Skip to content

¿Quién era Jorge Brito, el banquero con fuertes lazos políticos que construyó un emporio a partir de una compañía financiera

En 2017, la revista Forbes calculó que su patrimonio estaba cerca de los 1.800 millones de dólares. El banquero Jorge Brito murió cuando su helicóptero se estrelló en Salta: Creará una rebelión fiscal como nunca antes se ha visto

¿Quién era Jorge Brito, el banquero con fuertes lazos políticos que construyó un emporio a partir de una compañía financiera

¿Quién era Jorge Brito, el banquero con fuertes lazos políticos que construyó un emporio a partir de una compañía financiera

Jorge Horacio Brito, fallecido el viernes 20 de noviembre, construyó su poder económico a partir de una empresa financiera que comenzó a funcionar en los años 70 y que siempre estuvo asociada a su mano derecha y a su cuñado, Delfín Ezequiel Carballo.

El vertiginoso crecimiento de esos años llevó a la Macro Compañía Financiera a dejar una fuerte huella en la ciudad financiera. Con sólidos contactos con el poder político, Brito y Carballo fundaron el Banco Macro en 1987. Entre los accionistas, se destacaron líderes radicales como Mario Brodersohn y Chrystian Colombo.

En la década de 1990, después del efecto tequila, la primera expansión tuvo lugar con la compra de bancos provinciales. Así, Macro adquirió una importante presencia en Salta, Tucumán, Jujuy y Misiones y se convirtió en el agente financiero de estas provincias.

Después de la caída de la convertibilidad, se produjo una segunda expansión de Macro con la compra de los bancos Bansud y parte de Scotia, Nuevo Banco Suquía, Banco Empresario de Tucumán, Nuevo Banco Bisel, Banco de Tucumán y Banco Privado de Inversiones. Este crecimiento del banco fue de la mano de sus fuertes lazos con el establecimiento político.

En este contexto de la crisis de la post-convertibilidad, Brito obliga a la disolución de la Asociación Bancaria Argentina y crea una nueva Adeba, la cámara que combinará los bancos privados con el capital nacional. En estos años -2002- fue uno de los abanderados que trabajó para la restauración de una burguesía nacional.

Durante la época de los Kirchner, participó en la financiación de la compra de la empresa Ciccone por el Fondo Antiguo. Esta conexión con el ex vicepresidente Amado Boudou provocó una ruptura en la cúpula de la Macro, tanto que Carballo se distanció de la dirección de la empresa por un tiempo. Hoy, Boudou fue el primero en despedirlo públicamente.

La empresa insignia, Banco Macro, aterrizó en Wall Street en 2006 con sus acciones. A finales de 2017, la valoración de mercado del banco era de casi 10.000 millones de dólares, un máximo desde el que cayó a su nivel actual de 1.800 millones de dólares.

Durante el segundo mandato de Cristina Kirchner, y ante la imposibilidad de pagar dividendos en dólares, invirtió más de 40 millones de dólares en la construcción de la torre de Puerto Madero, donde trasladó la sede del banco, obligando a Brito a abandonar las históricas oficinas de Sarmiento entre Maipú y Esmeralda.

Su destino personal cambió al ritmo de los altibajos de la macro. En 2017, la revista Forbes calculó su fortuna en casi 1.800 millones de dólares, convirtiéndolo en uno de los hombres más ricos de Argentina.

La consolidación del negocio financiero permitió a Brito expandirse a otras áreas de negocios. El difunto fundador de Banco Macro entró en los negocios agrícolas, energéticos e inmobiliarios.

En la agricultura a través de Inversora Juramento, propietaria de casi 100.000 hectáreas, muchas de ellas en el norte. También es propietaria de la frigorífica Bermejo S.A. y de la cadena de carnicerías Cabaña Juramento. Posee una de las fábricas de piensos más grandes del país.

Tenía una superficie total de 88,00 hectáreas en la zona de Joaquín V. González de Salta. Su penetración en la agricultura comenzó en 1992, cuando puso su pie en la cría de ganado. También tenía su propia cabaña llamada “Juramento” con genética Brangus y Braford.

En el sector de la energía, posee el 25% de la empresa de energía renovable Genneia. Jorge Jr. es su presidente. Dirigió su negocio en el sector inmobiliario a través de la empresa Visora, donde nombró a su hija Milagros como CEO.

En 2014, el propio Brito tomó las riendas de una negociación para evitar que Argentina se quedara atrás debido al dinero del buitre. La historia no oficial es que Brito había llegado a un acuerdo para resolver un veredicto del ex juez Thomas Griesa, pero que la ex presidenta Cristina Kichner lo hundió en el último minuto. Brito se declaró peronista y como tal estaba muy entusiasmado con la victoria de Alberto Fernández.

En enero de este año, antes de la pandemia, creía que el gobierno estaba “en el buen camino”. Creía que después de la mala situación económica dejada por el gobierno de Mauricio Macri, “la reconstrucción del aparato productivo y de los salarios reales no será fácil”. En ese momento, declaró que el Presidente Fernández estaba “en el camino correcto para lograr lo que necesitamos como país para volver a tener gente con salarios decentes”.

El entendimiento con el gobierno condujo a un fuerte rechazo de la decisión oficial de promover el impuesto sobre los grandes activos. Unos días antes, había predicho que la aprobación de este impuesto desencadenaría una “rebelión fiscal”.

PJB

<<<
La última entrevista con Jorge Brito y sus críticos sobre el proyecto de la gran felicidad: “Provocará una rebelión fiscal como nunca antes”