Skip to content

Los dólares del campo: el Gobierno espera que las compañías de granos liquiden 3 mil millones de dólares hasta el final del año

Históricamente, en el último trimestre se vende el 20% de la liquidación anual, que este año alcanzaría los 18.000 millones de dólares.

Los dólares del campo: el Gobierno espera que las compañías de granos liquiden 3 mil millones de dólares hasta el final del año

Los dólares del campo: el Gobierno espera que las compañías de granos liquiden 3 mil millones de dólares hasta el final del año

El anuncio de la reducción temporal de la retención de impuestos en las exportaciones de soja y la reducción permanente de la retención de impuestos en las exportaciones de carne de vacuno se hizo el jueves. Sin embargo, aún no se conoce el contenido del decreto que formaliza los cambios. Sin embargo, el gobierno ha comenzado a elaborar una lista. En los diálogos mantenidos por funcionarios de los sectores económico y agrícola con el sector de la exportación agrícola, se acordaron varios puntos. La compensación en divisas, que podría aplicarse a finales de año, ascendería a unos 3.000 millones de dólares.

En realidad, la cifra no es el resultado de ninguna obligación, ni siquiera informal, de los exportadores. Los 3.000 millones de dólares de los EE.UU. corresponderían a lo que los exportadores han vertido históricamente en el mercado en el cuarto trimestre del año, el más débil en términos de volumen de liquidación.

Según los datos del CIARA, entre octubre y diciembre de cada año, cubren en promedio casi el 20% de los asentamientos durante todo un año. Al 30 de septiembre, el sector de las exportaciones agrícolas había liquidado 15.133 millones de dólares de los EE.UU. Si esta cifra se añade al 20%, alcanzaría los 18.159 millones a finales de año, un incremento de 3.000 millones de dólares, en línea con las expectativas del gobierno y de las empresas cerealistas.

En cualquier caso, el horizonte de los agrodólares no está tan claro. El sector dejó una anomalía que podría ser llamada una anomalía: A finales de 2019 liquidó muchos dólares para anticipar el aumento de las retenciones previsto por el nuevo gobierno de Alberto Fernández. En esta última parte de 2019, liquidaron 5.770 millones de dólares, muy por encima de la media de 3.000 a 3.500 millones de dólares del último trimestre de los últimos años. En otras palabras, lo que se liquidó a finales de 2019 es lo que falta este año.

Pero también hay complicaciones en el futuro. Para empeorar las cosas, no hay solución para nadie: el clima.

¿Qué dicen en las empresas de granos: “El último trimestre del año es el más débil, porque sólo el resto de la gran cosecha queda de la comercialización. El gobierno sabe que esto es histórico, no hay especulaciones. Es un problema natural. En enero se añade el trigo y la cebada, pero debido a la sequía, la cosecha puede ser menor, y luego puede hacer calor en verano, no sólo por el clima, sino también por la posible pérdida de divisas. Además, no sabemos qué pasará con los precios de los granos. Pero si las cosas no se salen de control, es correcto asumir que los acuerdos podrían alcanzar los 3 mil millones de dólares”.

La Subjefa de Gabinete Cecilia Todesca dijo que tomaría unos días para ver los resultados de las medidas anunciadas el jueves. El viernes el banco central tuvo que vender otros 150 millones de dólares porque no hubo liquidación de los exportadores agrícolas. Pero el funcionario aseguró que era lógico que no aparecieran los dólares agrícolas, ya que aún no se había publicado el decreto de reducción de las reservas.

La verdad es que debido al anuncio de la reducción de las retenciones, las liquidaciones han caído a cero dólares en los últimos días. El gobierno lo ha aceptado. Esto fue declarado por la subjefa de personal, Cecilia Todesca.

“Nadie quería liquidar el viernes cuando se puede liquidar el lunes al 27% (el valor en el que quedó la harina y el aceite de soja)”, dijo Todesca en declaraciones radiofónicas. Sorprendentemente, Todesca admitió que no sabe si el decreto correspondiente se publicará este lunes.

“En estos días era lógico que tuviéramos una brecha. Pasarán unos días antes de que veamos los resultados”, dijo. Y lo mismo ocurrirá con las nuevas restricciones en la compra de ahorros en dólares. “El resto de las medidas son a medio plazo”, dijo en relación con la reducción de la retención fiscal para la industria.

Por otro lado, Todesca dejó claro que no buscarán – como ocurrió a finales de 2019 – el campo para seguir adelante con las liquidaciones, de lo contrario habrá más problemas más adelante en el año. Y admitió: “Entiendo que estas medidas en este sector no son suficientes para ellos, pero nuestra tarea es ver el promedio, no podemos seguir perforando la base impositiva y aumentar el gasto”.

Todesca respondió cuántos dólares se esperan. “Depende de los productores. Es difícil porque está influenciado por los ingresos a lo largo de los años, por los precios. No me atrevo a tirar los números. Pero espero que la disminución de la retención temporal para la soja y la retención permanente para la industria engrase el mercado y nos ayude a superar estos meses.

En cuanto a la falta general de dólares – al menos en las arcas públicas – Todesca también descartó las cuestiones “especulativas”. Y dio una interesante explicación sobre la situación de los importadores. “Los importadores exigieron más dólares porque habían cortado sus líneas de crédito desde el exterior, por lo que tuvieron que comprar moneda extranjera para pagar las deudas.

nuestras fuentes dijo ayer que en el mercado se podía observar lo siguiente: los importadores piden prestados pesos baratos para comprar dólares al banco central. Y los exportadores también toman pesos baratos, pero no para pagar dólares. A medida que el banco central sube los tipos de interés, este ciclo debe ser desactivado.

Comentando el anuncio del banco central del viernes de que el tipo de cambio del dólar subirá casi un 1%, Todesca dijo que el objetivo de la compañía era hacer que el tipo de cambio fuera más volátil.

“No podemos permitir una apreciación del tipo de cambio real, porque esto nos haría menos competitivos en las exportaciones y aumentaría la perspectiva de devaluación. Las fuertes devaluaciones no ayudan, lo estropean todo. Llevar el dólar a 130 pesos sería una desgracia para la economía. Las devaluaciones provocan un aumento de los precios de los alimentos, afectan a los salarios y hacen que la economía se reduzca. No hay atajos.

Todesca admitió que las restricciones impuestas hace dos semanas a la compra del dólar Spardo “son desagradables y lo sabemos”. “Los argentinos ahorramos en dólares. Es un tema muy complicado. Tendremos que trabajar durante décadas para recuperar la soberanía de la moneda”. Y dijo que tenemos que impulsar la economía y hacerla más competitiva para hacer frente a los problemas recurrentes de la balanza de pagos.