Skip to content

Shell se unió a YPF con un aumento del 4,8% en su gasolina: el ajuste añadiría un 0,2% a la inflación de septiembre

Shell imitó el movimiento de YPF con un aumento promedio del 4,8%. Puma y Axion lo harían en las próximas horas. El miedo a la subida del IPC.

Shell se unió a YPF con un aumento del 4,8% en su gasolina: el ajuste añadiría un 0,2% a la inflación de septiembre

Shell se unió a YPF con un aumento del 4,8% en su gasolina: el ajuste añadiría un 0,2% a la inflación de septiembre

Las dos subidas de los precios del combustible registradas este mes aumentarán la tasa de inflación en septiembre en un 0,2%, que los economistas creen que será de entre el 2,5 y el 3%. El impacto directo será limitado ya que el aumento de ayer en los precios del combustible afectará la evolución de los precios de este mes en un 0,1%, dejando otro 0,1% para octubre. Además de los posibles efectos indirectos que suelen derivarse de los aumentos en este rubro, es decir, mayores costos de producción de otros bienes y servicios y de comercialización.

“Dado el momento de la subida, el mayor impacto será en octubre”, explica Martin Vaughtier de la consultora Eco Go, tras afirmar que el peso de la gasolina en el índice de precios al consumidor (IPC) en el área del Gran Buenos Aires es de alrededor del 3%.

Las distintas empresas petroleras que operan en el mercado argentino han ajustado sus precios después de que YPF -la empresa estatal y más importante del mercado- organizara un aumento de precios en la madrugada del sábado, que eleva el precio del combustible en casi un 5% en el área del Gran Buenos Aires y en alrededor de un 3,5% en el resto del país.

Shell siguió los pasos de YPF. Raízen, la empresa que comercializa esta marca, incrementó los precios en línea con lo que YPF estaba haciendo a nivel nacional, también a partir del sábado a las 0:00. Y en la ciudad de Buenos Aires, el aumento fue del 4,8%. En Capital, la súper gasolina de Shell ahora cuesta 59,99 pesos, la prima 69,99 pesos, el diesel 57,76 pesos y el diesel V-Power 66,29 pesos.

Como el mercado se comporta normalmente, los otros competidores, como Puma y Axion, probablemente harán aumentos en las próximas horas. Este es el segundo aumento del precio del combustible en un mes. El anterior, que llegó a los surtidores el 19 de agosto, aumentó los precios de la gasolina en todo el país en un promedio del 4,5% después de ocho meses de congelación.

El impacto de los precios de la gasolina está haciendo que las consultoras recalculen sus previsiones de inflación mensual. Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina, dice que – antes de este aumento – la previsión era que la inflación aumentara un 2,5% en septiembre. “Ahora sería el 2,5/3%”, dice.

Según Juan Ignacio Paolicchi, economista de Eco Go, “la gasolina es parte de los precios relativos que deben ser corregidos antes de que los precios de la electricidad o el gas y por lo tanto su cartera se vean afectados”, dice. “Esperamos que la inflación sea de alrededor del 3% en septiembre, con precios libres o en dólares muy por encima del nivel de la inflación general. No sólo los alimentos, sino también los bienes vinculados al tipo de cambio cuyos precios no están regulados por el Ministro de Comercio”, explica.

“Lo vimos ya en agosto con la inflación: Los precios de los alimentos aumentaron al 3,5%, con el núcleo elevándose por encima del nivel general. Esto se explica por el retraso de los aranceles, que se ha profundizado desde el comienzo de la pandemia e incluso desde el año pasado”, dijo el analista. Añade que “esta falta de voluntad de corregir los precios relativos de la economía llevará en última instancia a que los aranceles y la inflación general caigan por debajo del “núcleo”, que excluye los aranceles y los precios estacionales”.

Según este consultor, es probable que los precios se aceleren hasta el 3,5 o el 4% mensual en el último trimestre. En parte debido al aumento del tipo de cambio paralelo, que golpeará y corregirá más precios

, Vaughtier dice que “mantendrá un impulso en el futuro con los precios del dólar por encima de la inflación promedio, en el contexto de una brecha de tipo de cambio cada vez mayor. En el futuro, lo que ocurra con las presiones del tipo de cambio será muy importante”, dice. “Si no se descomprime, existe el riesgo de que la creciente brecha se refleje en los precios, tanto por las expectativas como por las posibles restricciones cuantitativas a la exportación.

El último dato oficial sobre la evolución de los precios fue la tasa de inflación de agosto, que según el INDEC mostró un aumento promedio del 2,7% con un incremento interno del 40,7%.

GB