Skip to content

Un día histórico en Venecia: un nuevo sistema de diques detuvo la inundación

La emblemática ciudad italiana logró activar por primera vez un sistema de contención contra las mareas altas. Es un antes y un después, dijeron los oficiales. Costó 7 mil millones de euros.

Un día histórico en Venecia: un nuevo sistema de diques detuvo la inundación

Un día histórico en Venecia: un nuevo sistema de diques detuvo la inundación

Después de décadas de demoras burocráticas, corrupción y resistencia de grupos ambientalistas, los diques que se suponía debían proteger a Venecia de la “acqua alta” o inundación fueron finalmente levantados el sábado, poniendo a prueba su capacidad para combatir la cada vez más amenazante inundación de la ciudad de Italia.

A las 10 a.m., las 78 puertas que bloquean tres entradas a la laguna veneciana habían sido levantadas, e incluso cuando la marea alcanzó los 120 centímetros, el nivel del agua dentro de la laguna se mantuvo estable, dijeron los funcionarios. “No había ni un solo charco en la Plaza de San Marcos”, dijo Alvise Papa, director del departamento de Venecia que controla las mareas. El sistema se llama “Moisés”. “Un día histórico, marca un antes y un después para Venecia”, titula el periódico local Il Gazzetino.

Si no se hubieran levantado las barreras contra las inundaciones, cerca de la mitad de las calles de la ciudad habrían quedado bajo el agua, y los visitantes de la Plaza de San Marcos, que se inunda en una inundación de 90 centímetros, se habrían metido hasta la cintura en el agua en algunas zonas, dijo.

“Todo está seco aquí. Orgullo y alegría”, dijo con un guiño Luigi Brugnaro, el recientemente reelegido intendente de Venecia.

El sistema de barrera móvil, diseñado hace unas cuatro décadas para salvar a Venecia de las inundaciones, se ha retrasado por los sobrecostes, la corrupción y la resistencia de los grupos ecologistas y de conservación. El costo del sistema de protección se ha triplicado en comparación con las estimaciones iniciales, alcanzando los 7.000 millones de euros. Y un escándalo de sobornos en 2014 llevó al arresto del entonces intendente Giorgio Orsoni y docenas de otros, incluyendo políticos y empresarios involucrados en el proyecto. Orsoni y algunos de los otros acusados fueron absueltos.

“Nos encontramos en una situación difícil y poco a poco fuimos capaces de resolver las cosas”, dijo Giuseppe Fiengo, uno de los comisionados que ha estado a cargo del proyecto desde 2014. “Lo más importante es que hoy, por primera vez, Venecia no se inundó durante las inundaciones.

Las puertas de la esclusa fueron probadas varias veces el verano pasado, pero bajo condiciones climáticas menos amenazantes que el sábado.

El sistema aún no es completamente funcional. Parte de la infraestructura aún no está terminada y los trabajadores no están totalmente capacitados, así que la operación del sábado fue técnicamente una prueba. “Pero es una prueba que tenía un propósito, garantizar la seguridad de la ciudad, y eso es lo que hizo”, dijo Scotti.

Los contratistas que construyen el sistema tienen hasta diciembre de 2021 para completar el trabajo. Si está totalmente operativa, las compuertas se activarán cuando la marea alcance los 95 centímetros. Hasta entonces, las compuertas se activarán cuando la marea alcance los 120 centímetros, como el sábado.

Aunque significativas, las mareas del sábado están muy lejos de los niveles excepcionalmente altos de agua del año pasado, cuando alcanzaron los 180 centímetros, y del año pasado, que amenazaron a la ciudad e impulsaron al intendente a declarar el estado de emergencia. Scotti dijo que las puertas estaban diseñadas para defender la ciudad “incluso en situaciones anormales”, incluso con una inundación de hasta tres metros.

El ambicioso trabajo de ingeniería puede levantarse en 30 minutos y luego, si no se activa, desaparece completamente bajo el agua, una estructura única en el mundo. Aunque se han erigido barreras en el mar en los Estados Unidos y los Países Bajos, ninguna de ellas desaparece completamente bajo el agua.

Muchos recuerdan la fatídica fecha del 12 de noviembre del año pasado, cuando Venecia sufrió las peores inundaciones desde 1966 y la ciudad quedó paralizada por el agua hasta las rodillas. Agua sucia y salada se arremolinó alrededor de las tumbas de mármol de la famosa cripta bizantina de la catedral de San Marcos ese día, la cual fue severamente dañada. “Hoy es un día de esperanza”, confesó el Patriarca de Venecia, Francesco Moraglia, quien ha movilizado recursos para la restauración de este magnífico monumento.

Mientras que los partidarios del proyecto acogieron la prueba del sábado como una gran victoria, algunos señalaron que las compuertas no eliminarán completamente la creciente amenaza del cambio climático. El aumento del nivel del mar y las nuevas condiciones de viento podrían significar que las puertas se mantengan en su lugar con tanta frecuencia que podrían destruir el tráfico de embarcaciones o convertir la laguna de Venecia en un pantano.

Calentamiento global

“En vista del cambio climático, existe la posibilidad de que las compuertas se utilicen entre 150 y 180 días al año, convirtiéndolas en una barrera casi sólida y cortando la relación de la laguna con el mar”, dijo Cristiano Gasparetto, un arquitecto y ex funcionario provincial que se ha opuesto al proyecto durante mucho tiempo.

“Si la laguna se aísla del mar durante cualquier periodo de tiempo, morirá porque el intercambio natural de agua cesará y toda su vida orgánica amenazará con descomponerse”, dijo.

“Si la laguna muere, Venecia muere”, añadió. “Pierde sus propiedades.

Gasparetto también duda de que las puertas funcionen en condiciones extremas con altas olas y fuertes vientos.

“Todavía hay mucha incertidumbre. El examen de hoy no dice nada al respecto”, dijo. También sigue preocupando el costo de mantenimiento de las puertas, que se desgastarían con el agua salada. Sin embargo, la funcionalidad de las puertas fue acogida como un gran avance en Venecia el sábado.

“Hoy estábamos seguros de que funcionaría”, dijo a los periodistas Luca Zaia, presidente de la región del Véneto, que incluye Venecia. “Al menos sabemos que puede ayudar a Venecia”.

Elisabetta Povoledo The New York Times

PB

Coronavirus en Italia los primeros turistas extranjeros en llegar a Venecia

Compártelo: