Skip to content

Jair Bolsonaro puede perder al Ministro de Educación designado, sospechoso de falsificar su currículo

Es el economista Carlos Alberto Decotelli. Tiene una maestría de la Fundación Getulio Vargas (FGV), un doctorado de la Universidad de Rosario (Argentina) y un posdoctorado de la Universidad de Wuppertal (Alemania). Pero nada parece ser del todo cierto.

Jair Bolsonaro puede perder al Ministro de Educación designado, sospechoso de falsificar su currículo

Jair Bolsonaro puede perder al Ministro de Educación designado, sospechoso de falsificar su currículo

El economista Carlos Alberto Decotelli, quien fue nombrado el viernes pasado nuevo ministro de Educación de Brasil, podría perder su trabajo antes de asumir el cargo debido a la sospecha de falsedades en su currículum, dijeron el lunes fuentes oficiales.

Decotelli fue nombrado como nuevo ministro por el presidente Jair Bolsonaro. En sus redes sociales, señaló que el economista tiene en su currículum una maestría de la Fundación Getulio Vargas (FGV), un doctorado de la Universidad de Rosario (Argentina) y un posdoctorado de la Universidad de Wuppertal (Alemania).

Este fin de semana, sin embargo, la Universidad del Rosario informó que Decotelli hizo su doctorado en este centro pero su tesis no fue aprobada, por lo que no recibió el título.

La universidad alemana también declaró que Decotelli tomó algunas asignaturas en Wuppertal, pero dejó claro que no se trataba de un curso de postgrado y que no había obtenido un título en esta institución.

Para colmo de males, la Fundación Getulio Vargas, renombrado centro de estudios económicos y políticos de Brasil, informó que había iniciado una investigación sobre la tesis de maestría de Decotelli, que había sido aprobada en su momento, porque en esta tesis había surgido la sospecha de plagio.

Fuentes oficiales consultadas por Efe confirmaron que, en base a estas sospechas, el gobierno decidió revisar la información contenida en el currículo de Decotelli y suspender la ceremonia originalmente programada para este martes en la que tomaría posesión oficialmente.

El currículum vitae de

Decotelli se encuentra en una plataforma académica oficial y también afirma que ha trabajado en el Instituto de Finanzas de Nueva York y en el Instituto Brasileño de Mercados de Capitales (Ibmec) y ha enseñado en varias universidades del país.

También estudió en el Colegio de Guerra Naval, donde también fue profesor, y obtuvo un puesto honorífico como Oficial de Reserva Naval y fue Presidente del Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación (FNDE), que es parte del ministerio que ahora encabezaría.

Cuando asuma el cargo, Decotelli reemplazará a Abraham Weintraub, un controvertido agitador de derecha que renunció la semana pasada bajo intensa presión de grandes partes de la base parlamentaria del gobierno que había sido una pesada carga para él.

A diferencia de Weintraub, que se comportó más como un activista que como un ministro y dirigió una “cruzada” contra lo que él consideraba “marxismo cultural”, Decotelli se presentó como un técnico en este campo con gran experiencia de gestión en los sectores público y privado.

Decotelli, si puede explicar estas inconsistencias curriculares, sería el tercer Ministro de Educación desde que Bolsonaro asumió el cargo en enero de 2019.

El primero, que duró poco más de tres meses, fue el del filósofo brasileño nacido en Colombia Ricardo Vélez Rodríguez, quien renunció después de varias discusiones con partes del gobierno y el parlamento.

Fue sucedido por Weintraub, que sigue siendo acompañado por la controversia incluso después de su renuncia. Fue nominado por el gobierno para un puesto de alto nivel en el Banco Mundial, y un día después de su renuncia viajó a los Estados Unidos sin que estuviera claro si lo hizo con un pasaporte oficial al que ya no tendría derecho.

Con lo que muchos consideraron una “fuga” a los Estados Unidos, el ex ministro dejó atrás numerosas controversias e incluso investigaciones en curso en la Corte Suprema, cuyos miembros incluso llamó “vagabundos” y sobre los que dijo que deberían estar “en prisión”.

también está siendo investigada por supuestos delitos racistas, debido a comentarios despectivos sobre los ciudadanos chinos publicados en su perfil de Twitter, en los que también insinuó que la pandemia COVID-19 era parte de los supuestos planes de la potencia asiática para “gobernar el mundo”.

Fuente: EFE