Skip to content

Pospandemia: La venganza de Uber, Cabify y nuevas aplicaciones de transporte móvil

Comienzan a utilizarse para viajes más largos y añaden conductores que necesitan complementar sus ingresos.

Pospandemia: La venganza de Uber, Cabify y nuevas aplicaciones de transporte móvil

Pospandemia: La venganza de Uber, Cabify y nuevas aplicaciones de transporte móvil

Una de las actividades que definitivamente tuvo que ser convertida durante la pandemia fueron las aplicaciones de transporte móvil como Uber y Cabify, que están entre las más conocidas. Como el transporte público estuvo paralizado durante meses o sólo estaba disponible para los usuarios “esenciales”, las necesidades de transporte de la población mutaron fundamentalmente hacia un mayor uso de vehículos privados y también hacia el hábito de caminar o andar en bicicleta.

Una encuesta realizada por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires mostró que el número de ciclistas aumentó del 24% al 114%. Y que se ha producido una fuerte disminución de la movilidad colectiva, especialmente en el transporte público: en comparación con octubre de 2019, la disminución de las transacciones de la AMBA fue del 65% en autobús, del 92% en metro y del 65% en tren.

Sin embargo, la pandemia también abrió una oportunidad para las aplicaciones de transporte móvil, ya que este servicio se utilizaba anteriormente en combinación con otros servicios de transporte público. En su lugar, en aras de la seguridad, la gente ha comenzado a viajar distancias más largas, explica Patricia Jebsen, Directora General de Beat Argentina. Fue durante una presentación sobre “Los desafíos y oportunidades en el sector del transporte de pasajeros ante la nueva normalidad”. En Europa, según la directiva, la economía creció más allá de los niveles prepandémicos.

Según Florencia Rodríguez Tourón, especialista en movilidad urbana de la Fundación Metropolitana, estos servicios “suelen utilizarse para viajes cortos, no radiales (generalmente no van al centro) por la noche o los fines de semana, o para desplazarse a terminales como Ezeiza”, dijo.

Beat, la aplicación griega de movilidad, entró en el mercado local hace un año y ahora es el 75% de la actividad que tenía antes de la pandemia. Para llegar allí, tuvo que usar algunos recursos, dice Jebsen. “Primero creamos el Beat Vision, que fue diseñado para los trabajadores clave, luego el Beat Bus, que se utilizó para transportar a los médicos en la provincia de Buenos Aires. Y luego surgieron otras iniciativas a partir de las necesidades de los usuarios que tenían que enviar los productos en coche o en motocicleta, por ejemplo”, dice. “Llegó un momento en que teníamos muchos pedidos y pocos conductores porque no se atrevían a trabajar debido a la pandemia. Así que tuvimos que implementar elementos que les dieran más seguridad, como la desinfección de los coches o la instalación de pantallas para separar al conductor y a los pasajeros”, dice.

Desde su creación, Beat ha recorrido 57 millones de kilómetros y ha ganado 1.500 millones de pesos por sus conductores, casi todos ellos conductores solteros. El ticket promedio es de alrededor de $170 por viaje y el grupo de usuarios objetivo es 60% mujeres y entre 25 y 45 años de edad. Según las encuestas de la empresa, el 54% de sus clientes utilizan las transferencias hacia o desde el trabajo. La compañía es actualmente parte del Grupo Free Now, la compañía de transporte conjunta de BMW y Daimler.

Otra innovación de la empresa fue la inclusión de los taxis en el servicio, que funcionan de la misma manera que los coches normales (cobran las mismas tarifas). Representan el 5% de todos los viajes y el 6% de todos los conductores activos. Según Jebsen, los taxistas suelen conducir un 24% más que el conductor medio cinco días a la semana”, dice. En el transcurso de noviembre, obtuvieron beneficios de más de 3 millones de pesos, mientras que los otros conductores ganaron 54 millones en el mismo período.

La estrategia de añadir taxis al servicio de la plataforma también se aplicará en Uber, otro gran competidor, que tiene más de 75.000 conductores en su plataforma, el 60% de los cuales obtienen sus únicos ingresos del negocio.

Cabify se une a la oferta de las empresas de transporte móvil, con una estrategia de posicionamiento en el mercado basada en la sostenibilidad y la nueva entrada en el país de DiDi, de origen chino, presente en 13 países. En el mercado local, ofreció inicialmente importantes ventajas para los conductores y clientes y ya ha atraído a más de 30.000 conductores, la mitad de los cuales son taxistas.