Skip to content

La cuarentena afecta a la salud mental de los niños en medio de la crisis en Venezuela

En el informe de la ONG se advierte que los casos de ansiedad y depresión entre niños y adolescentes han aumentado desde el comienzo del confinamiento del coronavirus.

La cuarentena afecta a la salud mental de los niños en medio de la crisis en Venezuela

La cuarentena afecta a la salud mental de los niños en medio de la crisis en Venezuela

La pandemia de coronavirus avanza sin control en Venezuela, a pesar de la cuarentena radical que comenzó esta semana en todo el país bajo el esquema “7 más 7”, que prevé una semana de confinamiento estricto seguido de otra semana de relajación. Y el encarcelamiento está empezando a tener un impacto creciente en la salud mental de los ciudadanos, especialmente de los más jóvenes.

Varios expertos señalaron que el país está desenterrando “la punta del iceberg” de un virus que se está propagando a pasos agigantados en medio de una crisis de salud que afecta a los trabajadores de la salud debido a la falta de equipo de seguridad y también al 80% de la población que recibe menos de 2 dólares al mes en concepto de salario.

La cuarentena nacional se impuso en el país a mediados de marzo, pero luego comenzó a relajarse en algunas regiones para evitar un colapso aún mayor de la economía, que ya estaba en profunda crisis antes de los efectos de la pandemia.

Pero este domingo, el presidente Nicolás Maduro anunció que el país volvería a una cuarentena estricta a partir del lunes para frenar el aumento de casos, que se ha acelerado en las últimas semanas, y para reanudar parcialmente las actividades del país la próxima semana.

Ciudades como Caracas, ahora el epicentro del nuevo coronavirus, y las vecinas Miranda y La Guaira están bajo “cuarentena radical” desde el 15 de julio. Anteriormente, regiones como el Zulia, en la frontera con Colombia, ya habían caído en un rincón estrecho, lo que se veía agravado por el avance de los casos. La medida se ha extendido ahora a todo el país.

A partir del lunes 10 de agosto, se aplicará una semana de “flexibilización” en todo el país.

Venezuela, con una población de 30 millones, tiene 20.206 infecciones y 176 muertes, según cifras oficiales que son cuestionadas como poco fiables por organizaciones como Human Rights Watch. Según la oposición, la cifra real debería ser el doble de la reportada por el gobierno.

El encarcelamiento cambió las rutinas de las familias, y los que más sufren son los niños y jóvenes que vieron su dinamismo paralizado y que por el momento no muestran signos de retorno a la normalidad.

Según el sitio de noticias venezolano Tal Cual digital, el informe sobre las “estadísticas bianuales del servicio de atención psicológica” de la organización de derechos humanos Cecodap refleja un aumento en la demanda de atención psicosocial durante este período de encarcelamiento.

El motivo principal de las consultas durante este período fue el cambio de estado mental, que ha aumentado exponencialmente desde abril, cuando se completó el primer mes de cuarentena, dijo Tal Cual.

Según el informe, el miedo y la depresión fueron las razones para más consultas.

Según el psicólogo y coordinador de Cecodap Abel Saraiba, al menos tres de cada diez solicitantes vienen por algún tipo de trastorno, lo que se debe al enorme impacto emocional que todos estos meses de cautiverio han tenido en los niños y adolescentes en una compleja emergencia humanitaria como la que estamos viviendo en Venezuela, ahora acompañada de una pandemia que en conjunto han llevado a un gran deterioro de las condiciones de vida.

El experto explicó que en febrero este motivo de consulta representaba sólo el 9% del total de los pacientes, situación que, añadió, se ve agravada por el hecho de que el Estado no se preocupa por la salud mental de los niños y adolescentes.

En muchos casos, esto se agrava por la falta de Internet y la incapacidad de compartir momentos con compañeros o amigos normales.

Del 31% de los niños y adolescentes que participaron en el asesoramiento psicológico proporcionado por Cecodap para llamar la atención sobre la presentación de los trastornos del estado de ánimo, al menos el 20% ha expresado pensamientos suicidas. Según los expertos, esto significa que al menos siete de cada 100 niños entrevistados muestran cambios que ponen en peligro sus vidas.

El 24% de los pacientes son adolescentes, el 52% son niños y el otro 24% son adultos, generalmente madres o maestros, según el informe citado por Tal Cual.

La segunda razón para la consulta son los conflictos familiares con los castigos físicos con el 17% y el comportamiento perturbador en el hogar.

Desde Cecodap advierten que en la actualidad la salud mental de los niños y adolescentes está seriamente amenazada y que no hay condiciones en el sistema de salud para tener en cuenta el impacto emocional que la cuarentena ha tenido en los más jóvenes.

Pronósticos poco optimistas

El Presidente de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, Enrique López Loyo, consideró que la pandemia “no está siendo manejada adecuadamente” cuando “vemos que la situación es flexible con el creciente número de casos”.

“Las últimas semanas de agosto y septiembre pudieron ver picos muy altos. También creemos que estamos cavando en la punta del iceberg. Aún no hemos llegado al fondo de la situación”, advirtió.

dijo que las graves condiciones sociales como la malnutrición, la superpoblación, junto con la agresividad del virus y la limitada disponibilidad de recursos sanitarios “podrían crear una situación socialmente comprometida en los próximos meses”.

López Loyo dijo que uno debe ser flexible cuando la curva se ha aplanado, pero “aquí vemos que hay un salto en la flexibilidad, es decir, de una semana a otra.

“Este 7 más 7 no tiene sentido, el período de incubación puede ser de 4,7 y 10 días, y esta flexibilidad que salta de 7 a 7 no tiene un carácter matemático adaptado”, advirtió.

Fuente ANSA y nuestras fuentes