Skip to content

Elecciones USA 2020: Lo que dicen las encuestas sobre Donald Trump y Joe Biden

Seis de cada diez personas que vieron el debate presidencial dicen que Biden fue mejor. El demócrata tiene una ventaja del 6,1% en las encuestas.

Elecciones USA 2020: Lo que dicen las encuestas sobre Donald Trump y Joe Biden

Elecciones USA 2020: Lo que dicen las encuestas sobre Donald Trump y Joe Biden

En los mares agitados que dejó el debate presidencial de EE.UU., Joe Biden va adelante por 6,1% a nivel nacional y 3,5% en los estados clave según un promedio de RealClearPolitics. Por supuesto, no todo está dicho aún, porque Donald Trump ha demostrado que puede sorprender en terreno desconocido. Pero parece poco probable que el duelo del martes le ayude a volver.

Las encuestas nacionales son un buen indicador de la popularidad de un candidato en todo el país, pero no son necesariamente una buena forma de predecir el resultado de una elección.

En 2016, por ejemplo, Hillary Clinton lideró las elecciones y ganó casi tres millones de votos más que Donald Trump, pero aún así perdió porque los EE.UU. utilizan un sistema de colegio electoral, por lo que ganar la mayoría de los votos no siempre da una ventaja.

Joe Biden está por delante de Donald Trump en la mayoría de las encuestas nacionales desde el principio del año. En los últimos meses se ha movido un 50%, a veces con una ventaja de 10 puntos.

Lo que la gente piensa sobre el debate

Según CNN, 6 de cada 10 personas que vieron el debate están de acuerdo en que Biden lo hizo mejor, con sólo el 28% diciendo que Trump lo hizo mejor.

Independientemente de lo que mostraron las encuestas, Trump no lideró el debate de manera soberana, sino a tiempo. ¿Cómo? Según un informe publicado por la CNN, el republicano tuvo la palabra durante 39 minutos, mientras que Biden sólo habló durante 37 minutos. Eso no significa que el Presidente de la Casa Blanca haya ganado el debate. El Presidente no hizo más que interrumpir.

Según YouGov, el 69% estaba enfadado por el debate, sólo el 17% de los espectadores se sintió informado; mientras que el 83% de las opiniones calificaron el debate como negativo y sólo el 17% como positivo.

La estrategia del presidente para recuperar terreno se reveló inmediatamente: no debatir los temas elegidos por el moderador, sino tratar de acorralar a su rival, interrumpirlo, desequilibrarlo y hacerlo cometer errores. Incluso lo molestó: “Cállate, hombre”, Biden le escupió cuando fue interrumpido por enésima vez.

El Presidente tampoco siguió las reglas del moderador Chris Wallace, quien intentó varias veces en vano calmarlo.

En las horas previas, Trump había dicho que su oponente tenía que drogarse para mejorar su desempeño en los debates y sugirió que tenía problemas psicológicos. También se habló de teleprompters y auriculares ocultos para que pudiera conseguir ayuda externa.

Esta estrategia fue arriesgada porque en ese momento se esperaba que Trump tuviera que derribar a un oponente tan débil. Pero nada de eso sucedió: Biden no sólo aguantó, sino que se defendió. Payaso, mentiroso, poco inteligente, racista, el peor presidente de la historia, fueron algunas de las acusaciones hechas frente a un público atónito.

La reunión tuvo lugar en la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, Ohio. Durante 90 minutos, Donald Trump y Joe Biden intercambiaron sus diferentes puntos de vista sobre temas como el futuro de la Corte Suprema, la pandemia del coronavirus, las protestas raciales y la violencia urbana, y la economía del país, por nombrar algunos.

Pero todo el espectáculo se convirtió en un notorio circo, lejos de la altura del ataque que ambos hombres quieren alcanzar el 3 de noviembre.

nuestras fuentes Editorial

ap