Skip to content

Los cubanos de Miami apoyan a Donald Trump… pero también un acercamiento a la isla.

Según una encuesta de la Universidad Internacional de Florida, el 66% apoya la política del presidente hacia La Habana. La mayoría votará por él.

Los cubanos de Miami apoyan a Donald Trump... pero también un acercamiento a la isla.

Los cubanos de Miami apoyan a Donald Trump... pero también un acercamiento a la isla.

La mayoría de los cubano-americanos que viven en el estado sureño de la Florida apoyan el embargo económico y las políticas y sanciones inflexibles contra la isla promovidas por el presidente Donald Trump. Sin embargo, también están de acuerdo con las medidas que promueven un acercamiento entre Washington y La Habana, según una nueva encuesta de la Universidad Internacional de Florida.

La encuesta de Cuba, realizada desde 1991, muestra que el 66% de los cubano-americanos del distrito de Miami-Dade apoyan la política de Trump sobre Cuba y la gran mayoría apoya los esfuerzos del presidente republicano en temas clave. El 80% está de acuerdo con su política económica, el 64% con su política de inmigración y el 65% con la forma en que ha afrontado la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

“No es sorprendente que la encuesta mida una cierta ambivalencia en la población” Estado cubano, expresan en sus conclusiones los autores del estudio del Instituto Cubano de Investigación UIF.

“La mayoría de los cubanos quieren cambios, tanto en Cuba como en la política de EE.UU. hacia Cuba. No están seguros de que, tras 60 años de experiencia, el aislamiento o el acercamiento traerá algún cambio, por lo que dejan la puerta abierta a un mayor acercamiento, al tiempo que indican que, tal vez por el liderazgo ofrecido por Trump y su gobierno, están dispuestos a apoyar una política de aislamiento. Ambas tendencias son evidentes en la comunidad”, añaden.

La 14ª edición de la encuesta, realizada por teléfono entre 1.200 cubano-americanos que viven en el sur de la Florida, revela las actitudes políticas de la comunidad. Tiene un margen de error de alrededor del 3,1%.

Trump dio marcha atrás a la política de flexibilización y acercamiento iniciada por su predecesor Barack Obama en 2014 endureciendo la retórica e imponiendo sanciones económicas a la isla y a los funcionarios de su administración, incluidos los obstáculos al turismo, los viajes y las remesas. Su narrativa se ha alejado de la calidez, la diplomacia y la voluntad de negociar promovida por Obama y se ha vuelto más hostil y polémica.

Bajo la administración de Trump, las actividades en el Consulado de los Estados Unidos en La Habana se redujeron al mínimo, manteniendo separadas a las familias que querían reunirse en los Estados Unidos.

Las restricciones en los vuelos directos y la restricción de los viajes autorizados de los estadounidenses a la isla han afectado a la economía cubana, junto con la crisis causada por la pandemia del coronavirus.

Apoyo al enfoque

El 60% de los cubano-americanos en Miami Dade apoyan el embargo económico en la isla, aunque el 71% cree que no ha funcionado. Pero incluso si apoyan las medidas restrictivas, también apoyan una política que promueve el acercamiento: Según la encuesta, casi el 70% apoya la venta de alimentos a Cuba y el 74% apoya la venta de medicamentos.

Por otro lado, casi el 60% aceptó mantener relaciones diplomáticas con la isla y el 65% aceptó reanudar los viajes a todas las regiones de la isla.

La encuesta se publicó un mes antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, en las que Trump busca la reelección para un segundo mandato.

El candidato demócrata Joe Biden, quien se desempeñó como Vicepresidente durante los ocho años de la administración Obama, está comprometido con una política de diálogo reforzado con la isla.

“Sin duda quieren votar”, dijo Guillermo Grenier, uno de los autores de la encuesta, refiriéndose a los cubano-americanos. “Votarán por Trump”, dijo, después de señalar que el 59% de los encuestados dijeron que lo harían. El 25 por ciento dijo que apoyaría a Biden.

La gran mayoría de los cubano-americanos viven en el área de Miami. Aunque representan un porcentaje mínimo de la población nacional -unos 2 millones de personas en todo el país- su presencia en el sur de la Florida es dominante, lo que hace que su participación política en las elecciones presidenciales sea crucial, sobre todo porque es un estado indeciso que puede determinar quién es el presidente del país.

Por Gisela Salomon, The Associated Press

CB