Skip to content

Rareza electoral en la República Dominicana: un ex presidente compitiendo contra su esposa y actual vicepresidente

Leonel Fernández y Margarita Cedeño, casados desde 2003, se enfrentarán en las urnas el próximo domingo. Ella va como compañera de fórmula del feroz rival de su marido.

Rareza electoral en la República Dominicana: un ex presidente compitiendo contra su esposa y actual vicepresidente

Rareza electoral en la República Dominicana: un ex presidente compitiendo contra su esposa y actual vicepresidente

Hace ocho meses, frente a una multitud de personas, se unieron en un beso para expresar su solidaridad tanto emocional como política. Ahora el ex presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, y su esposa, la vicepresidenta Margarita Cedeño, casada desde 2003, se enfrentarán en las elecciones del próximo domingo.

Fernández, de 66 años, se postula nuevamente para la presidencia de la República, y Cedeño, de 55 años, quiere reconfirmar el cargo que ocupa desde 2012 como candidata del amargo rival de su esposo, Gonzalo Castillo.

En medio de especulaciones y conjeturas, Leonel y Margarita, que no han sido vistos juntos en público desde octubre del año pasado, dicen que aunque todavía están casados, la política los ha llevado en diferentes direcciones.

Margarita Cedeño pasó ocho años como Primera Dama, cargo desde el cual se convirtió en la figura más popular del gobierno de Fernández gracias a los multimillonarios programas de asistencia social que dirigió.

Durante los últimos ocho años ha continuado a cargo de estos programas, pero desde la vicepresidencia de la República, durante los dos gobiernos sucesivos de Danilo Medina, antiguo aliado de Fernández y ahora enemigo declarado de este último.

Cedeño, quien coqueteó con la candidatura presidencial del partido gobernante en varias ocasiones, decidió apoyar al ex presidente en las primarias del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en octubre pasado.

El respaldo se selló con un beso público en la boca el 4 de octubre del año pasado en el acto de clausura de la campaña preelectoral de Fernández, donde fue vencido por Gonzalo Castillo, su actual rival en las elecciones.

Fernández, políticamente invicto hasta ese momento, no aceptó la derrota en las primarias, aseguró que había un fraude en su contra y acusó al gobierno liderado por Danilo Medina desde 2012.

Después de la derrota de Fernández y el sellado de la escisión del PLD, Cedeño declaró que su posición, que será votada junto con la del presidente, “no está en discusión”.

Al mismo tiempo, dijo que su situación, “tan especial y única en la historia de la política nacional y tal vez de toda la región”, requería una profunda reflexión sobre su futuro político.

El 24 de febrero, el candidato del PLD, Cedeño, sorprendentemente anunció como su candidato para beneficiarse de la gran popularidad de la ex Primera Dama en las urnas.

“No me quita el sueño que algunos me condenen injustamente por quedarme en mi partido”, dijo Cedeño ese día en su discurso a los miembros del PLD después de ser presentado por Castillo, quien en las encuestas quedó en segundo lugar detrás del candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader.

La ahora rival política, que tiene una hija de 16 años, no se ha mostrado en público desde ese beso, y cuando se le pregunta sobre su relación asegura que siguen juntos y enamorados.

En estos días, en una entrevista en un programa popular transmitido por Internet, tarareó una canción del colombiano J. Balvin para describir su relación con Fernández: “Discutimos, nos reconciliamos, nos mantenemos juntos, pero nos amamos… …y aquí vamos.

Un poco más parco en el tema, recordó un comentario del ex presidente colombiano Belisario Betancourt, quien una vez dijo que era tan democrático que se acostaba con la oposición todos los días, refiriéndose a los rivales políticos que afirmaban que no había ganado el voto o la mujer.

“Las mujeres de hoy exigen independencia y toman decisiones. Esto debe ser respetado”, dijo Fernández, añadiendo que la decisión de ambos “no corresponde a ninguna estrategia política”.