Skip to content

Francia se une al sacrificio del visón por una mutación del coronavirus que pone en riesgo la vacuna

Después del caso danés, las autoridades francesas sacrificaron unos mil visones de una granja en la que se había detectado la presencia de Covid-19.

Francia se une al sacrificio del visón por una mutación del coronavirus que pone en riesgo la vacuna

Francia se une al sacrificio del visón por una mutación del coronavirus que pone en riesgo la vacuna

Las autoridades francesas mataron a unos 1.000 visones de una granja en la que se había detectado coronavirus, el primer caso de este tipo registrado en el país.

La granja, una de las cuatro granjas de visones de Francia, está situada en el departamento de Eure-et-Loire, al suroeste de París, donde además del sacrificio de los animales, se destruyeron todos los productos de visón almacenados en el local, según anunció el Ministerio de Agricultura el domingo.

“Otra granja está libre de la enfermedad y las dos restantes están en proceso de ser examinadas”, dice una declaración de Agricultura, que añade que también se han realizado pruebas a los cuatro trabajadores de la granja afectada.

El Ministerio de Agricultura y Salud de Francia puso en marcha un programa de pruebas en granjas después de que se encontrara el coronavirus en esos animales criados en cautiverio en otros países europeos, en particular en Dinamarca, donde hubo que sacrificar casi 15 millones de animales.

La declaración añadía que el coronavirus también se había encontrado en visones de granja en los Países Bajos, Suecia y Grecia, y en casos individuales en Italia y España y en los Estados Unidos.

El 7 de noviembre, las autoridades danesas advirtieron a la OMS que habían detectado 12 individuos con una cepa de coronavirus derivada del visón (vertida directamente). Los animales se habían enfermado durante la pandemia, ya sea por contacto humano directo con el Covid-19 o por contacto con otros animales de su especie, que a su vez se habían infectado con humanos infectados (efusión inversa).

Así, la Primera Ministra danesa Mette Frederiksen anunció que los más de 15 millones de visones de este país serían sacrificados debido a una mutación de COVID-19, que se transmitió de estos animales a 12 personas en septiembre y que podría poner en peligro la eficacia del tratamiento con una vacuna.

En Dinamarca, sin embargo, la controversia continúa. Cientos de granjeros y criadores de visones daneses se manifestaron el sábado en Copenhague a bordo de tractores para protestar contra la orden del gobierno de sacrificar millones de visones para combatir una mutación del coronavirus.

De hecho, el gobierno de la Primera Ministra Mette Frederiksen tuvo que reconocer que su decisión de sacrificar más de 15 millones de visones criados por su piel no tenía base legal en relación con los no infectados por el coronavirus, lo que provocó la ira de los granjeros.

El ejecutivo se disculpó y el Ministro de Agricultura renunció esta semana.

Sin embargo, el plan para sacrificar el visón sigue vigente como medida de precaución sanitaria, a través de una ley que prohíbe su cría hasta enero de 2022.

Con información de EFE

AFG