Skip to content

La Corte Suprema de Brasil ordena la difusión de un video que podría comprometer a Jair Bolsonaro

Es como parte de la investigación de la supuesta presión del presidente sobre la Policía Federal, a raíz de las denuncias del ex ministro de Justicia Sergio Moro.

22 mayo, 2020
La Corte Suprema de Brasil ordena la difusión de un video que podría comprometer a Jair Bolsonaro

La Corte Suprema de Brasil ordena la difusión de un video que podría comprometer a Jair Bolsonaro

El juez Celso de Mello, decano de la Corte Suprema de Brasil, ordenó el viernes la publicación de un video que podría implicar al jefe de estado Jair Bolsonaro en una investigación sobre una supuesta interferencia ilegal con la policía federal.

El juez que supervisa la investigación de la fiscalía decidió que el video, que grabó una reunión ministerial el 22 de abril, se divulgue parcialmente, con una edición que sólo muestre lo relacionado con el caso.

El video, que puede ser difundido a partir de este momento, es de una reunión entre Bolsonaro y su gabinete, fue grabado en la sede de la Presidencia y sería una de las pruebas de la supuesta “presión” e “interferencia ilegal” del Presidente en la Policía Federal, según el ex Ministro de Justicia Sergio Moro.

Moro renunció unos días después de la reunión ministerial y atribuyó su decisión a la “presión” de Bolsonaro sobre una autoridad policial autónoma, que calificó de “interferencia política inaceptable”.

Las sospechas expresadas por Moro llevaron a la fiscalía a abrir una investigación bajo la supervisión del decano de la Corte Suprema, quien decidió hace diez días que la presidencia debía entregar el video al juez.

Las imágenes ya han sido analizadas y Celso de Mello decidió este viernes ponerlas a disposición del público, pero limitando el contenido que se emitirá a lo estrictamente relacionado con la investigación.

Los teléfonos móviles

Como parte de esta investigación, el juez también pidió al Ministerio Público este viernes que analizara la posible necesidad de la incautación de los teléfonos móviles del Presidente y uno de sus hijos, Carlos, que es un concejal de la ciudad de Río de Janeiro, basado en algunas noticias publicadas en los medios de comunicación locales.

“La intención del Estado de investigar impide que las autoridades públicas competentes ignoren lo que se afirma en una ‘notitia criminis'”, dijo el juez en esta nota, indicando que se inclina por la confiscación de los teléfonos, aunque la decisión final será tomada por la Fiscalía General.

La propuesta del magistrado provocó una fuerte respuesta del gobierno, que se reflejó en una nota del General de Reserva del Ejército Augusto Heleno, Ministro de Seguridad Institucional.

“La solicitud de detención del teléfono móvil del Presidente es impensable”, y si esto ocurriera, sería “una afrenta a la máxima autoridad” y “una injerencia indebida”, que incluso podría tener “consecuencias imprevisibles para la estabilidad nacional”, decía el texto.

Esta declaración oficial fue rechazada por casi todos los partidos políticos y algunos incluso la consideraron casi una “amenaza” a la democracia.

Uno de ellos fue el líder del grupo parlamentario del Partido Socialista en la Cámara de Diputados, Alessandro Molon, quien describió la reacción de Heleno como “una amenaza de golpe de Estado y un crimen contra la seguridad de la nación”.

Fuente: EFE