Skip to content

Elecciones en los Estados Unidos: Lo más destacado de otros debates presidenciales

Desde Nixon-Kennedy hasta Hillary Clinton-Donald Trump, anécdotas que permanecen para la historia.

Elecciones en los Estados Unidos: Lo más destacado de otros debates presidenciales

Elecciones en los Estados Unidos: Lo más destacado de otros debates presidenciales

El presidente Donald Trump y su oponente demócrata, Joe Biden, se reunieron el martes para su primer debate, un evento muy esperado en un año electoral muy inusual.

La agresividad de la campaña en los Estados Unidos fue de importancia histórica. Trump fue acusado de intentar presionar a Ucrania para que investigara a Biden y a su hijo, y ha intentado repetidamente poner en duda la agudeza mental de Biden, llegando incluso a decir que el ex vicepresidente “no sabe que está vivo”. Por su parte, Biden dijo de Trump, “Si estuviéramos en la secundaria, lo llevaría detrás del gimnasio y le daría una paliza.

Fue en este contexto que ambos se reunieron por primera vez como candidatos presidenciales en Cleveland en un debate moderado por Chris Wallace de Fox News, que no se salvó de tales arrebatos e insultos.

Entre los momentos más memorables en la historia de los debates presidenciales están los siguientes:

El primer debate televisivo

Las elecciones presidenciales de 1960 dieron a los Estados Unidos su primer debate televisivo. Uno recuerda menos lo que se dijo que lo que los espectadores podían ver.

El demócrata John F. Kennedy, el apuesto y joven senador de Massachusetts, estaba bronceado y se veía relajado. El republicano Richard Nixon, que había estado enfermo y en el hospital, tenía los ojos hundidos y una barba ligeramente crecida. Kennedy acompañó su bronceado con un traje azul, que hacía un buen contraste en la televisión en blanco y negro. Nixon llevaba un traje gris que se fusionaba con el fondo gris del estudio.

Muchos vieron el debate como un punto de inflexión en la campaña de Kennedy.

“No fui claro”

La insistencia del presidente republicano Gerald Ford en que “no hay dominación soviética en Europa del Este” durante un debate con el demócrata Jimmy Carter en 1976 fue tan grande que el conductor le preguntó si realmente lo decía en serio.

“Disculpe, ¿puedo continuar… Entiendo que usted, señor, ha dicho que los rusos no están usando Europa del Este como esfera de influencia ocupando la mayoría de los países de allí y asegurándose con sus tropas de que es un territorio comunista”, Ford dijo que sí. Años después Ford admitió: “Ciertamente no expliqué lo suficiente lo que pensaba”.

Las ventajas del republicano mayor Ronald Reagan (

Republicano Ronald Reagan), quien en ese momento era el presidente más viejo en ganar la reelección, usó el humor para plantear preguntas sobre su avanzada edad en un debate de 1984 con el demócrata Walter Mondale.

Cuando alguien le preguntó a Reagan si dudaba de que tuviera la fuerza necesaria para ocupar un cargo a su edad, el presidente de 73 años respondió rápidamente: “En absoluto. No haré de la edad el tema de esta campaña. No explotaré la juventud e inexperiencia de mi oponente con fines políticos.

Incluso Mondale, 56, tuvo que reírse cuando escuchó eso.

La respuesta del demócrata John Kerry a una pregunta sobre la homosexualidad durante un debate presidencial en 2004 con el actual presidente republicano George W. Bush provocó una disputa entre él y el vicepresidente Dick Cheney. “Creo que si hablaras de que la hija de Dick Cheney es lesbiana, te diría quién es. Es lo que era cuando nació”, dijo Kerry. Los Cheney criticaron duramente a Kerry por hablar de su hija, y el vicepresidente se llamó a sí mismo “padre enojado”.

carpeta llena de mujeres

Durante un debate presidencial en 2012 entre el republicano Mitt Romney y el actual presidente demócrata Barack Obama, Romney le preguntó acerca de la igualdad de remuneración para las mujeres en el lugar de trabajo. Contó cómo, como gobernadora de Massachusetts, había compilado una lista de candidatos a cargos gubernamentales.

“Fui a varios grupos de mujeres y les dije: ‘Pueden ayudarnos a encontrar gente’, y nos trajeron carpetas enteras de mujeres”, dijo Romney.

El comentario provocó casi inmediatamente el ridículo y fue usado como un ejemplo de la disonancia de Romney en los asuntos de la mujer.

Conferencia de prensa sorpresa

El segundo debate presidencial de 2016 tuvo lugar dos días después de la publicación de un vídeo de 2005 de “Access Hollywood” en el que Trump se jactaba de agarrar a las mujeres por la garganta y Trump estaba decidido a cambiar la historia.

convocó una sorpresiva conferencia de prensa horas antes del debate con la demócrata Hillary Clinton, y los reporteros llegaron y encontraron a Trump en una mesa con tres mujeres que décadas antes habían acusado al esposo de Clinton, el ex presidente Bill Clinton, de avances sexuales no deseados. Las mujeres describieron sus acusaciones contra el ex presidente en detalle mientras Trump miraba delante de ellas con las manos cruzadas.

Las mujeres participaron entonces en el debate como invitadas.

Las bajas de 2016

Los debates de 2016 estuvieron marcados por momentos que habrían sido más notables en cualquier otro año electoral. En el primer debate, Trump desafió las investigaciones de la inteligencia de EE.UU. que revelaron que Rusia había pirateado el Comité Nacional Demócrata. “Podría ser fácilmente alguien que pesa 600 pesos y se sienta en su cama, ¿no es así?”

En el segundo debate, Trump se puso detrás de Clinton mientras hablaba y aparentemente la siguió a través del escenario. En ese momento Clinton no reaccionó, pero más tarde escribió en sus memorias tituladas What Happened que deseaba haber dicho: “Retrocede, arrastrado, aléjate de mí”.

Trump llamó a Clinton un “diablo” y dijo que su gobierno nombraría un fiscal especial para investigar si había estado usando un servidor de computadora privado como Secretario de Estado. “Es muy bueno que alguien con el temperamento de Donald Trump no sea responsable de la ley en nuestro país”, dijo Clinton. Trump reprendió: “Porque irías a la cárcel”.

En el tercer debate, Trump se adentró en territorio desconocido para la democracia americana al negarse a decir si aceptaría el resultado de las elecciones si Clinton ganaba. “Te lo diré ahora mismo”, dijo. “Te pondré en espera”.

El autor es un periodista de Associated Press

Traducción: Elisa Carnelli

ap