Skip to content

Elecciones en Bolivia: el recuento oficial se retrasa, pero el MAS gana en la primera vuelta y Áñez reconoce la victoria de Luis Arce

Aunque los datos oficiales son lentos, las encuestas dan al candidato de Evo Morales una ventaja de 20 puntos.

Elecciones en Bolivia: el recuento oficial se retrasa, pero el MAS gana en la primera vuelta y Áñez reconoce la victoria de Luis Arce

Elecciones en Bolivia: el recuento oficial se retrasa, pero el MAS gana en la primera vuelta y Áñez reconoce la victoria de Luis Arce

Durante la noche del domingo, la preocupación creció en Bolivia. Y aunque el retraso de los acontecimientos comenzó lentamente y parecía favorecer a Carlos Mesa (Comunidad Cívica), las primeras urnas dieron una amplia ventaja a Luis Arce, el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS). Tanto Arce como Evo Morales ganaron, mientras que Jeanine Áñez reconoció la victoria del MAS.

Desde Buenos Aires, Evo Morales presentó la victoria a su candidato Arce. “Lucho será nuestro presidente (…) conducirá a nuestro país de nuevo por el camino del crecimiento económico”, dijo el ex presidente.

El mismo candidato presidencial salió a celebrar una posible victoria después de que se publicaron las primeras encuestas. Bolivia “ha restaurado la democracia, quiero decir a los bolivianos en particular que tenemos esperanza de nuevo”, dijo Arce.

Las encuestas muestran que el MAS recibirá el 52 por ciento de los votos, comparado con el 31 por ciento de la Comunidad Ciudadana, la alianza que Mesa está postulando como candidato. De esta manera, Arce prevalecería en la primera ronda.

Una vez conocidas estas encuestas, Jeanine Áñez también reconoció la victoria del MAS y felicitó a Arce.

“Todavía no tenemos un registro oficial, pero según los datos que tenemos, el Sr. Arce y el Sr. Choquehuanca ganaron las elecciones. Felicito a los ganadores y les pido que gobiernen con el espíritu de Bolivia y la democracia”, escribió el presidente en ejercicio, quien asumió el cargo después de que Morales fuera depuesto en noviembre de 2019.

Los que aún no han hablado son Mesa y su partido, la Comunidad Ciudadana, que esperaban una segunda vuelta.

Los resultados actualizados por el Tribunal Supremo Electoral otorgaron el primer lugar a la Comunidad Ciudadana a las 3 pm del lunes con el 47% de los votos. En segundo lugar estaba el MAS con el 34 por ciento de los votos. Sin embargo, estas cifras no eran representativas, ya que el recuento oficial no había alcanzado el 10 por ciento de los votos.

El recuento de los votos fue lento, ya que los votantes seguían esperando al ganador oficial de las elecciones presidenciales después de un día de elecciones tranquilo con una alta participación de votantes, que, en contraste con las tensiones antes del voto decisivo, seguía esperando al ganador oficial.

Uno de los primeros en reaccionar fue el ex presidente Evo Morales, quien desde su exilio en Buenos Aires escribió en Twitter que encontraba “extraño y perturbador” el retraso en las encuestas privadas no oficiales, ya que habían prometido datos en los sondeos y aún no tenían datos hasta alrededor de las 10:30 pm hora de Bolivia.

Ante el inicio tardío del conteo oficial, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, dijo en la noche del domingo que “fue una elección compleja en un momento delicado en el que es importante fundamentar la certeza de los resultados” y llamó a los políticos y a los ciudadanos a esperar los resultados “con paciencia”.

Romero había dicho anteriormente que el resultado final podría conocerse entre tres y cinco días después de las elecciones, pero el domingo por la noche no nombró una fecha límite. La ley prevé siete días.

A falta de resultados oficiales, los bolivianos se pegaron a las pantallas de televisión para saber los resultados de las encuestas de salida no oficiales. Sin embargo, también tardaron más de lo esperado, lo que aumentó el nerviosismo.

Luis Arce del partido Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales era el favorito contra el ex presidente del centro, Carlos Mesa, que ocupaba el segundo lugar en las encuestas. Si el recuento oficial confirma estos resultados, podría haber una segunda vuelta el 28 de noviembre.

El empresario y ex intendente derechista Luis Fernando Camacho – de la organización CREEMOS (Creemos), que terminó tercero en las encuestas – podría desempeñar un papel clave en una posible disputa entre Arce y Mesa si ninguno de los dos gana en la primera ronda y tienen que ir a las urnas, según predicen algunas encuestas.

Durante la noche, dada la incertidumbre, los analistas fueron cautelosos. Las encuestas estaban cerradas y “cualquier resultado puede ocurrir” entre Arce y Mesa, “incluso con un ganador de primera ronda”. Lo importante es que todos acepten el resultado” porque “la gente está agotada por la confrontación política”, dijo la ex congresista y analista Jimena Costa a Radio Panamericana.

Tanto Morales como Arce dijeron que respetarán los resultados.

“Desconocer los resultados es el escenario menos deseable porque podría llevar a un aumento de la violencia y ya hemos agotado nuestra opción de un gobierno de transición”, dijo la socióloga María Teresa Zegada a los mismos medios.

Los bolivianos acudieron a las urnas en medio de un clima polarizado, después de que las elecciones del año pasado fueran canceladas debido a las acusaciones de fraude, causando una agitación social que dejó 36 muertos y obligó a Morales a renunciar después de casi 14 años en el poder. La pandemia empeoró la polarización y el país experimentó una tensa campaña.

En estas elecciones, Morales arriesga su futuro político aunque no se presente a las elecciones. Los analistas dijeron que su partido está en peligro de perder la hegemonía política que ha disfrutado durante más de una década.

A pesar de todas las probabilidades, el día transcurrió pacíficamente y tranquilo, según las autoridades y los observadores internacionales. Debido a los protocolos impuestos por la pandemia, los votantes tuvieron que soportar la lluvia, el sol y las largas colas para votar en una votación lenta.

“La gente tiene un admirable sentido de la ciudadanía, y eso es valioso en un país que ha tenido que repetir su proceso electoral”, dijo Francisco Guerrero de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En un mensaje al país después del cierre de los colegios electorales, la presidenta interina Jeanine Áñez agradeció a los bolivianos “por un día de paz” y pidió “paciencia para esperar los resultados sin crear violencia”.

Para ganar en la primera ronda, el puntero debe recibir el 50% más uno de los votos o al menos el 40% de los votos y al menos una diferencia de 10 puntos porcentuales del segundo candidato más votado.

Si fuera necesario, la segunda ronda tendría lugar el 29 de noviembre. La Asamblea Legislativa, que tiene un total de 136 miembros, también se prorrogaría por cinco años.

Con información de las agencias

CB