Skip to content

Más pinza: el consumo en dólares con tarjeta se computará en la cuota de 200 pesos y se pagará un anticipo a cuenta de los beneficios

El Banco Central está anunciando nuevas restricciones. Las empresas tendrán más dificultades para comprar moneda extranjera.

Más pinza: el consumo en dólares con tarjeta se computará en la cuota de 200 pesos y se pagará un anticipo a cuenta de los beneficios

Más pinza: el consumo en dólares con tarjeta se computará en la cuota de 200 pesos y se pagará un anticipo a cuenta de los beneficios

El banco central anuncia ahora nuevas medidas para restringir el acceso al dólar al tipo de cambio oficial.

Lo más importante es que el consumo en dólares se cuenta con las tarjetas de crédito dentro del límite de 200 dólares por mes que se permite comprar.

Esto significa que si una persona hace una compra con una tarjeta de crédito por $100, la cuota de billetes de dólar se reduce a $100.

Si una persona ya ha hecho compras por 1.000 dólares, por ejemplo, no podrá acceder a los 200 dólares mensuales durante cinco meses.

Además, tanto las compras en dólares como el uso de la tarjeta están cubiertos por un pago del 35% del impuesto sobre la renta o de los bienes personales. Esto significa que el 30% del impuesto PAIS y el 35% del impuesto sobre la renta y el BBPP deben añadirse al valor del dólar de venta al público. Al tipo de cambio actual de 80 pesos, esto resultaría en un tipo de cambio de 132 pesos. Esto se debe a que el tipo de cambio al por menor ($80) se incrementa en un 30% del impuesto PAIS ($24) y $28 de los beneficios.

Concretamente, el BCRA ha estipulado que a partir del 1º de septiembre de 2020, los pagos realizados para el consumo en moneda extranjera con tarjetas de crédito o débito se incluirán en la cuota mensual. No habrá un límite máximo para el consumo con tarjetas (de débito y crédito), y si el gasto mensual supera la cuota, absorberá el de los meses siguientes.

El prepago de las ganancias se utilizó en los tramos que prevalecieron entre 2011 y 2015. Los empleados que pagaron sus ingresos podrían recuperarlos rápidamente presentando los formularios correspondientes a sus empleadores. Los trabajadores autónomos lo dedujeron de su factura fiscal anual. Los contribuyentes con un solo ingreso tenían que solicitar a la AFIP un reembolso. Ahora no hay reembolso inmediato. En otras palabras, la inflación destruirá la cantidad acumulada como anticipo.

El BCRA explicó: “Con el fin de priorizar la asignación de divisas para reactivar el crecimiento económico y el empleo, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) está estableciendo un mecanismo de recaudación de impuestos a las rentas y a los inmuebles al 35% para las operaciones de formación de capital externo (FAE) de personas y compras con tarjetas (débito y crédito) en moneda extranjera a cuenta del pago de impuestos a las rentas y a los inmuebles”.

“La iniciativa pretende mantener la cuota actual de 200 dólares mensuales, pero eliminar la demanda de divisas de la gente para el acaparamiento y el gasto de tarjetas”.

Las medidas también establecen restricciones al acceso de las empresas al Mercado Único y Libre (MULC) para saldar sus deudas en dólares. La circular, que se conocerá en unos momentos, establece que sólo pueden comprar dólares por el equivalente al 40% de sus deudas documentadas. Para el 60% restante tendrán que presentar un plan de refinanciación.

También se han introducido restricciones en el acceso a la operación de “contado con liquidación” para los no residentes.

Según el BCRA, “deben evitarse las operaciones perturbadoras de los no residentes en el mercado financiero local”. En este sentido, el banco central pone en práctica lo que denomina “una estrategia de normalización financiera”, que implica la eliminación de la posibilidad de que los agentes financieros no residentes realicen operaciones de liquidación de valores contra moneda extranjera con el fin de regular la salida de divisas a través del mercado de capitales local.

“Para evitar la posible elusión de las normas, el BCRA también restringe la posibilidad de liquidación local de las transacciones de valores que se realizan íntegramente en el extranjero.

“Las resoluciones mencionadas restringen la realización de maniobras especulativas por parte de fondos de inversión no residentes y sus efectos en la dinámica de los mercados financieros y cambiarios”.

GB