Skip to content

Para el campo, el riesgo político es mucho mayor que el riesgo climático

Una encuesta realizada en 456 establecimientos revela una percepción negativa de la actuación del gobierno y de la política económica. Este es el sector al que se recurre para obtener dólares.

Para el campo, el riesgo político es mucho mayor que el riesgo climático

Para el campo, el riesgo político es mucho mayor que el riesgo climático

“Cuando ensillo mi caballo, camino por la arena y a mitad de camino ya he olvidado mis preocupaciones”, escribió Atahualpa Yupanqui en su chacarera de las piedras. Pero a juzgar por un estudio del estado de ánimo de los productores, las preocupaciones parecen estar muy presentes.

La encuesta, una iniciativa de la consultora Amplificagro Sinopsis, se realizó entre el 23 y el 28 de septiembre en 456 establecimientos. Fue antes del anuncio de la reducción de tres puntos del impuesto a la soja, con el que el gobierno pretende fomentar la liquidación del antiguo cultivo.

Es probable que la reacción del campo sea débil, considerando que el grano en la silobolsa es sinónimo de moneda fuerte para los productores, quienes en un 62,3% de los casos creen que su situación es peor este año que el año pasado. Y el 61,8% piensa que el 2021 será aún peor que este año. Este horizonte perdido influye en las decisiones. La percepción sobre la política económica del gobierno y el desempeño del presidente es negativa. Además, el 63% cree que el riesgo político es mucho mayor que el riesgo climático.

Por supuesto que no es el fin del mundo. Cuando se les pregunta cómo es la situación actual, el 21,5% piensa que es negativa, y la mayoría se percibe en un estado regular, ni bueno ni malo.

La ganadería y la ganadería lechera y la agricultura extensiva son las más positivas.

El análisis por sectores muestra que la percepción más negativa proviene de las economías regionales debido a su flete en los puertos y a los mayores costos.

El estudio pretende mostrar que el tamaño de la instalación también influye. Los más grandes son los más pesimistas con un 30%.

Cuando se les pregunta por las principales demandas, las propuestas no difieren de las de los demás empresarios. Casi unánimemente (92%) abordan la necesidad de reglas claras.

Siguiente: menor presión fiscal, planificación estratégica, mejoras en la infraestructura, préstamos a largo plazo, una mano de obra capacitada y una reducción de los costos laborales en el orden final del 33%.

A diferencia de otros sectores del entorno empresarial, la respuesta a la preocupación de lo que consideran el principal problema del país es la corrupción en un 53%.

Luego mencionan la inflación, la educación, el desempleo, la salud, la inseguridad y el tráfico de drogas.

La encuesta muestra que hay heridas abiertas en el gobierno Cuando se le preguntó sobre la actuación de Alberto Fernández, el 86,6% respondió que iba de mal en peor.

En una línea similar, el 82,9% calificó la política hacia las zonas rurales. También señalan que el peso del Ministerio de Agricultura en las decisiones es casi nulo.

Y el 96,5% calificó la política económica como mala y muy mala. En este contexto, surge otra preocupante noticia: La disposición a invertir es baja. Sólo el 53,5% de los encuestados están dispuestos a invertir.

Otro hecho: Para las zonas rurales, el riesgo político es mayor (63%) que el riesgo climático (18,4%) o el riesgo financiero (5,9%).