Skip to content

Luis Arce: “Cualquier empresa privada extranjera que quiera venir a invertir en Bolivia será bienvenida

El presidente electo del país vecino asegura que su prioridad será enfrentar el colapso de la economía con un plan de industrialización.

Luis Arce:

Luis Arce: "Cualquier empresa privada extranjera que quiera venir a invertir en Bolivia será bienvenida

Después de su aplastante victoria en las elecciones del pasado domingo con un 55,1% de los votos contra 28,8 de su rival Carlos Mesa, Luis Arce se prepara para asumir la presidencia de Bolivia el 8 de noviembre.

Casi un año después de la precipitada renuncia de Evo Morales, en medio de un levantamiento social denunciando el fraude electoral, el ex ministro de Economía encuentra un país en profunda crisis. ¿

En diálogo con nuestras fuentes por videoconferencia desde La Paz, declaró que su prioridad sería la industrialización del país para retomar la senda de crecimiento iniciada durante el gobierno del MAS.

– Finalmente ganaste con 55.1%, mucho más de lo que la mayoría de las encuestas predijeron una posible segunda ronda.

– Habíamos calculado que excederíamos el 50%. Teníamos en mente el 50,3. El 55,1% es un número que supera nuestras expectativas. Una vez más, el pueblo ha dado una lección de democracia. Restauramos la democracia después de un golpe de estado. El mensaje a los partidos de derecha que participaron en estas elecciones y en el golpe de Estado de noviembre es que el pueblo boliviano no acepta un gobierno de derecha que entre por la fuerza. El pueblo boliviano está comprometido con la democracia. Los bolivianos hemos vuelto a encontrar nuestra patria. Vivíamos en una dictadura en la que se violaban los derechos humanos. Y lo más afectado fue el derecho a la libertad de expresión, que estaba absolutamente restringido en nuestro país. Tuvimos que llevar a cabo una campaña con muchos problemas, muchos elementos en contra, y conseguimos el resultado mucho más positivo que nosotros mismos habíamos predicho.

– Las elecciones de octubre pasado, en las que el MAS fue declarado ganador tras un polémico recuento de votos, terminaron con una crisis y un motín en las calles, que obligó al gobierno de Evo Morales a renunciar y abandonar el país. ¿Hubo fraude?

– Ganamos justamente el año pasado. La derecha, para justificar su derrota, inventó la cuestión del fraude, y la OEA contribuyó a ello. Eso está muy claro. La prueba más clara de que ganamos justamente es esta elección. Son los violentos, los de la derecha que no aceptan su derrota en las urnas. Hubo el golpe de estado, muertes en Bolivia y una dictadura de 11 meses en el país No hemos entrado en el gobierno de otra manera que no sea por medios pacíficos y democráticos. No somos los violentos. Ahora se puede ver que hay personas que se resisten a aceptar los resultados y dicen que hay fraude. Se trata de grupos minoritarios en Santa Cruz y Cochabamba. Son financiados y organizados por los partidos de derecha. Ellos son los violentos, no nosotros. Nos haremos cargo del gobierno de forma pacífica, legítima y democrática.

“El año pasado ganamos justamente. La derecha inventó el tema del fraude para justificar su derrota y la OEA contribuyó a ello”.

– Este año hubo fuertes protestas del MAS y movimientos sociales con bloqueos de carreteras contra la presidenta interina Jeanine Añez… El gobierno denunció que se impidió la llegada de oxígeno y otros suministros necesarios para los hospitales en medio de la crisis del coronavirus.

– Verás, si los movimientos sociales no hubieran hecho estas movilizaciones, no tendríamos elecciones hoy. El plan de la derecha era no celebrar elecciones bajo el pretexto del coronavirus. Las elecciones ya estaban programadas para el 3 de mayo del pasado diciembre, pero se pospusieron a agosto, luego a septiembre y luego a octubre. La derecha, el gobierno de facto de la Sra. Añez, temía el voto en Bolivia porque sabía que perderían. La historia absolverá este movimiento de las Alberas Centrales y las organizaciones sociales. Y en cuanto al oxígeno, había videos que circulaban en las redes sociales y en los medios de comunicación que estaban en línea con el gobierno de facto diciendo esto. Pero no demostró que los manifestantes dejaran pasar las ambulancias, los camiones con oxígeno. Fue un programa de los medios de comunicación que intentó ilegalizar al MAS para que no participáramos en las elecciones.

– ¿Vas a tomar el gobierno dentro de dos semanas y te encuentras en una Bolivia completamente diferente a la que dejó el gobierno del MAS hace un año, con una profunda crisis social y económica, agravada por la pandemia? ¿Cómo vas a lidiar con esto?

– Hay dos elementos que deben ser bien entendidos. La economía de Bolivia ha estado en crisis desde noviembre, y se profundizará hasta marzo. Y estoy hablando de una economía sin el coronavirus. La economía ha bajado, hoy estamos muy lejos de lo que estamos creciendo, fuimos la primera economía de la región en cuanto a tasas de crecimiento y lucha contra la pobreza. Ahora tenemos una recesión del 11%, una tasa de desempleo del 12%, que alcanza el 30% en algunos sectores como la construcción. La situación económica y social del país es muy delicada. Pero la decisión del pueblo boliviano de apostar por el Movimiento al Socialismo nos da una mayoría de la que podríamos hablar con los sectores que se oponen a este triunfo del pueblo boliviano, para construir puentes y tomar medidas para reactivar la economía y también para pacificar el país.

