Skip to content

Luis Lacalle Pou contra la cuarentena: “No estaba dispuesto a obligar a los uruguayos a confinarse en un estado policial”

El presidente de Uruguay marcó la diferencia en el manejo de la pandemia de coronavirus en Argentina.

Luis Lacalle Pou contra la cuarentena:

Luis Lacalle Pou contra la cuarentena: "No estaba dispuesto a obligar a los uruguayos a confinarse en un estado policial"

El Presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, declaró que en su país la pandemia de coronavirus podía ser controlada gracias a la actitud de la población y no a través de sistemas restrictivos como la cuarentena obligatoria. “No estaba dispuesto a obligar a los uruguayos a limitarse a un estado policial”, dijo.

En una detallada entrevista con Alfredo Leuco en Todo Noticias (TN), el presidente señaló las diferencias en la forma en que se manejó la crisis de Covid-19 en Argentina y también en la actitud de la clase política: Declaró que todos los funcionarios de su gobierno, así como los legisladores, han hecho una contribución solidaria a un fondo de coronavirus como gesto hacia los ciudadanos.

“Para ser más transparentes, hemos establecido el Fondo del Coronavirus. Llegamos con una situación económica compleja en términos de déficit, inflación, empleo, y llegamos con un fuerte concepto de medidas de austeridad. Cuando esto fue creado, no fue posible tomar medidas de austeridad. Y creamos este fondo para ayudar a la gente”, dijo.

En este contexto añadió: “En el Parlamento votamos una ley para que los diputados, senadores, secretarios, ministros y el presidente trabajen con este fondo. Me pareció que el primer gesto debía ser hecho por nosotros; me pareció injusto que lo hicieran los que trabajan, los que producen, los que invierten”.

El Presidente dejó claro que esta actitud no es sólo la de su gobierno sino, con algunas excepciones, una tradición de los gobernantes uruguayos.

Con respecto a la forma en que pudieron controlar la propagación del Covid-19, declaró que “se tomaron medidas claras y rápidas”.

“Creo que fueron tomadas en un buen momento, y lo más importante entonces es que el uruguayo mostró una conciencia fuerte. Eso fue decisivo. En abril se corrió el telón. De esa manera evitamos la infección masiva”, dijo.

Lacalle Pou dijo que nunca pensó en aplicar una cuarentena obligatoria, porque iría en contra del camino de la mujer uruguaya que “tiene una vocación genética de libertad”.

“Eso nos inspiró. No estaba dispuesto a obligar a los uruguayos a confinarse en un estado policial. No puedes poner a alguien en prisión tratando de ganarse la vida”, dijo.

Para ilustrar su método, explicó que la manera más apropiada de hacerlo era considerar “un panel de comando de tres botones”: “El control principal es sanitario, y luego está el económico y social. Y debe haber una correspondencia entre los tres”.

Uruguay nunca ha aplicado una contención estricta y obligatoria. Hoy en día, menos de mil personas están infectadas con el coronavirus. Y los muertos son 31 en total. Aprovechando esta situación, se han reanudado varias actividades en las últimas semanas, ya que parece que la pandemia será controlada en su territorio.

“Hemos comenzado a reabrir sectores de diversas actividades, como la construcción, y no ha habido infecciones. Se abrieron escuelas rurales y no hubo dificultades. En junio, todos los alumnos volvieron a la escuela voluntariamente, ya que no es obligatorio, y no hubo problemas”, dijo.

El presidente uruguayo se reconcilió con el presidente Alberto Fernández y evitó la confrontación en todo momento. Señaló que es mejor dejar las ideologías a un lado para tener un buen vínculo.

“Tengo una responsabilidad porque somos inquilinos de esta oficina por cinco años. Y debo representar las relaciones de la nación con el pueblo argentino. Si basamos nuestras relaciones en ideologías, seguramente tendremos conflictos, y no representaremos a todo el país”, dijo.

