10% o menos. También se suprimen algunos préstamos relacionados con el comercio exterior y los derivados de cobertura financiera.

La reformulación de los planes de moratoria en su versión anterior, requiere un análisis de la obligación de repatriación.

6. En los planes de la facilidad de pago se prevé la posibilidad de financiarla con una cantidad en cuotas que varía entre 48 y 120 cuotas, según la deuda que se deba liquidar y la naturaleza del objeto.

Se prevé que las microempresas, las personas consideradas pequeños contribuyentes y las organizaciones sin fines de lucro estarán exentas del pago a cuenta.

Está previsto que el primer plazo se pague el 16 de diciembre de 2020. En este contexto, recordamos que la ley disponía que se fijara una fecha para el 16 de noviembre como mínimo.

Se prevé que los planes se cancelen por adelantado a partir del vencimiento del segundo plazo.

7 En cuanto a la caducidad de los planes de pago como resultado de las condiciones innovadoras introducidas por la Ley 27.562, poco y nada se ha aclarado en comparación con las expectativas existentes.

Se aclara que el pago teórico de dividendos es motivo de caducidad, siempre y cuando “no” se devuelvan los montos en un plazo de 10 días hábiles a partir de la fecha en que la AFIP notificó este compromiso.

En cuanto a las prohibiciones a las grandes empresas en relación con el acceso al MULC y otras dudas relativas a la prohibición de difundir los resultados, estas eran las grandes empresas que faltaban en el Reglamento.

Tanto las MIPYMES como las instituciones y personas exentas que se consideran pequeños contribuyentes no pueden transferir o adquirir activos financieros en el extranjero durante 24 meses. De lo contrario, el plan de pago caduca.

En ese momento no estaba claro si los 24 meses podían acortarse si la empresa decidía financiar la deuda en un período de menos de 24 meses. Tan pronto como se alcance la fecha de vencimiento, se aclarará que la AFIP pagará todas las deudas, el capital pendiente, los intereses y las multas renunciadas.

9. En cuanto a la “compensación mejorada” de las deudas a saldar (independientemente de su origen) con los saldos de libre disponibilidad existentes, se aclara que: i) el saldo a favor de la libre disponibilidad deberá acreditarse mediante declaraciones juradas registradas en las cuentas fiscales antes del 26 de agosto de 2020; y ii) los reembolsos, devoluciones o reintegros en materia fiscal, aduanera o de seguridad social deberán haberse solicitado antes del 26 de agosto de 2020.

En caso de que la indemnización sea cuestionada por la AFIP en una fecha posterior, se define una “válvula de derivación” para evitar el vencimiento del plan de pago que se habría solicitado para el excedente no compensado.

10. Los funcionarios de la AFIP están exentos de presentar cargos criminales contra los responsables de regularizar sus obligaciones La misma exención se aplica a la presentación de denuncias contra quienes cancelaron esos compromisos antes del 26 de agosto de 2020.

El autor es socio de BDO en Argentina y experto en impuestos

GB