Skip to content

Las tarjetas “sin contacto” buscan expandirse entre los usuarios de la base de la pirámide

Actualmente, el 95% de los bancos en Argentina emiten tarjetas habilitadas con tecnología de pago sin contacto.

Las tarjetas

Las tarjetas "sin contacto" buscan expandirse entre los usuarios de la base de la pirámide

Durante la pandemia, cuando se aceleró drásticamente el uso de los métodos de pago electrónico, las empresas que ofrecen servicios financieros digitales, como los bancos, las empresas de tecnología fina y los emisores de plásticos, también se propusieron atraer a más clientes para sus productos más orientados a la tecnología. En este sentido, un segmento de la población en el que ven un gran potencial de crecimiento es el que se encuentra en la base de la pirámide social: los barrios vulnerables donde se mueve mucho dinero y donde se concentran las personas, la mayoría de las cuales están fuera del sistema financiero pero tienen un alto grado de digitalización.

Estas y otras características surgieron, entre otras, en un estudio realizado por Mastercard en la Villa 15 de la ciudad de Buenos Aires, más conocida como Ciudad Oculta. La encuesta, realizada en junio, reforzó la creencia de la empresa de que hay margen de crecimiento en esta área para las aplicaciones y soluciones de pago digital, como la última tarjeta de débito prepaga con chip y tecnología sin contacto que Mastercard ha lanzado en asociación con Fintech Ualá.

Esta tecnología es parte de una tendencia del mercado que se ha acelerado durante la pandemia. “Ya hoy en día, más del 90% de los plásticos son sin contacto”, dice Agustín Beccar Varela, director de Mastercard para Argentina y Uruguay. Según él, esta tecnología “prevalecerá sobre los pagos de códigos QR” como los que ofrece otro competidor de la industria: Mercado Pago, la aplicación del mercado libre.

Año tras año Mastercard duplica la emisión de tarjetas sin contacto y ya el 80% de los terminales aceptan la tecnología sin contacto en el mercado nacional. Los datos indican que entre las principales ciudades que utilizan la tecnología sin contacto con mayor frecuencia se encuentran Buenos Aires (CABA), Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Río Negro, Neuquén y Salta. Los principales establecimientos comerciales en los que se utiliza más comúnmente el pago por proximidad son los restaurantes y bares, las tiendas de comestibles y almacenes, las gasolineras, las tiendas de ropa y los quioscos.

En Argentina, según datos de Kantar, el 62% de los afectados por la pandemia han aumentado el uso de los pagos digitales y además, el 40% admitió haber aprendido nuevos métodos de pago. Por eso otros jugadores se han unido recientemente, como Naranja X, el Fintech de Tarjeta Naranja, que acaba de lanzar su plástico prepago sin contacto, que no lleva el nombre del titular y es vertical como la Mastercard. Y Nubi, que en cooperación con Visa emitió su primer plástico sin contacto prepago en mayo de este año.

Para Ualá, la alianza de tres años con Circle Card fue la clave para el crecimiento del negocio: “Ya hemos emitido más de dos millones de tarjetas en el país”, dice Pierpaolo Barbieri, fundador de Ualá. “Además, vemos la oportunidad de participar en la integración financiera de segmentos que podrían tener acceso a su primer producto de ahorro, ya que la tecnología podría reducir el costo de mantenimiento y emisión de las tarjetas en un 85%”, explica. También para Beccar Varela “hay una muy buena base para la penetración financiera”, ya que, además, sólo el 6% de este segmento social tiene tarjeta de crédito, asegura.

Algunos de los datos a los que accedieron Mastercard y Ualá en Ciudad Oculta mostraron lo siguiente Sólo una pequeña parte tiene una cuenta bancaria, ya sea para el cobro de salarios o beneficios sociales. Además, sólo el 14% de los encuestados tiene un trabajo formal, mientras que el 41% tiene un trabajo informal y el 45% dice estar desempleado. El 87% de los empleados reciben su salario en efectivo cada semana.

A pesar de esta situación y de las percepciones sobre los hábitos de consumo de tecnología en el asentamiento, la encuesta mostró que hay un alto grado de digitalización. El 94% tiene un teléfono inteligente y el 97% tiene datos o acceso a Internet Wifi. El uso de plataformas como Netflix (61%), Uber (12%) o Spotify (8%) entre otras también es alto. En cuanto a las compras, el 43% ya ha comprado algo en Internet, pagando en efectivo en una reunión con el vendedor (67%) o con una tarjeta de prepago.