En cuanto a las relaciones entre Uruguay y Argentina, dijo que debemos ser “responsables de una tradición histórica de fraternidad, de relaciones complementarias. También dijo que “si cada vez que hay un cambio de gobierno que significa un signo ideológico diferente, las relaciones se distorsionan de alguna manera, complicamos a nuestros pueblos.

“La relación histórica con Argentina, y especialmente en los últimos tiempos, es, aparte de algo anecdótico, una relación de complementariedad. Estamos convencidos de que las relaciones con Argentina deben ser fuertes y complementarias. Si se mira la balanza comercial, es claramente deficiente, y debemos poner un fuerte énfasis en esto. Pero busquemos las coincidencias: Si me contengo con mis diferencias, perjudico al pueblo uruguayo.

Lacalle Pou fue consultado sobre su visión del Mercosur, y dado que asumió la presidencia de la organización pro tempore a principios de julio, Lacalle Pou subrayó la idea de “dejar de lado el factor ideológico en las relaciones” entre sus miembros “porque se encontraría con obstáculos”.

“Sabemos que el mundo necesitará lo que el Mercosur produce para consumirlo. Es una gran oportunidad. Utilicémoslo para avanzar juntos, porque el Mercosur toma decisiones por consenso. Todos podemos estar de acuerdo, excepto uno, y las cosas se atascan, así que tenemos que entender las asimetrías, pero tenemos que seguir adelante”, añadió.

Hizo un llamamiento a los países del Mercosur para que “se pongan de acuerdo” y “muestren sus cartas”.

Uruguay muestra sus cartas y dice: Mercosur sí; un Mercosur que necesita perfeccionar la unión aduanera y la zona de libre comercio; un Mercosur social y sobre todo en las fronteras; un Mercosur como bloque en el mundo; un Mercosur que negocia con todos; que el Mercosur termina el proceso que comenzó con las negociaciones con la Unión Europea”, dijo.

Y señaló la posibilidad de profundizar el vínculo con Corea del Sur: “Uruguay está listo, cree que la alianza Mercosur-Corea del Sur es algo bueno, pero Brasil, Argentina y Paraguay están de acuerdo”.

Y fue aún más lejos: “Tenemos el tema de China, que siempre ha insistido en profundizar el diálogo con el Mercosur, debemos responder a él”.

“Estamos hablando del Mercosur en el mundo, y este es el faro en nuestras relaciones con Argentina y con el gobierno de Alberto Fernández”, enfatizó.

Por otra parte, habló muy directamente sobre el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, a quien llamó “dictador”.

Por otro lado, se refirió a la política fiscal de su gobierno, recordando que “durante la campaña prometimos no aumentar los impuestos porque la gente está en peligro”.

Y rechazó la idea de introducir un impuesto sobre el patrimonio, porque creía que “de alguna manera para salir de la crisis, la primera persona en hacer el movimiento es la que tiene la capacidad financiera”.

La residencia de los argentinos en el Uruguay

Otro tema del informe fue la política de inmigración de Uruguay. Recientemente se ha sabido que Lacalle Pou ha decidido relajar las condiciones para conceder la residencia fiscal en el país.

Sobre este punto, el presidente uruguayo dijo que su país “siempre ha sido un país que acoge a todo aquel que quiera venir y desarrollarse, iniciar un negocio, formar una familia, ganar dinero y dar trabajo”.

“Uruguay tiene vocación de crecer. Tenemos la vocación de atraer a la gente. No queremos que vengan e inviertan, queremos que vengan y vivan”, dijo.

Lacalle Pou dejó claro que “esto no es sólo para Argentina, sino para todo el mundo.

“Después de esta pandemia, en mi opinión, pueden ocurrir dos fenómenos para los cuales Uruguay podría estar hecho a medida. La primera es que la gente saldrá de las grandes ciudades, y la segunda es que mucha gente elegirá países donde haya un ambiente saludable, y Uruguay está haciendo todos los esfuerzos para cuidar de su gente, y en este sentido, quizás la consecuencia después de esta pandemia es que Uruguay se convertirá en un lugar donde llegará mucha gente, y los esperaremos con los brazos abiertos”, concluyó.