Skip to content

Colombia: Se está investigando otro caso de abuso de un niño indígena por parte de los militares

El incidente tuvo lugar en septiembre de 2019 y se suma al ocurrido la semana pasada en el pueblo de Santa Cecilia de Pueblo Rico, Risaralda, en el que siete soldados violaron a una niña Embera Chamí.

Colombia: Se está investigando otro caso de abuso de un niño indígena por parte de los militares

Colombia: Se está investigando otro caso de abuso de un niño indígena por parte de los militares

El gobierno colombiano de Iván Duque tiene un nuevo problema. Este lunes se reportó un nuevo caso de abuso sexual de un menor indígena por parte de los militares, esta vez en el departamento del Guaviare, según el diario bogotano El Tiempo.

Este incidente, denunciado por el ejército colombiano, tuvo lugar en septiembre de 2019 y complementa el incidente que tuvo lugar la semana pasada en el pueblo de Santa Cecilia de Pueblo Rico en Risaralda, donde siete soldados violaron a una niña llamada Embera Chamí.

En un comunicado, el comando de la Brigada de la Selva 22 deploró el abuso sexual de menores en el Guaviare, en el que participaron los militares, y dijo que tan pronto como se supo lo que había sucedido, “se inició la investigación disciplinaria”.

Este procedimiento disciplinario fue solicitado a principios de este año por el Ministerio Público de la región del Guaviare y, según el ejército, el caso será entregado al fiscal.

El comando de la Brigada de la Selva veintidós agregó que en el desarrollo de sus investigaciones y procedimientos habían cooperado con las autoridades judiciales y de control y prestaron atención a todos los requerimientos, como explicó El Tiempo.

El ejército llegó a la conclusión de que rechaza los ataques a los niños y que por esta razón “en el curso de la investigación, se tomarán inmediatamente las medidas necesarias, con el máximo rigor y de conformidad con la ley”.

Estos casos de abuso sexual de niños indígenas por parte del ejército han provocado el rechazo de todos los rincones del país, e incluso se escuchan voces que exigen que la sentencia a cadena perpetua recientemente aprobada por el Congreso para los violadores y asesinos de niños se aplique a los militares implicados.

Sin embargo, como este castigo no está regulado, no puede aplicarse todavía. En el caso de la menor Embera Chamí, que fue violada por siete militares en Risaralda el 21 de junio, los uniformados -que ya han aceptado los cargos- se enfrentan a penas de hasta 30 años de prisión.