Skip to content

Los Estados Unidos esperan que las últimas medidas económicas del Gobierno de Alberto Fernández sean “transitorias”.

El Secretario Adjunto para el Hemisferio Occidental también pidió "claridad" sobre la duración de las reuniones. O'Reilly se reunió con la AmCham y los periodistas de la embajada.

Los Estados Unidos esperan que las últimas medidas económicas del Gobierno de Alberto Fernández sean

Los Estados Unidos esperan que las últimas medidas económicas del Gobierno de Alberto Fernández sean "transitorias".

Kevin O’ Reilly, Subsecretario de Estado para Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, dijo el miércoles que su país espera que las recientes medidas económicas tomadas por el gobierno de Alberto Fernández para controlar la caída de la moneda extranjera sean “temporales”. Dijo que esperaba “claridad” sobre la duración de las decisiones en el nuevo escenario, lo que, a medida que avanzamos, hará más difícil la salida de las monedas y la compra de suministros aquí.

En este contexto, también habló en un encuentro con periodistas organizado por la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires este miércoles, donde nuestras fuentes le pidió su opinión sobre el decreto presidencial que declaró la telefonía celular y fija, los servicios de Internet y la televisión paga como servicios públicos y esenciales y congeló sus tarifas hasta el 31 de diciembre.

“Cuando visité Argentina por primera vez, caminé por la calle Florida y vi líneas de media cuadra de largo para hacer llamadas telefónicas, gente esperando años para conseguir una línea fija, que era básicamente la única para la tecnología del momento”, comenzó O’Reilly, que el miércoles mantuvo una conversación con Alejandro Díaz, el presidente de la AmCham (la Cámara Americana de Argentina), en la que sus miembros se acercaron a él y le preguntaron sobre la economía, la política y los difíciles temas que distinguen a los gobiernos de Donald Trump y Alberto Fernández de Venezuela y China.

“En realidad se trata del acceso a los beneficios de la renovación, de las empresas que compiten, del acceso a los argentinos, y no sólo para el individuo sino también para las empresas. Acceso a lo necesario para ser verdaderamente competitivos en el mercado internacional en los sectores que dependen de estos servicios. Espero que esto sea sólo temporal”, dijo, añadiendo que sería “una vergüenza” para una nación “suboptimizar” sus recursos para la innovación.

“No voy a comentar nada específico”, dijo a nuestras fuentes sobre el decreto, que declara “servicios públicos” que también afectan a las empresas estadounidenses con sede aquí.

“Esperamos que todo el mundo participe en la competición y que siga siendo como es, un mercado interesante para los mejores del sector. Sean americanos, sean europeos. Y no sólo un mercado aislado, sino uno de los mejores del mundo”.

El funcionario estadounidense dijo que su gobierno tiene una relación abierta, un diálogo latente con el gobierno de Alberto Fernández que va más allá de diferencias como las que surgieron cuando Argentina lideró el grupo de países que se opusieron a la elección de Mauricio Claver Carone como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. Habló del actual clima de negocios y de las recientes acciones del Ministro Martín Guzmán.

En este sentido, dijo que su país respetaba las “decisiones de cualquier gobierno democrático y soberano” para enfrentar una crisis. Pero que “ojalá, si es posible, haya claridad sobre la duración de las medidas de transición y las políticas económicas nacionales” de la Argentina.

En este sentido, dijo: “Reconozco que no es un momento normal y que necesitan trabajar en la situación en la que se encuentran, pero al mismo tiempo, como mencioné anteriormente, todos necesitamos prepararnos y trabajar en la recuperación, incluso para los Estados Unidos.

El funcionario dijo que había una voluntad de apoyar las negociaciones que el gobierno argentino está llevando a cabo con el Fondo Monetario Internacional, tras el acuerdo con los tenedores de bonos privados. Y que sabían que Fernández había dado garantías de que el país no incurriría en más deudas. “Esto es algo entre el Fondo y el gobierno nacional de Argentina”, dijo, esperando que la recuperación traiga oportunidades positivas para los inversores.

Después de una larga definición de las críticas de EE.UU. al régimen de Nicolás Maduro, reconociendo las diferencias con el gobierno argentino, el Secretario de Estado abordó muy sutilmente las preocupaciones de su país sobre la presencia de China en América Latina y el fortalecimiento de las relaciones entre ese país y la Argentina.

“El interés de cualquier gobierno es mantener abierta la posibilidad de no entrar en relaciones cerradas que restrinjan la economía del país en el futuro y no vincular innecesariamente sus opciones al futuro”, dijo.

GB