Skip to content

Coronavirus en Ecuador: primero fue Guayaquil y ahora es Quito que está al borde del colapso

El intendente Jorge Yunda advirtió que los servicios de salud de la capital ecuatoriana están desbordados por el aumento del número de personas enfermas por la pandemia.

Coronavirus en Ecuador: primero fue Guayaquil y ahora es Quito que está al borde del colapso

Coronavirus en Ecuador: primero fue Guayaquil y ahora es Quito que está al borde del colapso

Primero fue Guayaquil, el puerto ecuatoriano y motor económico del país. Ahora el intendente de Quito, Jorge Yunda, ha advertido que los servicios de salud de la capital ecuatoriana están sobrecargados por el aumento de pacientes con el nuevo coronavirus.

“Los servicios de salud ya no funcionan, tendremos que evaluar la toma de decisiones, no importa cuán difícil sea”, publicó Yunda el sábado alrededor de la medianoche en su cuenta de Twitter.

El intendente también lamentó que algunas personas no cumplieran con el toque de queda de ocho horas y otras medidas restrictivas impuestas en la capital. “Desafortunadamente, no entendemos el serio peligro que enfrentamos como ciudad”, dijo.

El sábado, “se encontró una multitud de personas en zonas prohibidas de la capital”, dijo el comité local de operaciones especiales responsable de la emergencia sanitaria el domingo.

La pandemia de coronavirus continúa avanzando en el Ecuador, que reportó más de 680 casos y superó los 55.000, en medio de un cambio de fase en la estrategia epidemiológica y un cambio de aislamiento masivo a distanciamiento social con el levantamiento gradual de las restricciones.

El Ministerio de Salud también informó que ayer se registraron cinco nuevas muertes, lo que eleva el total a 4.429.

Con 681 casos en las últimas 24 horas, Ecuador reportó 55.255, convirtiéndose en uno de los países más afectados por la pandemia en Sudamérica. En cuanto al número de muertes, las autoridades sanitarias nombraron otras 3.065 muertes probables además de las muertes oficiales.

Sin embargo, estas cifras no incluyen las 10.000 muertes que se produjeron en la ciudad de Guayaquil -la segunda ciudad más grande del país y el segundo centro comercial más grande- entre la segunda mitad de marzo y la primera mitad de abril en la peor crisis humanitaria que ha experimentado la ciudad.

A mediados de mayo, el Ecuador comenzó a flexibilizar la orden de contención impuesta para contener la pandemia utilizando un semáforo para determinar el nivel de peligro, con el color rojo indicando las medidas más severas a tomar.

Quito se volvió amarillo el 3 de junio, pero las autoridades de la capital insisten en volver al rojo -que incluye una suspensión de nueve horas- después de un aumento del 62% de los casos entre el 3 y el 27 de junio.

La demanda de unidades de cuidados intensivos en la capital aumentó de 57 a 250 camas el mes pasado, según el Ministerio de Salud.

Se espera que este lunes el 50% de los funcionarios regresen personalmente a sus lugares de trabajo y que la capacidad de alojamiento en el transporte público se incremente del 30 al 50% como parte del regreso gradual al trabajo.

Quito, la ciudad más poblada de Ecuador con 2,78 millones de habitantes, es la segunda ciudad más grande del país con más casos de Covid-19, detrás de Guayaquil, que alcanzó 9.978 personas infectadas.

En este último, las casas se convirtieron en morgues y los hospitales se vieron desbordados por una avalancha de pacientes después de que se descubriera el primer caso el 29 de febrero.

El comercio en crisis

A pesar de este panorama, la Cámara de Comercio de Quito instó al gobierno municipal de la capital ecuatoriana a tomar medidas urgentes para reactivar el sector productivo de la ciudad, que ha sufrido pérdidas de más de 7.000 millones de dólares.

La Cámara reveló una serie de medidas que considera que el Ayuntamiento debería aplicar lo antes posible para hacer frente a las pérdidas registradas hasta junio y a la destrucción adicional de más de 100.000 empleos formales.

Entre las propuestas contenidas en una carta dirigida al Ayuntamiento se encuentra la reducción o exención de impuestos, al menos temporalmente, tanto para personas físicas como para empresas, con el fin de preservar las actividades y los puestos de trabajo.

También piden que se acelere la apertura de las instalaciones de entretenimiento y que se establezcan los más altos estándares desarrollando un plan de regreso a las actividades para cada compañía, incluyendo protocolos de bioseguridad que deben ser monitoreados por la administración de la ciudad.

“La implementación de estas medidas permitirá reactivar la economía y asegurar así muchos empleos”, dijo Patricio Alarcón, Presidente de la Cámara de Comercio de Quito.

El representante considera “esencial” que las empresas sean apoyadas con mecanismos apropiados que les permitan reabrir sus puertas, “cuidando el bienestar de los propietarios, los empleados y el público”.

El sector comercial de Quito también exige que se establezcan mecanismos para mantener la actividad a lo largo del tiempo y mantener los locales, por lo que propone facilidades para el pago de la renta y cuotas para su uso.

“Necesitamos hacer arreglos para el pago de la renta de los locales propiedad de la administración de la ciudad. Es importante mantener las empresas activas, porque de esta manera estamos contribuyendo al desarrollo de Quito y del país”, subrayó Joffre Echeverría, Presidente del Presidium de la Oficina del Centro Histórico.

Fuente: AFP y EFE