– ¿Qué planea hacer concretamente?

– Tenemos un plan. Primero, tres elementos a corto plazo: La industrialización con la sustitución de importaciones; la seguridad con la soberanía alimentaria; y el estímulo del turismo interno. Y tenemos los elementos de mediano y largo plazo: la producción de combustible diesel renovable y ecológico para reemplazar las importaciones actuales de diesel; la industrialización del litio de Bolivia, el proyecto de la planta de Mutún, con el que Bolivia está entrando en la industria siderúrgica. Empezaremos a exportar energía eléctrica a los países vecinos. Argentina es uno de los principales mercados en los que hemos empezado a hacer esto, y tenemos que ir más profundo. El Brasil y el Perú son objeto de debate. También nos centramos en la industrialización del gas. Y también tenemos la reactivación de la inversión pública. Hay varios elementos para que Bolivia vuelva a las tasas de crecimiento que teníamos antes de octubre del año pasado, un promedio de más del 4%, en un período de un año y medio a dos años y medio.

“Expondremos la energía eléctrica a los países vecinos. Argentina es uno de los principales mercados donde hemos empezado”.

– ¿Y buscará asociaciones con empresas extranjeras y capital privado para estos planes? El gobierno de Evo Morales hizo acuerdos ventajosos con empresas petroleras extranjeras después de la nacionalización de los hidrocarburos en 2006.

– Todo el proceso de industrialización de nuestros recursos naturales puede requerir la participación de socios estratégicos internacionales. Este es el caso del litio, que proviene de la acería de Mutún. Pero la mayoría de los negocios están en Bolivia. Según nuestra ley, el 50% más uno de los negocios debe ser para el Estado boliviano. En este sentido, cualquier empresa extranjera que quiera venir a Bolivia a producir, a industrializar nuestros recursos naturales, es bienvenida. Pero debe adaptarse a la ley, al igual que las compañías petroleras que han estado operando en el país desde la nacionalización en 2006.

– ¿Cómo serán las relaciones de su gobierno con Argentina?

-Bolivia se reabrirá porque este gobierno de facto fue cerrado por razones puramente ideológicas. Por ejemplo, no permitió la comercialización de la medicina rusa, cubana e incluso china. Interrumpió las relaciones con todos estos países. Nos abriremos a todas las naciones, como fue la tradición del movimiento por el socialismo. Tenemos una muy buena relación con el Presidente (Alberto) Fernández de Argentina. Lo visité cuando estuve en Argentina, sólo como candidato. Tenemos mucho en común con él.

– Y con los otros países de la región, especialmente Brasil y Chile, donde los gobiernos de Sebastián Piñera y Jair Bolsonaro no se armonizan bien con el MAS.

– No tenemos problemas para establecer relaciones con Brasil, con Chile. He recibido una llamada del Presidente Piñera. Y Brasil es un país muy importante para Bolivia, en términos de comercio, en términos de mercado. Mantendremos buenas relaciones con Brasil. Creo que la economía y las aspiraciones de nuestro pueblo están más allá del contenido ideológico.

“Mantendremos una buena relación con Brasil Creo que la economía y las aspiraciones de nuestro pueblo están más allá del contenido ideológico”.

-Evo Morales regresará a Bolivia después de que usted tome posesión del cargo, y ¿jugará un papel en su gobierno?

– Eso es lo que tienes que preguntarle. No puedo decidir si Evo Morales vendrá o no. Pero la verdad es que el camarada Evo ya tiene un papel que desempeñar, porque no sólo es nuestro líder histórico que lideró la primera fase del proceso de cambio que hemos visto en Bolivia, sino que también es el presidente del partido, elegido por un Congreso.

– ¿Cómo se ocuparán usted, Evo y otros miembros del MAS de los procedimientos legales que tienen contra nosotros por presunta corrupción e incluso terrorismo?

– Bueno, han iniciado un proceso contra todos nosotros, en esta legalización de la política que este gobierno de derecha ha hecho para tratar de cancelar nuestra candidatura, para bajar nuestros votos. Los casos tendrán que ir a los tribunales, tendremos que ir a los tribunales y demostrar nuestra inocencia, juntos o por separado.

– Su gobierno también se enfrentará a una enorme polarización en la sociedad y la política boliviana… Un fuerte sentimiento “anti-MAS” en una parte importante de la sociedad, especialmente en Santa Cruz, que tenía una fuerte presión contra el gobierno de Evo Morales…

– El país no está pacificado, hay sectores que no aceptan el triunfo del MAS en las urnas y son conscientes de que hay fraude. Estos son los sectores reaccionarios y fascistas que tenemos en el país y tenemos que vivir con ellos. Como dije antes, son una minoría en Santa Cruz, grupos absolutamente marginales que están en contra, pero son incoherentes, no son democráticos y han engañado a la gente de Santa Cruz muchas veces. La mayoría del país quiere paz, seguridad y quiere trabajar. Pero tenemos una mayoría indudable en el Congreso y el MAS no tiene necesidad de negociar con ningún partido político.

– ¿Ya has armado tu gabinete? ¿Puedes dar un nombre?

– No, en absoluto Por ahora estamos tratando de organizarnos en diferentes temas, con reuniones con diferentes sectores. Más tarde armaremos el gabinete.