Skip to content

“La economía sufrió más de lo que esperaba, pero soy optimista”.

El ejecutivo cree que para la segunda mitad de 2021 lo peor de la crisis habrá pasado.

"La economía sufrió más de lo que esperaba, pero soy optimista".

Juan Martín de la Serna era un viejo amigo de Marcos Galperin. A finales de los 90 trabajó en Sadesa, la curtiduría familiar, y se unió a la aventura como uno de los miembros fundadores. Desde enero es presidente, sustituyendo a Galperin, que se había establecido en Uruguay al inicio del gobierno de Alberto Fernández. “El hecho de que Marcos me haya dado esta oportunidad es una señal de confianza”, dijo en una entrevista con El Económico.

Al momento de imprimir esta publicación, el Mercado Libre tenía una valoración en el mercado de valores de 70 mil millones de dólares y es por mucho la empresa latinoamericana más valiosa. En lo que va de año, tras caer al inicio de la pandemia de coronavirus, sus acciones en la Bolsa de Nueva York no han dejado de subir desde el 23 de marzo. El factor clave: el auge del comercio electrónico, su principal negocio en los 18 países en los que opera.

“Este es un año atípico. La pandemia aceleró los cambios para los que nos habíamos preparado”, dice De la Serna.

– ¿Qué impacto tuvo la pandemia durante el año?

-Muy ciclotímico. En marzo, al principio de la cuarentena, registramos una caída muy fuerte. En la primera semana, las ventas cayeron un 70%, pero a partir de abril se recuperaron muy rápidamente.

– ¿Cuál es la participación de Argentina en los negocios del mercado libre mundial?

– Argentina siempre ha perdido terreno ya que otros mercados se desarrollaron más rápido. La pandemia fue el broche de oro. Países como Chile, Colombia y México fueron las estrellas del año. Argentina creció muy bien, pero su participación en los ingresos cayó del 20 al 15%.

– ¿Cómo se clasifica entre los mercados en los que opera su empresa?

– El ranking está liderado por Brasil, México, Argentina, Chile y Colombia.

– ¿Qué papel juega Argentina hoy en día?

– El mercado ha perdido tamaño, pero con el tiempo el papel es muy importante. Los puestos más importantes de la empresa están en el país y el 50% de los 14.158 empleados trabajan en Argentina. Esto es natural, porque los desarrollos tecnológicos se hacen desde aquí.

-El mercado libre compite con Amazon en Brasil y México y les gana. ¿Ha pensado alguna vez en aterrizar en los Estados Unidos?

-Muy pronto apuntamos al mercado hispano de Miami, pero no fue una buena decisión. Hay una gran oportunidad en América Latina, y nos va muy bien.

– Fuiste un pionero en el mercado de la billetera digital y los pagos. ¿Tiene prioridad el negocio financiero?

– Usted está entre las prioridades más altas. Del volumen total de dinero, básicamente 6.000 millones de dólares provienen de la plataforma y otros 15.000 millones de dólares de fuera del mercado libre. Tiene un peso específico. El comercio electrónico y las transacciones financieras se diferencian en todo: comisiones, márgenes y rentabilidad. Sin embargo, hemos sido pioneros en el desarrollo de la industria con nuestro ecosistema.

Fundado en 1999 por Galperin y Hernán Kazah durante sus estudios de MBA en la Universidad de Stanford en el centro del Valle del Silicio, el Mercado Libre atrajo la atención de los capitalistas de riesgo en medio de la burbuja de las punto-com. Originalmente adoptó el modelo de negocios de eBay y sufrió casi 21 años de transformaciones sucesivas. También entró en los mercados financieros y de pagos a través de su Fintech Mercado Pago y Mercado Crédito.

En palabras de Galperin, el Mercado Libre es una marca que “será recordada como Coca-Cola”. Hoy en día, es prácticamente un centro comercial online donde se instalan las principales marcas comerciales de diferentes tamaños. Su mercado tiene 1.700 tiendas oficiales.

Hace semanas, lanzaron Meli Air, su propia flota de 4 aviones en Brasil para acelerar la entrega de mercancías. Y los replicaron en México.

– ¿Es rentable la logística aérea?

– Hace unos años decidimos que el problema del envío de paquetes es importante. Una buena logística, el tiempo de entrega, es la definición para ser competitivo. Con los mismos precios, se define la entrega más rápida. En este sentido, nos hemos desarrollado mucho con los aviones en países como Brasil y México. En ambos países nos permite llegar a lugares que antes tardaban mucho tiempo a un costo razonable. La reducción de los plazos de entrega es un incentivo para que los consumidores vuelvan a comprar. Además, los costos se justifican cuando el avión está lleno. Costo, velocidad, empaque: todas estas cosas mejoran la experiencia considerablemente.

– ¿Cómo ve la economía ahora y cuáles son sus proyecciones para el próximo año?

– Con la pandemia, Argentina no está aislada del mundo. En este sentido, es muy difícil para el gobierno tomar decisiones y resolver problemas bajo presión. En mi opinión, la economía ha sufrido más de lo que debería, pero soy optimista para el futuro. Como empresa, somos optimistas. Pasamos por muchas situaciones difíciles en las que miramos al futuro porque siempre pensamos a largo plazo. Creo que todavía estamos pasando por algunas tormentas, pero a mediados del próximo año podremos decir que lo peor ya ha pasado.

– Por primera vez en 11 años, el Mercado Libre superó a Arcor en el ranking del Mercado. ¿Cómo califica este reconocimiento?

– Esperemos que podamos decir lo mismo dentro de 11 años. Creo que es, en cierto modo, una confirmación de nuestro trabajo y de la forma en que la empresa se ha beneficiado de los cambios introducidos por la pandemia. Durante ese tiempo, muchas personas entraron en el negocio del comercio electrónico y muchas empresas se vieron obligadas a involucrarse. Hay muchas personas adultas que nunca han usado este servicio y ahora lo están experimentando.

– Muchas carteras digitales fueron creadas para competir contra el Mercado Pago. ¿Estás preocupado? ¿Cómo afronta el reto?

– Nos encanta la competencia. Hoy en día competimos contra los mejores del mundo, como Amazon, pero eso nos obliga a no ceder. Bienvenido a la competencia. El mercado de carteras está todavía en su infancia y el pastel puede hacerse aún más grande. Esperemos y veamos qué pasa. Creemos que es importante que las reglas se pongan en orden y que el regulador (BCRA) escuche a los jugadores. Porque existe el peligro de un exceso de regulación. Estas son industrias que generan mucho trabajo y calidad.