Skip to content

Adolfo Pérez Esquivel fue homenajeado en la Casa Rosada y cuestionó el informe de Bachelet sobre los derechos humanos en Venezuela

El Gobierno lo recibió para conmemorar el 40º aniversario del Premio Nobel de la Paz. Dijo que Cristina Kirchner era una víctima de la ley y que el FMI era una nueva forma de esclavitud

Adolfo Pérez Esquivel fue homenajeado en la Casa Rosada y cuestionó el informe de Bachelet sobre los derechos humanos en Venezuela

Adolfo Pérez Esquivel fue homenajeado en la Casa Rosada y cuestionó el informe de Bachelet sobre los derechos humanos en Venezuela

Adolfo Pérez Esquivel fue recibido por primera vez por un presidente argentino, y no fue una ocasión cualquiera sino un homenaje del gobierno en el 40 aniversario de su concesión del Premio Nobel de la Paz. La ceremonia fue muy emotiva porque incluyó las palabras del Papa Francisco, del teólogo Leonardo Boff y del ex presidente brasileño Luis Inacio “Lula” da Silva, así como algunas partes de su propio discurso ante la Academia Sueca, un momento muy difícil para la Argentina y muchos países latinoamericanos que viven bajo dictaduras militares.

Hasta Alberto Fernández se conmovió cuando habló de la historia del Premio Nobel argentino, recordando que lo conoció unos años después de 1980: “Me impresionó que como premio Nobel siempre fuiste un luchador por la paz y la no violencia, después de lo que la dictadura te hizo sufrir. Eres la mejor expresión del cristianismo, dice alguien que te admira mucho”, dijo, y le cortaron la voz.

Sin embargo, la conmoción llegó más tarde, cuando el hombre que ganó el Premio Nobel de la Paz por su lucha por los derechos humanos contra la dictadura militar por su compromiso inquebrantable con la no violencia, en una conversación con periodistas acreditados en la Casa Rosada, cuando se le preguntó si se estaban violando los derechos humanos en Venezuela, dijo: “Creo que tiene dificultades, pero creer que es una dictadura, no”. este diario quiso profundizar en su posición y le preguntó si había visto el informe de Michelle Bachelet para las Naciones Unidas, y Pérez Esquivel respondió: “Primero tenemos que ver lo que está sucediendo en Venezuela, no me guía mucho por eso”. Preguntado de nuevo, aseguró que “el informe de Bachelet tiene muchos problemas, es parcial”.

también dijo que aún no había hablado con el Presidente sobre ello: “Hablaré de ello cuando pueda, pero no fue posible en un evento como el de hoy. También dijo: “En Venezuela no debe haber interferencias ni bloqueos, se deben respetar las decisiones de los venezolanos, porque ha habido intentos de golpe de Estado por parte de los Estados Unidos, lo cual es grave.

Pérez Esquivel confirmó que había hablado con Axel Kicillof sobre la situación en Guernica. “Ellos ven las posibilidades de reasentamiento, pedimos que se llegue a un acuerdo, porque hay muchos asentamientos, no sólo en Guernica, por lo que es necesario crear condiciones de trabajo en el interior”, dijo. El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires fue uno de los presentes en el homenaje en el Salón Blanco, ya que resultó que tiene una larga relación con el Premio Nobel por su activismo en materia de derechos humanos.

Estuvieron presentes en el acto, entre otros, el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, el Ministro del Interior “Wado” de Pedro, la Ministra de Justicia Marcela Losardo, el Ministro de Defensa Agustín Rossi, el Secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla, la Secretaria Jurídica y Técnica Vilma Ibarra y la Gerente de la Oficina del INADI Victoria Donda. También estuvieron presentes Nora de Cortiñas, fundadora de Madres de Playa de Mayo, y el Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, el Obispo Oscar Ojea, Alberto Barbieri, Rector de la UBA, y Julio Alak, Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia. Su esposa Amanda Guerreño, con la que está casado desde hace 65 años, y sus hijos también le acompañaron en la ceremonia.

En el homenaje, Pérez Esquivel recordó que recibió el Premio Nobel “en nombre de la lucha de los pueblos de América Latina que luchan por un nuevo comienzo”. Y transmitió que “debemos vivir como si fuéramos para siempre, la única manera de cambiar es insistir en ello”. Añadió que “en medio de esta pandemia mundial, el gobierno tiene un enorme desafío, no puede cambiarlo todo, pero debe luchar cada día, es un acontecimiento cotidiano”. Finalmente, anticipó que “la vieja casa de la resistencia (en la calle México, en el barrio de San Telmo) contra la dictadura fue puesta en manos de la UBA, pero no quería un Museo Pérez Esquivel, sino para todos los Premios Nobel latinoamericanos, para la educación, la conciencia, la crítica y los valores para las generaciones presentes y futuras”.

Volviendo al diálogo con los periodistas, dijo sobre la movilización que tuvo lugar el 12 de octubre del año pasado: “En una democracia, incluso si tenemos en cuenta que el gobierno se enfrenta a una pandemia mundial, la gente puede demostrar que los países con grandes capacidades tecnológicas y económicas tienen miles de muertos que lamentar. Si la gente no presta atención a la cuarentena, los casos se dispararán. En cuanto a los problemas que tiene la Argentina, dijo que “lo más grave es la deuda externa, la esclavitud no se ha detenido, creo que tiene otra cara, y esa es la del Fondo Monetario Internacional, son los buitres”.

El Premio Nobel de la Paz habló sobre los honorarios de los abogados en Brasil, Bolivia y Ecuador y preguntó si Cristina Fernández de Kirchner también había sido víctima de los honorarios de los abogados: “Sí, lamentablemente creo que la reforma judicial es necesaria porque no puede ser un poder judicial aliado del poder político, debe ser una de las instituciones independientes, es un poder sujeto al poder político”.

Continuar leyendo:

Kristalina Georgieva: “La Argentina enfrenta desafíos dramáticos, una profunda recesión y el deterioro de las condiciones sociales”

Alberto Fernández, frente a los empresarios de IDEA descartó la devaluación y aseguró que nunca tocaría los depósitos en dólares

Dólar hoy: la cotización libre sube a $167 y vuelve a su récord histórico