Skip to content

Elecciones en los Estados Unidos: Donald Trump y Joe Biden dividieron los primeros estados con resultados

En una elección con una participación récord de votantes, los candidatos republicanos y demócratas se enfrentan voto por voto.

Elecciones en los Estados Unidos: Donald Trump y Joe Biden dividieron los primeros estados con resultados

Elecciones en los Estados Unidos: Donald Trump y Joe Biden dividieron los primeros estados con resultados

Después de los primeros resultados de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos, Joe Biden y Donald Trump comparten las victorias en los primeros estados que ya han logrado resultados: 85 a 61 a favor de Biden.

Donald Trump gana en Oklahoma 7, Mississippi 6, Alabama 9, Tennessee 11, Carolina del Sur 9, Kentucky 8, y West Virginia 5;

Donald Biden gana en Illinois 20, Virginia 13, Maryland 10, Delaware 3, New Jersey 14, Connecticut 7, Massachusetts 11, y Vermont 3 votos.

Indiana, Kentucky, Carolina del Sur, Virginia, Vermont y Georgia fueron los primeros estados en votar en un día en que más de 100 millones de personas ya estaban votando anticipadamente por correo o en persona. Es un día tranquilo y pacífico en el que ambos candidatos están seguros de ganar.

A las 20.00 – hora argentina – Trump tweeteó en mayúsculas: “Estamos muy bien en todo el país, ¡gracias! Biden por su parte regañó desde la misma red social alrededor de las 10 pm: “Manténgase en la línea, amigos”.

Este martes los americanos elegirán al hombre que dirigirá la Casa Blanca durante los próximos cuatro años. La elección tuvo una participación récord, tanto en las encuestas como en la votación anticipada, que superó la marca de los 100 millones.

El nombre del ganador ya está en la boleta y una larga y tensa noche está a punto de comenzar. Ya se conoce el nombre del presidente, que de una forma u otra se enfrentará a una crisis sanitaria sin precedentes en la historia moderna, con la pandemia del coronavirus todavía en su punto álgido en los Estados Unidos.

Sin embargo, la larga noche de elecciones de Donald Trump y Joe Biden es la más incierta de la historia, una espera agitada: en efecto, el día de las elecciones se abrió con el candidato demócrata favorecido en todas las encuestas importantes, pero el Presidente cree firmemente en su reelección y asegura que todo está bien.

Un país entero pegado a la pantalla del televisor espera los resultados finales, sabiendo muy bien que está en la encrucijada entre dos visiones del futuro que nunca han sido tan totalmente opuestas esta vez.

En el momento de las elecciones, a medida que los colegios electorales se abrían primero en la Costa Este y luego gradualmente en todos los demás estados hasta la Costa Oeste y la punta de Alaska, los dos candidatos presentaron sus apelaciones finales.

Joe Biden lo hizo primero desde su casa en Wilmington, Delaware, y luego desde Scranton, Pennsylvania, donde nació: “Soy un demócrata, pero gobernaré como Presidente de los Estados Unidos.

“Trabajaré con los demócratas y los republicanos y también para los que no los apoyan. Porque ese es el trabajo de un presidente”, casi gritó.

Trump continuó mostrando su autoconfianza durante todo el día dentro de los muros de la Casa Blanca, diciendo que estaba seguro de otro triunfo al estilo de 2006 sobre Hillary Clinton.

Tal vez pierda el referéndum, pero gane el partido decisivo en los diez estados clave este año 2020. Hasta el final, el presidente levantó el fantasma de las elecciones impugnadas y prometió una lucha a riesgo de los millones y millones de votos por correo que aún tendrían que ser contados al final de las elecciones, especialmente en los estados indecisos como Pensilvania, Carolina del Norte y Florida.

“América tiene derecho a conocer al ganador el día de las elecciones”, continuó, declarando a las pocas horas de los resultados iniciales que aún no tenía intención de pronunciar un discurso, ni en caso de victoria ni en caso de posible derrota.

Sin embargo, los demócratas han estado desarrollando un plan B desde hace algún tiempo, que podría desatarse ante el caos: “La Cámara de Representantes de EE.UU. está lista para decidir sobre el resultado de las elecciones presidenciales si los resultados no son aceptados y todavía no hay un resultado claro el 6 de enero”, dijo la portavoz de la Cámara, Nancy Pelosi.

“Estamos preparados para este escenario”, añadió, “porque vemos la irresponsabilidad del Presidente y su fracaso en la defensa de la Constitución, la democracia y la integridad del voto.

Mientras tanto, en Washington, Nueva York y muchas otras ciudades, la alerta es mayor debido a los temores de protestas que podrían conducir a disturbios y violencia.

La fuerza policial es masiva, y los hombres de la Guardia Nacional están en alerta y pueden intervenir si la situación se deteriora y degenera. Finalmente, ha habido informes de peleas y vandalismo en casi todas partes durante días, con docenas de arrestos.